El Cafecito


Deja un comentario

Antes de las elecciones, por Giovanni Salinas González

En fin. Me gusta siempre escribir con corte internacional. Creo que ya son suficientes los mexicanos que escriben sobre México y me siento incapaz de aportar algo diferente o revelador. Pero El Cafecito es mensual, lo que significa que de aquí a julio, no habrá otro. Y en julio, el 2 del mes, llegan las elecciones presidenciales, de senadores y diputados, y de gobernación y municipios en algunos estados.

Voy a votar por Calderón. Y no, no soy panista, ni del yunque, ni de la vela perpetua, ni ricachón. Soy un mexicano de lo más ordinario que vino de clase media con una pizca de alta, pero la crisis del 95 y nuestro mal manejo financiero familiar nos mandaron a la baja, y hoy en día con tumbos estamos en la media, aspirando algún día a la alta.

Voy a votar por Calderón, porque no quiero una polarización de clases sociales, no quiero un discurso donde aspirar a ser mejor, donde aspirar a tener dinero y quitarme esa camiseta de pobre, de jodido, sea visto como malévolo. López Obrador no apela a la inteligencia ni a la esperanza de los mexicanos; apela al resentimiento y la frustración de la gente por no tener lo que quiere, y lo que es peor, fomenta el que nunca se tenga.

Alejándonos del romántico discurso espiritual donde el dinero no importa y es tan solo vanidad, vamos a fingir y suponer que sí importa. El spot de López donde muestra su plan económico, lo único que hace es regalar dinero, dar en la palma de la mano. No sirve. No sirve en un mundo capitalista regido por la oferta, la demanda y la competencia. Una cosa es un subsidio productivo, y otra es regalar dinero que va al consumo. El consumo es imposible de encauzar, y lo más probable es que ese dinero que se le da a la gente necesitada, no lo gaste en la Comer o un Oxxo, sino en mercados y comercio informal, generando cero de retorno en impuestos, y encareciendo cada vez más y más dar esos apoyos. La propuesta de Madrazo también es irrelevante e inviable. Propone librar a los trabajadores de ingresos menores a 10,000 pesos del ISR. Con eso, tendrían más dinero, gastarían más, y todos los problemas se solucionan, ¿no? Pues no. Pregúntome entonces por que tantos y tantos REPECOS (Pequeños Contribuyentes) no salen de pobres, siendo que pagan lo que personalmente considero una mentada de madre y una burla (para mí) de impuestos. La propuesta de Calderón de pagar el primer año de IMSS para trabajadores jóvenes, aunque arriesgada es interesante. Ensambla al joven trabajador al esquema laboral y facilita su contratación. No regala, invierte.

Este cliché que me voy a aventar está quemadísimo, pero creo que el camino para progresar es pensar y trabajar. No pagar impuestos es una mentalidad jodida. En Suecia el ISR llega hasta el 45% y creo — sólo creo — que les va poquito mejor que a nosotros. En un mundo y un país sustentables, nada es y nada debe ser gratis jamás. Absolutamente nada. Ni siquiera el aire, amigos míos, hay que pagar verificaciones anuales del auto y spray amigo de la capa de ozono. Un gobierno de regalos, es un gobierno no sustentable.

Espero que esto haya convencido. Pero si de alguna manera no convenció, diré esto: Un voto para López Obrador es un voto para Bejarano, Padierna, Ponce, Batres, Panteras, los Panchos Villa, Nico, Sheimbaum, Himas, Arreola, Camacho, Bartlett… y muchos, muchos más!!

Giovanni Salinas González es diseñador industrial, con pasión por los viajes y la comida.


Deja un comentario

El debate del debate, por Javier Arturo Haro Oteo

Durante el debate que presenciamos el pasado martes 6, pudimos comprobar varias cosas:

1. La actitud de títere de Roberto Campa tenía un objetivo fundamental: poner los últimos clavos al ataúd de Madrazo. En esta ocasión, después de haber hecho pedazos a Madrazo, Campa no tenía mucho que hacer en este debate, salvo repuntar algunos votos que perdió por esa actitud, pues fue más que evidente para todos la actitud arrastrada del candidato de Nueva Alianza, igualmente para algunos que tenían la intención de darle una oportunidad, fue un duro golpe, ahora el reto de Campa es conseguir la continuidad en el registro; respecto a sus propuestas, es mas que claro que la única de fondo es la educación, todo lo que Campa quiera decir, va a girar sobre ese eje, para muestra, sólo hace falta ponerse a recordar algo distinto que hubiese dicho.

2. Patricia Mercado representa una nueva idea de izquierda, sin embargo su discurso se agota muy rápido, podríamos resumirlo como “feminismo o muerte”; en mi anterior entrega traté este tema, y considero que no hay mucho que abonarle, es cierto que el país requiere dejar ese estigma cultural que representa el machismo, pero sin el afán de parecer misógino, yo no votaría por una candidata que parece tener una fijación con el sexo masculino, la mejor feminista es la que no lo dice, la que lucha por igualar derechos, no la que se pasa la vida culpando de todo lo que se pueda al hombre o santificando en exceso a la mujer; mujeres dignas de estar en un altar las hay por millares en el país, pero también hay las que no merecen ni esa ni otra dignidad. Ejemplo: la mujer que tiene que caminar kilómetros cargando una cubeta de agua para su casa es una heroína anónima, las circunstancias por las cuales está así pueden ser muchas, merece que al menos la tengamos en la memoria porque es parte de un México en el cual a veces ni pensamos ni creemos que exista, sin embargo, la mujer que desde el poder prepara fraudes financieros con la Lotería Nacional o con recursos propios de los programas de desarrollo social, no está exenta de nuestro rechazo sólo por ser mujer y debe ser juzgada por la ley con la misma severidad que cualquier hombre. Patricia Mercado parece conocer sólo al primer tipo de mujeres.

3. Madrazo no tiene ya mucho que hacer en esta elección, desde el primer debate quedaron en evidencia las debilidades del tabasqueño en cuanto a credibilidad, no es sólo la imagen del pasado que no queremos, es también la imagen de la corrupción y el cinismo, el hecho de que Madrazo sea el candidato al que la mayoría de la gente identifica como el único por el que no votaría jamás nos muestra el verdadero cambio de México, un cambio en la forma de pensar de la población; hace 24 años un escenario en el que el candidato priísta fuese el menos popular era impensable, hoy lo impensable es que el candidato priísta pueda tener alguna oportunidad de repuntar; es cuestión de escuchar a los cuadros priístas, su empeño por ganar posiciones desligándose de Madrazo, llamando al voto útil por AMLO o dejando la votación presidencia a criterio del elector, pero solicitando el voto para senador o diputado a las fórmulas priístas; es claro que aún los mas institucionales priístas tienen la impresión de que su candidato a presidente jamás ganará y por el contrario lo ven como un peligro para sus aspiraciones personales.

