El Cafecito


Deja un comentario

Diez “locos” no convencerán a una multitud, por Carolina Aguilar Muñiz

Valgan unas cuantas aclaraciones antes de este ensayo…

Este trabajo lo presenté hace tres años dentro de una materia, que sí he de ser sincera no me acuerdo cómo se llamaba, lo único que recuerdo era que el ejercicio valía para mirar de otra forma la Feria Nacional de San Marcos.

Desde aquí un agradecimiento a Miguel Ángel Muñiz (el Chiquilo) porque él me platicó de estas protestas y por ser él uno de los iniciadores en Aguascalientes de las manifestaciones contra las corridas de toros.

Diez “locos” no convencerán a una multitud…

Lo anterior fue mencionado por una señora a la entrada de la Monumental Plaza de Toros donde un grupo de chavos y chavas se manifestaban en contra de las corridas de toros.

Se reúnen alrededor de las cinco de la tarde, unos vienen del trabajo, otros de practicar con su banda (por lo general del género punk), la minoría de la escuela, pero todos vienen cargados de mandas, una grabadora con música que invita a no entrar a la plaza de toros, muchos volantes y con muchas ganas de protestar por lo que ellos consideran salvaje y un insulto a la razón: las corridas de toros.

Son un grupo de jóvenes punk´s que se inclinan por el anarquismo (de los llamados anarco punk´s). Al principio de sus protestas, que iniciaron a finales del año pasado[1], eran poco menos de 15 personas, ahora casi llegan a cuarenta y no sólo protestan en temporada de feria, sino que son los más atentos al cartel taurino en cualquier otro día del año para poder acudir a convencer a la gente del salvajismo de la fiesta taurina.

A ellos nadie los quiere, los empresarios los ven con celo, los aficionados con odio propio de un maestro molesto con un alumno por contrariarlo y los reporteros que cubren la nota deportiva (en la que entra la fiesta brava) ni siquiera se han percatado de que exista alguna protesta alrededor del serial taurino. Sin embargo ellos están ahí con pocos recursos económicos propios de jóvenes que van desde los 16 hasta los 25 años.

La gente poco a poco se les fue acercando, desde las edecanes molestas porque sus jefes las obligaban a ir a la plaza de toros aunque a ellas les repugnará este “arte” hasta las parejitas de novios que no tienen dinero para entrara una corrida y se pasean abrazados alrededor de la plaza de toros, chela en mano, y descargan su odio contra la elite que sí entra.

Los manifestantes tienen la grabadora con el volumen hasta el tope, están escuchando a un grupo de rock punk español (identificados por el acento) llamado Ska-p: “…hombre vestido de payaso…” dice una de sus canciones refiriéndose a los toreros.

Están repartiendo a los paseantes algunos volantes (extrañamente ellos no hablan, sólo reparten folletos). El primero es un volante a color, muy bien elaborado y en dos idiomas (inglés y español), donde explican un poco cómo son las corridas de toros y la salvaje preparación de los toros antes de la corrida, este volante fue elaborado por la Asociación de Personas por la Ética en el Trato a los Animales (PETA), una asociación internacional con la cual los chavos se pusieron en contacto por medio de Internet para que les ayudarán mandándoles esos folletos. El otro folleto es más austero, en fotocopia y papel bond en el cual se explica no tanto la parte física del problema, sino la de ética y valores de las personas que acuden a la plaza.

“Donde hay muerte y tortura no puede haber arte y cultura” reza la última consigna del segundo volante que han repartido estos jóvenes no sólo fuera de la plaza de toros, también en la zona de bares en el área ferial.

De la represión no se salvan, han tenido desde provocadores que los han ido a insultar hasta los monos de cuadrilla que los intentan echar del área ferial pero ellos ahí siguen, aún a pesar de los policías a los que han llegado a engañar con la propagan de que PETA les había mandado en inglés.

La situación fue divertida:

Policía: ¿Qué están haciendo?

Chavo punk: Repartiendo publicidad de una ganadería gringa que va a venir (le muestra la policía el volante en inglés)

Policía: (Muy serio, leyendo el volante, pretendiendo saber el idioma) Ta´bien amigo, siga trabajando…

Y así, entre engaños a policías, mentadas de madre a ganaderos y coqueteos a guapas edecanes incomprendidas, estos chavos han logrado una pequeña fama y presencia en una ciudad por lo general pasiva y obstinada y en una feria que, comúnmente, no está organizada para inconformidades.


[1] Como el trabajo fue presentado en el 2003, las protestas iniciaron a finales del 2002.

Carolina Aguilar Muñiz es licenciada en Comunicación Medios Masivos por la Universidad Autónoma de Aguascalientes, se preocupa por asuntos sociales.

Anuncios