4. Felipe Calderón se prepara para una elección de estado, de otra manera no va a ganar, a pesar de los golpes bajos que quiso propinar a AMLO, cuando éste respondió no supo que hacer, su estrategia sucia falló, sus supuestos puntos de avance en las encuestas se desinflaron, sus contradicciones son claras, por un lado quiere un congreso con mayoría panista, por el otro llama a un gobierno de coalición; la presencia de AMLO marcó una diferencia muy clara con la última vez que polemizó, pues ahora hasta las palabras le salieron con dificultad, no es lo mismo hablar y atacar a alguien ausente que enfrentarlo cara a cara. Un consejo a los amigos de FECAL, ya no se preocupen por preparar ataque contra AMLO, preocúpense por preparar la defensa del cuñado corrupto y del candidato corrupto.

5. AMLO se afianza como el más cercano al triunfo el 2 de Julio, presentó sus propuestas y demostró que no es ese peligroso hombre del que los panistas hablan, mantuvo ante todo una actitud ecuánime, no se prestó al juego de Calderón, no salió de sus casillas para contestar los impropios ataques del candidato blanquiazul, y en el momento en que consideró oportuno le quitó lo hablador, le demostró que sus manos no son tan limpias como dice.

En resumen, el debate fue un ejercicio interesante, no como el anterior que se convirtió en la tribuna de las acusaciones, aquí si las hubo, pero también propuestas, en el anterior debate la única que presentó propuestas fue Patricia Mercado, ahora no, todos los candidatos presentaron su oferta política y eso sano; sano también es el hecho de que mostraron en cadena nacional su intención de llegar a un gran acuerdo político, ojalá y no se quede ahí, porque si algo necesitamos es de un gran acuerdo — y de que se respete —, el gran ganador del debate no es otro que el gran ganador de la próxima elección: el pueblo de México, sin miedos sustentados en falsedades, sin mayores aspavientos, sin la suciedad que hemos visto los últimos días, no me queda duda que AMLO será el próximo presidente; amigo y amiga que te tomas el tiempo de leerme: sonríe, todos los mexicanos vamos a ganar.

 

Javier Arturo Haro Oteo es Egresado de la Carrera de Derecho por la Universidad Autónoma de Aguascalientes, se dedica al litigio y, ocasionalmente, a las letras.



Deja un comentario

II debate: Madrazo, la opción de estabilidad económica y gobernabilidad que necesita el país, por Christian Erazo Ortiz

·         Calderón y López Obrador siguen arriba del ring; ambos decepcionaron

El 6 de junio fue crucial para las aspiraciones de los tres principales candidatos a la presidencia de México; para empezar, el mundo no se acabó y el segundo debate lo pudimos ver, sin que alguna catástrofe apocalíptica no lo impidiera.

Ahora sí, la ciudadanía tuvo la oportunidad de comparar las propuestas concretas de Roberto Madrazo Pintado (RMP), con las de los otros dos, es decir, las del perredista López Obrador (AMLO) y el panista  Felipe Calderón (FECAL).

Desde mi punto de vista, Madrazo reflejó entereza y preparación desde un principio, para enfrentar este segundo ejercicio de presentación de propuestas. Lejos quedo el primer debate, en el que al príista no le fue tan bien como esperaban sus estrategas. Fue concreto, directo con el auditorio, siempre mirando viendo de frente a la cámara.

Mientras tanto, al panista Felipe Calderón lo percibí algo nervioso y sin previa preparación, ya que su dicción no fue muy buena, producto de su nerviosismo, hasta dijo “los invito a debatar” (sic.), para luego corregir la palabra por debatir. En esta ocasión no lo vi tan sereno.

Y en lo que corresponde al “Peje”, su imagen personal me pareció adecuada, un traje oscuro, camisa blanca y corbata amarilla, este último el color de su partido. Sin embargo, su discurso fue el mismo de siempre, dicción lenta, con propuestas dirigidas a los mexicanos que viven en pobreza, tratar de segmentar al país en ricos y pobres.

Así mismo, Patricia Mercado perdió la gran oportunidad de ganar más simpatizantes a su candidatura, me pareció “gris” y sin contenido en sus propuestas, a comparación del anterior debate.

En este sentido, la línea discursiva de Madrazo, durante el debate, fue la de decirle a los mexicanos, que él será el Presidente que garantizará plenamente la seguridad pública en todo el país, que en su gobierno, la delincuencia no quedará de ninguna manera en la impunidad. Tras mencionar lo anterior, dijo concretamente “daremos autonomía al ministerio público, y al Procurador General de la República no lo designará el Presidente, sino el Congreso de la Unión para que la Presidencia de la República deje de ser juez y parte”, con esta propuesta se dará tranquilidad y certeza jurídica al ciudadano que enfrenta un delito en su contra, ya sea por robo o secuestro, para que el ministerio público deje de ser una instancia meramente burocrática, y así poder darle más agilidad a las denuncias, según la propuesta de Roberto Madrazo.

Por su parte, FECAL — con todo respeto para el lector, pero así son sus iniciales —, al inicio parecía que empezaba bien, empero en vez de dedicarse a presentar sus propuestas, se enfrascó en la ya cansada — para la ciudadanía — campaña de ataques contra AMLO y viceversa.

El panista no nos dijo nada nuevo: “el Distrito Federal quedó con una deuda económica muy grande, durante el gobierno de López Obrador no hubo generación de empleos….” , me atrevo a decir que a los estrategas de FECAL se les acabaron los “argumentos” y las ideas, por lo que de aquí al 2 de julio viene la debacle de una candidatura que ha sido inflada por el Presidente Vicente Fox, así como por la porquería de spots producidos por el PAN nacional, para denostar a AMLO, que por las propuestas por el chaparrito peloncito de lentes (cualquier parecido físico con Carlos Salinas o René Bejarano es mera coincidencia).

Quedó claro, Roberto Madrazo es el Presidente que le puede dar una verdadera gobernabilidad a este país, la generación de empleos que tanto necesita y el combate real a la pobreza, que tanto ha lacerado a México. Lo demostró durante todo este segundo debate, mientras FECAL y AMLO se enfrascaron en acusaciones y chismes de lavadero, Madrazo se dedicó a decirle los cómos a la gente, para resolver los problemas que le aquejan a México. El príista se mantuvo sanamente al margen del fuego cruzado entre los mismos de siempre, incluso, en el propio debate invitó a los demás candidatos a establecer un acuerdo de civilidad política, a fin de garantizar la paz social durante y después de este proceso electoral.

Debo confesar que AMLO me decepcionó, ya que escuche propuestas desgastadas y débiles, lo percibo un poco parco y sin poder contestar las aseveraciones que le hizo Calderón sobre el FOBAPROA. Creo que el “Peje” no se preparó lo suficiente para este debate, ya que pienso que no escuchó o ignoró, como acostumbra, producto de su intolerancia, a sus colaboradores, cuando éstos seguramente le dieron opciones para establecer una mejor estrategia de comunicación.

Bueno, de Roberto Campa no hay mucho de que hablar, salvo por alguna propuesta que dirigió concretamente al sector magisterial, no trascendió gran cosa, reflejo de su “pobre” campaña de ideas a lo largo de este proceso electoral. Sin duda, el reprobado en este debate fue Campa Cifrián.

Bueno, que este debate fue un mejor ejercicio que al anterior, ya que la ciudadanía se pudo dar cuenta de quién es quién y por cuál de los cinco vamos a votar, y cito textualmente a la periodista Carmen Aristegui “los debates nos permiten conocer si hay señales de inteligencia en los candidatos”.

Traté de alguna manera de ser lo más congruente con mi forma de pensar al  momento de escribir este artículo para El Cafecito, porque coincido con la periodista Olga Wornat — Autora del libro “La Jefa” y de Crónicas malditas” —, cuando dice que la objetividad en el periodismo es un mito, y ciertamente tiene razón porque el que escribe es un ser humano con emociones, sentimientos, ideales y con un tipo de educación que le inculcaron en su familia, por todos estos factores cuando los periodistas escriben sobre algún hecho, casi siempre en escrito va “impregnado” por su opinión o interpretación personal.

Para finalizar, contundentemente Madrazo Pintado dijo, palabras más palabras menos, “el país ya no debe detenerse en los conflictos, ya no debe criticar el pasado sino más bien, debe ver hacia el futuro, yo garantizo más seguridad, más empleo y menos pobreza”,  y enseguida mostró a la cámara un cartoncillo que decía “con Roberto Madrazo te va ir muy bien”; por lo que este próximo 2 de julio razona bien tu voto, esta la opción de estabilidad económica y gobernabilidad que representa Roberto Madrazo y la de la derecha intolerante e inepta para gobernar (ya lo demostró estos seis años) que representa FECAL (Felipe Calderón) y la mal llamada izquierda de conflicto y desestabilidad representada por AMLO.

Christian Erazo Ortiz es Licenciado en Comunicación Medios Masivos por la Universidad Autónoma de Aguascalientes, es simpatizante de la Alianza por México (PRI-PVEM).


Deja un comentario

La intolerancia en las actuales campañas políticas, por Javier Arturo Haro Oteo

Desde hace algunos días, hemos sido testigos de la nueva campaña que Roberto Madrazo y Felipe Calderón han emprendido contra Andrés Manuel López Obrador; por un lado, de parte de Madrazo, la idea de que AMLO tiene miedo de debatir, y, por el otro, el cinismo propio de Madrazo, hablando de la gente de la que se ha rodeado AMLO, olvidando intencionalmente la gente de la que él mismo se ha rodeado y que, sabemos, tarde o temprano ha traicionado de fea forma, ¿ejemplos? Carlos Salinas quien lo ha apapachado desde que buscaba la silla presidencial en el 2000; Carlos A. Madrazo, de quien tantas veces renegó para poder escalar lugares en el PRI y que hace poco usó su imagen a fin de ganar simpatías; Arturo Montiel, íntimo amigo de Madrazo cuando las elecciones en el Estado de México ponían en riesgo la permanencia de Madrazo en la presidencia del tricolor y su más acérrimo enemigo cuando le disputó la candidatura, a tal grado que terminó vendiéndolo por 30 monedas de cobre — ¡ni siquiera plata! — y, claro, la Maestra Elba Esther Gordillo, a la cual utilizó para arrasar en la elección interna de presidente y secretario general del tricolor y a la cual traicionó porque representaba un obstáculo en su carrera por la candidatura a la presidencia.

El caso de Felipe Calderón es todavía mas grave, pues nos muestra la forma clásica de los panistas de hacer campaña, es decir, la doble moral; el hecho de aventar la piedra y esconder la mano, me llamaron mucho la atención los anuncios en los cuales sacan a Hugo Chávez hablando de espinitas y caballeros no tan caballerosos, lo curioso es que cuando Hugo Chávez respondió, inmediatamente los panistas se rasgaron las vestiduras, dijeron que la campaña de AMLO está siendo pagada por Chávez y demás tarugadas; sin el afán de defender a Chávez, sólo me queda preguntar: ¿Qué era lo que esperaban? Después de todo la agresión fue clara, desde el principio Fox y ahora el PAN han agredido a ese señor, al cual, hay que decirlo, se le va la lengua con mucha facilidad; lo que me parece del todo incorrecto es que primero lo anden cocoreando y después no aguanten, como ridículo es que ahora quieran que la SRE mande una carta diplomática pidiéndole a Hugo Chávez que no opine al respecto de la política nacional.

¿Acaso no minimizaron el hecho de que Aznar se metiera en asuntos propios de los mexicanos? ¿Cuál es la diferencia entre uno y otro? Aznar lo hace en México, viene pagado por los panistas, y apoya a Calderón; Chávez lo hace desde Venezuela, respondiendo a una agresión del panismo y dando su apoyo solidario a AMLO, porque, seamos sinceros: ¿Quién metió a Chávez al baile? Y además ¿Cómo nos pronunciamos la mayoría de los perredistas al respecto de Aznar? “Que opine, sabemos que está ardido porque España dio el giro hacia la izquierda y ahora México está a punto de darlo”. En una democracia se deben respetar las opiniones contrarias a las nuestras, se debe ser tolerante con quienes no opinan igual que nosotros, pero, sobre todo, se deben aguantar los comentarios de la gente a la que andamos provocando, se debe tener responsabilidad para aceptar las consecuencias de nuestros actos y eso es algo de lo que el panismo parece adolecer.

Para finalizar y de manera autocrítica, coincido con todos aquellos que han dicho que AMLO puede usar la palabra “chachalaca” cuantas veces quiera, pero que no tiene derecho a callar a nadie; sin embargo, creo que AMLO lo hace más que por adjudicarse derechos, porque ya se cansó de los gritos y sombrerazos de esos señores que, más que una campaña política para obtener la presidencia, están lanzando una campaña de descalificaciones para evitar que AMLO llegue a la presidencia.

 

Javier Arturo Haro Oteo es Egresado de la Carrera de Derecho por la Universidad Autónoma de Aguascalientes, se dedica al litigio y, ocasionalmente, a las letras.



Deja un comentario

La pejeida, rapsodia XVII: sacrificio entre hermanos, por Javier Arturo Haro Oteo

Canta a la inmortalidad con tu dulce y sabia voz, oh, Clío, lo que ocurrió cuando las disputas entre los grandes generales del ejército tricolor decidían quién de ellos habría de enfrentar en el último combate al Peje Andrés Manuel; canta, oh, gran musa, cuáles fueron los motivos que motivaron la renuncia a presentar batalla por parte del Motiélida Arturo de faz de roedor, quien en un arranque de espíritu, quizá motivado por la prudencia que infunde Atenea, decidió guardar sus armas cuando éstas se encontraban prestas a enviar al tártaro al Madrázida Roberto, el de garras de roedor, o morir en el intento.

Pues siendo hermanos ambos nacidos de un tronco común, durante el himeneo entre el innombrable y la indeseable diosa de la avaricia, resultó que Roberto más tiempo pasó con su padre, Arturo más tiempo en la soledad, ambos aprendieron el oficio que les era propio a los de su raza — tomar indebidamente el dinero de las zonas en las que mandaban —, sin embargo, más hábil era Roberto, quien a pesar de haber contado con un amplio recelo, los que le atacaban solían carecer de argumentos sólidos, no así Arturo, pues sus detractores consiguieron demostrar cuanta ofensa a los dioses había proferido, y ahora los miembros del ejército tricolor pedían se sacrificara al terrible Titán Cronos.

Arturo accedió, a fin de que su sacrificio redituara en un puesto en el Ágora y, siguiendo los usos del ejército tricolor, una fastuosa fiesta fue el marco para el sacrificio, un abrazo entre ambos hermanos selló el destino, y la complacencia del Innombrable solo era perceptible, mientras el cruel Titán no aceptó la ofrenda.

El cinismo como forma de redención

La noticia de la renuncia de Montiel a competir por la candidatura del PRI a la presidencia tomó a una gran mayoría por sorpresa, me uno a esa mayoría, pues aunque era lógico después de los escándalos en que se ha visto inmiscuido, no creo que le quedara más que huir por la puerta falsa precipitándose a una senaduría o algún otro cargo que le ofertaran al “sumarse a la unidad” — parte de los usos y costumbres priístas —; considero que en ese afán “auto redentor” del priísmo, Roberto Madrazo debería también renunciar, toda vez que los escándalos en los que se ha visto inmiscuido desde hace 10 años no son menos que los que le han salido a Montiel.

Roberto Madrazo y sus ligas — dicho esto con toda la mala intención de recordar a René Bejarano — con Carlos Cabal Peniche serían suficientes para pedir que, con un poco de vergüenza, Madrazo se retirara, pero, como dice la canción: ¿a qué le tiras cuando sueñas, mexicano?; el cinismo de Madrazo es tal, que aun y cuando todos sabemos que renegó de la figura de su padre cuando los tiempos lo requerían, a fin de que su carrera política no se estancara, de pronto salieron los comerciales de Fundación Madrazo, “dándonos” a conocer la figura de Carlos A. Madrazo; cuando creíamos que la cosa iba a parar ahí, el colmo del cinismo: aparece diciendo que ha heredado no sé cuántos valores de su padre; dicho de otra forma, se cuelga de la imagen que tanto tiempo rechazó, pues ahora sí la necesita.

Detalles de Madrazo sobran, la realidad es que es un tipo que siente al cinismo como su forma de redención, como gobernador — cuestionadísimo — de Tabasco, se enfrentó a Zedillo y terminó prestándose a la pantomima de la que resulto ungido Francisco Labastida Ochoa; como presidente del PRI, atacó ferozmente a Fox, pero terminó negociando con él, entre otras cosas, la reforma fiscal, dejándolo colgado en el último minuto y echando todas las culpas a Elba Esther Gordillo; negoció igualmente el desafuero de López Obrador y aquí sí el Señor de las Botas le regresó el cumplido, al haberse echado para atrás a última hora.

Ése es el hombre que pretende hoy, nuevamente, buscar la presidencia de la república; por ello cuando alguien me pregunta por qué he de votar por el PRD y yo me encuentro muy cansado como para hacer una amplia exposición de motivos, me concreto a decir: “por simple juicio de historia”.

 

Javier Arturo Haro Oteo es Egresado de la Carrera de Derecho por la Universidad Autónoma de Aguascalientes, se dedica al litigio y, ocasionalmente, a las letras.



Deja un comentario

Perredismo, cardenismo, zapatismo, obradorismo… ¡que alguien me explique!, por Noe García Gómez

La izquierda en México y en el mundo se ha distinguido por su fragmentación y su división; de hecho, no hay una izquierda, sino las izquierdas:  trotskistas, socialistas, comunistas, lenninistas, maoístas, etcétera. Parece que el principal rival son los mismos izquierdistas y no la derecha, el neoliberalismo, el capital, los totalitarios.

Hoy en México, la izquierda (izquierdas) no parece destacar por su unidad. El auge de López Obrador fortalece el movimiento y hace que los ojos de la sociedad volteen a ver a la ideología de la izquierda, las encuestas son evidentes y la simpatía que tiene el pueblo por un gobernante surgido de la izquierda nunca había sido tan amplia. Los partidos como el PAN (derecha) y PRI (antidemocrático) empezaron a preocuparse por este político y han hecho todo para que decaiga la simpatía por él, por tratar de inhabilitarlo para la contienda del 2006; pero todos sus esfuerzos no surten el efecto deseado, en cambio, con cada ataque, el pueblo consolida su apoyo a Andrés Manuel. Lo han criticado de “populista” (por impulsar programas a los mas necesitados), lo han tachado de “no respetar la  ley” (el desafuero) y hasta lo han tachado de “salinista”, ¿¡les podemos creer!?  Si ellos, los salinistas, los panistas, los priístas y toda la derecha son los que lo desaforaron.

El perredismo es una fuerza política importante en el país, hasta el 2003 ocupaba el tercer lugar en las preferencias electorales, pero que en las últimas encuestas tiene un repunte, empatando con el PAN en el segundo lugar en preferencia de voto; es un partido que sus documentos lo ubican como partido de izquierda, surgido del gran movimiento democrático de 1988, encabezado por el ingeniero Cuahutémoc Cárdenas; en las filas del perredismo se encuentran y han pasado hombres y mujeres de ética inobjetable y de un compromiso con la sociedad y la democracia, como lo son:  Arnaldo Córdova, Ifigenia Martínez, Carlos Payán, Adolfo Gilly, el mismo ingeniero Cuahutémoc Cárdenas y uno de los más ilustres demócratas mexicanos, como lo fue el ingeniero Heberto Castillo; además, recordemos los más de 500 militantes perredistas asesinados, en los gobiernos priístas, sin olvidar los encarcelados, torturados y desaparecidos en el mismo periodo. Pero el mismo PRD no escapa de esta división de la izquierda, ya que se fusionaron para formar al PRD las antiguas fuerzas comunistas, las del movimiento estudiantil 68, de los movimientos guerrilleros de los años 70, del antiguo partido de los trabajadores y de los desprendimientos del PRI.

El movimiento zapatista tiene una lucha añeja, justa y noble. Los más de 500 años de deuda que se tienen con los pueblos indios, el saqueo de los recursos de sus tierras, la discriminación, el no respetar sus usos y costumbres y tratar de imponerles la dinámica occidental, es algo que ningún gobierno ha podido justificar. Pero, sobre todo, los principios, lealtad y consecuencia de los líderes zapatistas, es por lo que su lucha ha trascendido y es algo que no tienen los políticos mexicanos. Su lucha desde y con los de abajo, es algo que las élites políticas, no sólo de ultra-derecha, derecha, o centro han dejado de hacer, sino también los partidos de izquierda en México, y los zapatistas con hechos, y no sólo en palabras, han demostrado que están con los de abajo, con los pobres, entre los pobres.

Parece que entre estos tres movimientos hay muchas coincidencias, en el papel, pero en los hechos — como siempre lo ha demostrado la izquierda —, ¡no!  Las cartas y discursos de Marcos, los actos y negociaciones del ingeniero Cárdenas con partidos y organizaciones distintas al PRD y las declaraciones y comunicados de la élite perredista, demuestran una vez más la división de la izquierda en México.

Desde 1988, la izquierda no ha estado tan cerca de conquistar la Presidencia de la República; las condiciones parece que se están dando para que Andrés Manuel llegue a ella.  Pero, ¿por qué el ingeniero Cárdenas está tan empeñado en “otro proyecto de nación”, como él le llama?  ¿Por qué Marcos y los zapatistas están en proceso de “la otra campaña”, como ellos le llaman?  ¿Que no hoy la izquierda debe unir fuerzas para llegar a consolidarse?

¡Explicaciones!

El ingeniero Cárdenas es una persona consecuente, que tiene elaborado junto con otros líderes de opinión, lideres sociales, intelectuales y especialistas, un documento llamado “Proyecto Alternativo de Nación”; además de que en los últimos años ha sido uno de los más críticos del perredismo. Desistió de la contienda interna del PRD, no porque la tenía perdida, como dicen muchos, sino por que no era tiempo de candidaturas — dice él —, además de que se tiene que construir un programa y un frente que apoye una forma de gobernar diferente y, después, designar quién lo encabezará. También ha declarado que si López Obrador es el candidato del PRD, él lo apoyará.

Los zapatistas, más de la mitad del tiempo, desde 1994 que se levantaron en armas, son el movimiento que más crítica ha hecho al PRD; todas son duras, directas, crudas, pero reales; a más de un dirigente perredista le caen como “balde de agua fría”, pero, no hay argumentos para contestar — ¿cómo?, después de que los senadores del PRD votaron en contra de la Ley COCOPA —, y en la Sexta Declaración de la Selva Lacandona, en el discurso de Marcos en la reunión de “la otra campaña” y en las respuestas a las cartas de algunos militantes perredistas publicadas en La Jornada, las críticas han subido de tono, no sólo para el PRD, sino también para Andrés Manuel. Critica el proyecto, la gente de la que se rodea y algunos aspectos que considera autoritarios del propio López Obrador. Hay diferencias substanciales, pero también coincidencias enormes y, como ejemplo, Marcos no lucha por el poder, sino por someterlo al control de la sociedad; Andrés Manuel no sólo ha ejercido el poder exitosamente, sino que desea emplearlo de nuevo para transformar el país.

Ante la gran posibilidad de que la izquierda gane en las elecciones presidenciales, creo yo que voces críticas, como la del ingeniero Cárdenas y la del “Sup Marcos”, son en buena medida, para el o los candidatos de izquierda que nos pidan el voto tengan los pies en la tierra. Esto, en buena medida, es la conciencia de los que pueden llegar al poder; es indudable que la gran mayoría de los que tenemos ideología de izquierda nos sentimos identificados con los tres movimientos, también es indudable que el que quiere y puede acceder al poder por la vía electoral es López Obrador; pero, también es indudable que no se le puede entregar un “cheque en blanco” a una sola persona o a un grupo de personas. Lo peor que se pude hacer es empezar y seguir la campaña sin escuchar las críticas; las de la derecha, ésas no se escuchan, ésas se dejan a un lado; pero, las que se deben escuchar, analizar y discutir, son las críticas que vienen de la propia izquierda, ésas son las que fortalecerán y pulirán el programa de gobierno de la izquierda.

Marcos Rascón (La Jornada 5/6/2005) ejemplificó a un “buen samaritano de izquierda” que tiene un dilema; adaptaré el dilema un poco, pero no substancialmente:  “Mis principios e historia, con Cárdenas; mi utopía y corazón, con los zapatistas y mi esperanza y posibilidad de ganar, con López Obrador”.  Creo que muchos, y me incluyo, nos sentimos como ese “buen samaritano”.

Noe García Gómez es licenciado en Ciencias Políticas y Administración Pública por la Universidad Autónoma de Aguascalientes;  es Presidente del Servicio Estatal Electoral del PRD en Aguascalientes.

Comentarios, mentadas, sugerencias; honoerato@hotmail.com


1 comentario

El Peje, una fobia orgullosamente mexicana (2a. parte), por Enrique Puente Gallangos

Clic aquí para ver la primera parte.

¿Qué es lo que se oculta  en la  peje fobia?

La “peje fobia”, como ya lo expresamos anteriormente, fue originada por el “gobierno del cambio”,  podemos decir que tiene dos lecturas: la primera hacia el exterior y la segunda hacia el interior de él.

En la primera de ellas, es privar de sus derechos políticos electorales al Jefe de Gobierno del Distrito Federal, pero, de una manera légalo idee, utilizando las instituciones del Estado Federal Mexicano como el órgano jurisdiccional federal, la Procuraduría General de la Republica y la Cámara de Diputados. Y digo légalo idee, ya que, utilizando el recurso constitucional del juicio político, pretenden desaforar al objeto de su fobia y, de esta manera, desaparecerlo de su conciencia o, mejor dicho, de su inconsciente. Así, pretenden crear en la sociedad un sentimiento de legalidad, al señalar que “el peje” violó la ley, y eso en este “gobierno del cambio” no será permitido. Pero además del privar de sus derechos políticos electorales al “peje” y a los ciudadanos del Distrito Federal, se está atentando contra los derechos políticos electorales de los ciudadanos que desean tener la posibilidad de poner en el escenario presidencial al Jefe de Gobierno del Distrito Federal, atentando con la joven y deficiente democracia de este país, entendiendo ésta como “la expresión de los derechos políticos y los valores humanos de una sociedad”. El “gobierno del cambio” pretende darnos la idea que este problema de legalidad es un problema eminentemente jurídico, cuando a la luz del derecho constitucional, como lo dice el ex Ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, el licenciado Juventino V. Castro ,  el desafuero del “peje” es un asunto eminentemente político, al comentar que “ la denuncia presentada por la Procuraduría General de la República en contra del ‘peje’ no tiene sustento legal”, y no hay pena para la hipótesis que presenta la averiguación previa que se abrió en contra del Jefe de Gobierno del Distrito Federal.

En la segunda lectura que podemos dar de esta “peje fobia” del “gobierno del cambio”, diremos que la sintomatología que esta provocando esta situación en el inconsciente de ellos los está matando, provocándoles angustia y desesperación. Todas la mañanas, al levantarse, se preguntan al  verse  al espejo, ¿cuál es el origen de tal sufrimiento?, ¿por qué lo sueñan?, ¿por qué temen verlo y escucharlo?, ¿por qué  se orinan la cama en las noches?, ¿por qué hablan de él sin querer hacerlo?

Bueno, pues les ayudaremos a contestar su pregunta: por ejemplo, en las sociedades primitivas, cuando alguien moría, tal vez un jefe importante o un hombre muy valorado en la tribu, se producía en los sobrevivientes un estado de ambivalencia emocional que daba lugar a un conflicto interno y a la escisión entre sus corrientes de sentimientos de amor y de odio hacia el extinto. Las partes hostiles (inconscientes) de su actitud, son proyectadas en éste, y se convierte así en su objeto fóbico, comenta Ivan Ward  al respecto: “No somos nosotros, los supérstites, quienes nos alegramos ahora por habernos liberado del difunto; no, nosotros hacemos duelo por él, pero él asombrosamente se ha convertido en un demonio maligno a quien satisfaría nuestra desgracia y que busca inflingirnos la muerte”.

Como podemos ver, éste es el mismo proceso que convirtió al “peje” en su objeto fóbico. El odio y la culpa que se siente respecto a las figuras de autoridad, pueden ser desmentidos y desplazados a otras personas al parecer igual de poderosas. Éstas pasan entonces a encarnar todas las maldades generadoras de su infortunio, con las cual pretenden liberarse de su fobia. Como ejemplo, podemos citar el hondo sentimiento de humillación nacional que traumatizo a Alemania en el periodo ínter bélico; pudo transformarse, gracias a una matanza ritual, en una ideología de rendición colectiva . Al inculpar a los judíos de sus pecados, de sus partes sucias, codiciosas y humilladas, se redimían a sí mismos y, al eliminar a los judíos, purificaban la patria y se reconciliaban con el pasado que habían olvidado.

Como podemos darnos cuenta, “la peje fobia” ha producido una energía psíquica en el inconsciente del “gobierno del cambio”, que la descarga en el Jefe de Gobierno del Distrito Federal. De tal manera, al pretender éste descargar su energía psíquica a través de su fobia, pretende olvidar su culpa, que es la que lo está horrorizando. Pero lo que desconoce el “gobierno del cambio” es que ese deseo por eliminar su culpa se encuentra a nivel inconsciente y el inconsciente esta fuera de tiempo; en el tiempo histórico es, por lo tanto, perpetuo, silencioso aquí, reaparece allí y no desaparece nunca.

Enrique Puente Gallangos es Maestro en Derecho Constitucional, catedrático de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca y de la Universidad Regional del Sureste.


Deja un comentario

La pejeida, rapsodia IV: el pecado del Peje | coloquio entre Carlos y René, por Javier Arturo Haro Oteo

Contadme, musas, de aquel varón infame, llegado de tierras lejanas, del sur del continente y su relación con el sucio traidor, instigador de fraudes y operador de ilegalidades; contadme del Ahumádida Carlos, corruptor de hombres y del Bejaránida René, el asambleísta.

Ocurrió que después de peleadas algunas batallas memorables, el soberano de la ciudad de los palacios, el Peje Andrés Manuel empezó a  ser visto por los moradores de la tierra de Mexi, unos y otros, como el justo gobernante que en un plazo pequeño tomaría en el trono máximo, lo cual no pretendía dejar suceder el Canidae Agamefox, ni su perversa esposa la Sahagúnida Marta, fecunda en ardides; por lo que, haciendo libaciones al Innombrable y todos los corruptos, y a los dioses infernales, deciden, tras discutir en demasía estratagemas inmorales — que fueran capaces de derribar las aspiraciones del peje Andrés Manuel, cual viento intempestuoso, arreciando contra las chozas de madera y siendo éstas destruidas por aquel sin misericordia alguna —  que más seguro será corromper a los hombres de confianza y cercanía, y cierto lo digo, nada difícil fue encontrar al más viable para corromperse, nada difícil fue que este mismo era a la vez el hombre de confianza del Peje, el Bejaránida Rene, el asambleísta, a quien más que el amor a su patria o al proyecto estadista del soberano Andrés Manuel, lo motivaba el amor que era capaz de profesar a los reales, más que acero o bronce, plata u oro, más que gloria o riqueza; tales eran los ideales del Bejaránida.

Ante una personalidad tal, era necesario tenderle por control a un hombre incapaz de faltar a los reales, sólo había uno capaz de comprar a un hombre tan poco íntegro y voraz, aquel que había, durante la última etapa de gobierno de la Robleida Rosario, la de piel de Bronce, en la ciudad de los palacios, realizado el acto mas ruin: hacerla caer en las redes de Eros, para así llevarla a pecar de avaricia y traición; y quien además fue afectado gravemente por El Peje Andrés Manuel, al tomar él las riendas de la ciudad de los palacios, toda vez que le retiró todas las concesiones dejadas por la Robleida. Dos eran entonces los motivos del Ahumádida para destruir el sueño del Peje —que terminaba convirtiéndose en un pecado, ¡oh, paradoja!, para los capitanes y soberanos que deseaban ser como él, Soberano Máximo —, en su camino bien podría realizar unos u otros negocios más y, al mismo tiempo, vengaría el daño causado en su artera persona.

Es así como, al encontrarse en el último coloquio, deciden llevar a cabo un plan (cada uno y cada cual distintos, el uno buscara que el Peje Andrés Manuel retire la persecución a cambio de monedas, el otro mostrará a la tierra de Mexi el momento en que se lleva a cabo el trueque ilegal).

— Ahumádida Carlos, corruptor de hombres, no puedo negar que tu generosidad es vasta, estos son reales más que suficientes para obtener dádivas de los mismísimos dioses; mas la mía no es cosa poca, ya que tanto será útil para ti mi servicio ante el Peje, como para mí lo serán tus reales.

— Bejaránida René, el asambleísta, no hay generosidad entre tus actos o los míos, sólo un sentido recíproco de ayuda mutua — mas pensaba entre sí: cuando los habitantes de la tierra de Mexi vean tu velocidad para hacerte de reales ilícitos, el Peje pagará los pecados cometidos contra mí, el innombrable, y el Canidae Agamefox, soberano máximo.

— Acerca hacia mí los elásticos que tan útiles son para la sujeción de monedas y billetes.

— Con gusto lo hago, toda vez que más será lo que a mí acercarás.

Después de que las encuestas y las manifestaciones públicas de algunos sectores — como la casi desaparecida clase media — se manifestaron a favor de la posibilidad de que AMLO fuera presidente de la república a partir del 2006 — dado que tanto nos han dicho que la alternancia es posible y que ahora sí los ciudadanos eligen sus gobiernos —, los sectores contrarios a tal proyecto decidieron iniciar una cruzada contra AMLO, desde la presentación pública de los sueldos de algunos empleados de confianza, los videos sobre el Secretario de Finanzas del Gobierno
Capitalino — con la respectiva mala fe que representa el hecho de conocerlos primero el tele auditorio mexicano y después AMLO —  hasta la más sucia y cruel estratagema: el soborno de Ahumada a René Bejarano.

A la militancia perredista no le sorprendió tanto semejante acto, pues muchos sabíamos la clase de tipo que era, lo sorprendente fue que AMLO lo convirtiera en su hombre de confianza, pues por mucho que quiso atarle las manos, no lo consiguió; para muchos de nosotros el video escándalo de Bejarano significaba el fin de un sueño que duró casi 4 años, pero lo que nos sorprendió aun mas fue el hecho de que ni así se pudo eliminar por completo la figura de AMLO del escenario político; viene a mi mente la declaración al respecto de parte de Marcelo Ebrard, donde decía que temía por la vida de AMLO en el caso de que no bajaran sus puntos en las encuestas; a fin de cuentas bajaron, pero fueron recuperados casi de inmediato.

Es aquí donde sale una carta muy arriesgada, superados los obstáculos que representaba la traición de Bejarano — a fin de cuentas, entre los 12 apóstoles hubo un Judas que traicionó al mismísimo Jesucristo —, los detractores de AMLO deciden buscar el desafuero, basándose en una acción de desacato, la cual no conlleva una acción dañina contra una segunda o tercera persona o, dicho de otra manera —más entendible, dado que no entendí mucho que digamos —, no hay daño alguno, es decir, no es aplicable — ni siquiera Ignacio Burgoa considera que sea procedente —; por lo tanto, si este recurso sucio para sacar de la jugada a AMLO tampoco prospera, entonces debemos empezar a temer alguna otra acción sucia de parte del Gobierno Federal.

Conociendo al Presidente Fox, tal vez hable con el animal de Bush y le comente que AMLO es amigo de parrandas de Osama Bin Laden  o partidario del “eje del terror” y el alcohólico peligroso que preside EU decida cancelarle definitivamente la existencia, aunque tal jugada debería ser realizada antes de que termine el año, pues dudo mucho que Bush sea reelecto.

Además, opino que el IV Informe de Gobierno demuestra, en el impresionante operativo de seguridad que se desplegó, el miedo que tiene Vicente Fox al pueblo que le reclama y le seguirá reclamando por las promesas incumplidas; y el presidente más legitimado, terminará siendo el mas ilegitimado por el pueblo que lo legitimó…

 

 

Javier Arturo Haro Oteo es Egresado de la Carrera de Derecho por la Universidad Autónoma de Aguascalientes, se dedica al litigio y, ocasionalmente, a las letras.



Deja un comentario

¡Peje el toro es inocente!, por Noe García Gómez

Infinita creatividad tiene el pueblo de México, y se aumenta esta creatividad si la estimula un objetivo. Mantas con frases como la del título de este articulo aparecieron por miles en la marcha del domingo 29 de agosto, otra decía “Peje, te amo desaforadamente” o consignas que decían “Peje que más aguante…  lo mando a los pinos…” al ritmo del tan tocado (y odiado por su servidor) “za, za, za”. Podríamos llenar unas tantas cuartillas describiendo y analizando todas las formas de expresión que el pueblo que asistió a la marcha manifestó. El PRD dio una cifra de 600mil personas, periódicos como Reforma o Milenio de 300mil (de derecha y centro) y La Jornada (de izquierda) dio una cifra de 500mil. Cifras similares a las de la marcha contra la inseguridad del día domingo 27 de junio. Pero con algunas variantes:

1. A la marcha contra la inseguridad se dio una cobertura mediática de dos semanas de anterioridad y una pos (solo desbancada por la renuncia de Durazo y su carta a Fox) con cobertura en todos los programas (fueran de chismes, espectáculos, deportes — en las televisoras comerciales no existen los culturales — y de entretenimiento). TV Azteca, Televisa y Canal 40 incitaron a todos los mediatizados a asistir y trataron de venderse (mas con fines de teletón que con fines de protesta) como los paladines de las causas justas. En la marcha contra el desafuero escasamente se le dio cobertura en las televisoras, se dijo que los que asistirían serían acarreados y que solo serían los simpatizantes perredistas, el domingo escasamente se le dio cobertura y se dio un debate en un canal de media audiencia de Televisa, cuando en la marcha contra la inseguridad se daban reportes hora tras hora, culminando la noche del domingo 27 en sendos debates en los canales 2 y 13, los principales de Televisa y TV Azteca respectivamente.

2. En la marcha contra el desafuero se vio que discapacitados, niños, amas de casa, ancianos, indígenas, estudiantes, obreros, homosexuales, familias enteras, jóvenes y pueblo en general se trasportaban en metro, taxis o peseras (los que eran del DF) y en autobuses los de las diferentes partes de la República. Cientos de camiones invadieron el DF y los llamaron acarreados (a los panistas y pesimistas se les olvida que el 70% de los mexicanos están en la pobreza y que no tienen una Suburban o el vocho que les prometió Fox para trasladarse); se veían personas comiendo su torta de tamal o saboreando su bolillo con crema, sin importar que se les mancharan sus playeras de la campaña de Cárdenas del 97 o la de su equipo de fútbol (pirata ¡claro!).  En la marcha contra la inseguridad se documentó el sobre-cupo de chóferes y  lujosos carros en los estacionamientos y calles aledañas al zócalo y la saturación pre y pos en los Sanborns o en cadenas de restaurantes de los alrededores, y se asemejaba — por momentos — a desfiles de modas (Polo, Náutica, CK, Versace, etc. ) de la clase de gente que transitó en la marcha, que eran los más.

3.  En la marcha contra la inseguridad también surgió gente de las clases medias y bajas, personas realmente afectadas e inconformes que fueron porque han vivido en carne propia las desgracias de la inseguridad (en gran parte causada por el ineficiente sistema económico aplicado en las tres décadas más recientes), personas que exigen justicia, ya sean desempleados o pequeños comerciantes, pobres o clase medieros. En la marcha contra el desafuero, también fue gente de clase media y alta, personas que se identifican con un programa de nación diferente y ven el trasfondo político del desafuero (impedir que llegue una opción diferente de gobernar) asistieron empresarios, intelectuales, profesionistas de todos los sectores y, lo más destacable, una gran parte de la clase media (en peligro de extinción en México) que, sintiéndose tomada en cuenta por alguien que sus adversarios llaman populista queriendo espantar a esta clase media; no obstante, este sector respondió y se vio presente.

4.  En la marcha contra el desafuero, las diferentes organizaciones del PRD y grupos sociales afines al Jefe de Gobierno Capitalino pasaron lista de asistencia para saber cuantos de sus agremiados asistieron; en la marcha contra la inseguridad, organizaciones como PROVIDA, Vamos México, las tiendas departamentales y  restoranes incitaron y  solventaron los gastos de sus empleados con la condición de asistir a la marcha.

5.  En la marcha contra la inseguridad inmediatamente salieron a la luz los políticos demagógicos y que se apresuraron a legislar lo que el pueblo aclamaba y exigía,  decían que era una muestra de cómo quería la sociedad que actuaran los legisladores y en el lapso de 10 días se creo la ley contra la inseguridad. En la marcha contra el desafuero, rápidamente salieron los mismos políticos para decir que se debía respetar el “Estado de Derecho”, que no se debía escudar AMLO en la marcha, que no se podía estar complaciendo caprichos de sectores y que no se legislará basándose en gritos y manifestaciones (¿en qué quedamos, si salen 500mil personas a marchar?, ¿es la voz del pueblo o no lo es?).

6. La marcha contra el desafuero es la más grande manifestación de la izquierda mexicana, organizada por ésta, y se puede decir que fue rebasada en buena parte por la sociedad en general. La marcha contra la inseguridad es la más grande manifestación de la sociedad en general que la derecha se quiso colgar y que quiso organizar y la sociedad también arrebató. Cuando la gente se siente identificada con algo sale a manifestarse, sólo falta un motivo.

¡500 mil! Es un gran numero, es como si la ciudad de Aguascalientes (800mil habitantes) quedara casi desierta. Las dos marchas tuvieron similar asistencia pero con sendas diferencias, ¿o no? Ahora entiendo por qué tanto miedo, — ¡las encuestas resultaron ciertas¡ — y más de tres lo tienen (y no me refiero a la reunión Cevallos – Ahumada –Gobernación – PGR días antes de salir los video-escándalos, me refiero a la reunión Madrazo –Fox -Salinas del 25/8/04 y publicada por El Universal); claro, si el pueblo da muestras de apoyo de esas dimensiones a un peje-individuo, por supuesto que es de tener miedo y, si no, recuerden a Salinas en el 88´ con Cárdenas, en una de esas hasta el pueblo podría gobernar (comentario sarcástico por supuesto).

Para terminar sólo esbozaré unas pequeñas causas de por qué me identifico con esa frase con tintes políticos-cine-mexicanescos “Peje el toro es inocente”; citaré parte de un razonamiento de Federico Arreola en el periódico Milenio el 20 de mayo del 2004:  “uno de los más antiguos principios generales del derecho que rigen la materia penal, de acuerdo a la tradición jurídica occidental, es la aplicación exacta de la ley … “no hay delito, pues, si la conducta presuntamente irregular no es definida con toda precisión por las leyes vigentes. Además de que para que haya delito se debe fijar también, la pena aplicable al infractor. Esto lo exige nuestra Carta Magna. La Ley de Amparo establece que la autoridad que no obedezca un auto de suspensión será sancionada en términos del Código Penal. Ahora bien en él existen dos penas distintas para castigar el abuso de autoridad, pero ninguna de ellas aplicable a la violación a una suspensión de amparo. Y como la Constitución prohíbe que la pena se determine por analogía, entonces no hay forma de saber cuál es la pena aplicable… — y termina Arreola — …si es que acaso Andrés Manuel López Obrador desobedeció un acto de suspensión — que esta por verse — en realidad no cometió delito alguno”. Asimismo, veamos el espíritu del legislador en relación al fuero; qué sería el del tutelar político, el tutelar de la sociedad, respecto al voto y protección de los representantes contra prácticas autoritarias de ley y leguleyas; si ponemos en la balanza la percepción de la sociedad en este caso y la decisión unilateral de un juez, ¿en cual de las dos opciones se encuentra el espíritu? Ahora los Diputados que votarán para desaforar o no a AMLO, deberán pensar en el bien colectivo, ya que al desaforar, dejarían sin la persona que la sociedad votó y quiere que le gobierne.

Además está documentado que hay denuncias y procesos similares a presidentes municipales y gobernadores del PAN y del PRI y que los han hecho a un lado. Qué curioso que empiecen con AMLO, ¿no?  O, de los culpables de las matanzas del 68´, 71’ y de la Guerra Sucia o los del PEMEX-GATE y de los Amigos de Fox, ¿ya está alguno en la cárcel?  O de la denuncia presentada por el PRD por tráfico de influencias en contra de Fernández de Cevallos, ¿la PGR ya está actuando en consecuencia? Parece que el Estado de Derecho en México actúa solo con los que encabezan las encuestas.

Ahora sí la última, quiero mencionar que López Obrador presenta un documento de veinte puntos, que ya muchos comenzaron a descalificar. En primer lugar creo que viene a ocupar un vacío que todos los precandidatos del PAN y PRI no han llenado, ya que, está empezado a lanzar ideas y propuestas y no sólo marketing y nombres. Y en segundo lugar, no son promesas leoninas y exageradas, como las que planteó Fox en su campaña; son planteamientos reales y necesarios a los que sería bueno dedicar un tiempo para analizar.


Deja un comentario

El Peje, una fobia orgullosamente mexicana (1a. parte), por Enrique Puente Gallangos

La historia de las situaciones sociales de pánico que se dan en el mundo en que vivimos, muestra como pueden crearse objetos fóbicos para hacer frente a las amenazas al conjunto de ciudadanos de un Estado. Los periodos de transición o de fragmentación social brindan las condiciones ideales para que aparezcan a borbotones objetos fóbicos. Brujas que retozan con el Diablo y provocan desgracias sin fin a sus comunidades; judíos que matan niños inocentes y luego se beben su sangre; comunistas que están al acecho para lavar el cerebro de los vecinos: todo el lenguaje de la abominación y del horror es usado con fines políticos a fin de subyugar, privar de derechos, encarcelar y aniquilar.

Más cerca de nuestra época, los gobiernos han recurrido a las madres solteras, los mendigos, los homosexuales y los extranjeros para contribuir al statu quo o para contar con un conveniente chivo expiatorio en tiempos de crisis. En Gran Bretaña, Stuar Hall y sus colaboradores examinaron los procesos sociales mediante los cuales, a comienzos de la década del setenta, el “ratero” llego a representar y cristalizar las amenazas del orden social. Al descubrir los sutiles cambios de significados que transformaron los hurtos tradicionales de los asaltantes de la clase obrera blanca en el aspecto de los “rateros negros”, mostraron la trama sociológica y psicológica  de un complejo tapiz. El temor de ser violado, golpeado y robado se asoció al temor a la pérdida de la estabilidad del mundo interior y exterior, y su proyección contribuyó a construir como objeto fóbico al “ratero negro”. Una vez localizado el pánico, era posible movilizar los mecanismos del aparato estatal (policía y aparato judicial) para hacerle frente. De este modo, la población en general veía como algo perfectamente razonable que un negro fuese enviado a la cárcel durante doce años  por robarle una cartera a una mujer. A juzgar por los periódicos, uno difícilmente podría enterarse de que, según las estadísticas del ministerio del interior británico correspondientes a esa época, los jóvenes negros tenían muchas mas probabilidades de ser asaltados que otros sectores de la población.

Nosotros no podíamos quedarnos atrás, en esta cuestión de los objetos fóbicos, gracias al certero y científico juicio del órgano ejecutivo federal y de su incondicional fiscal, tenemos un temido objeto fóbico “ el peje” o técnicamente dicho por la larga lista de fobias “peje fobia” (temor al cambio de ideología política). Quiero aclarar que este objeto fóbico no existe en los ciudadanos sino en personas muy especiales como  las que trabajan dentro del aparato estatal federal y las que han trabajado ahí, o pretenden estar. Y no es para menos, cuando una persona de estas padece de “peje fobia”, manifiesta que esta no es una empresa atemorizante donde se corra un peligro de muerte, para nada, el decir de los pacientes de esta fobia nos revela que no es sólo el temor que les causa al ver cómo actúa, cómo habla, cómo camina, qué piensa, cómo se ríe, sino es porque hay en juego ALGO MÁS. Por ahora, estas personas que padecen de “peje fobia”, se siente tranquilas, ya que acudieron al órgano legislativo federal para que los curara de su mal y descargara  sobre “el peje” todo su poder mediante un juicio de desafuero y, después de eso, sea destruido por el eficiente sentir del órgano judicial federal. Pero lo que no saben estas personas es que una fobia es algo que está fuera del marco de lo real y se encuentra situado dentro del marco de lo simbólico, de lo inconsciente y que la cura no la encontraran donde la buscaron. La pregunta es ahora, ¿qué es la “peje fobia”?, ¿qué es lo que se oculta?

Esta historia continuará.

Enrique Puente Gallangos es Maestro en Derecho Constitucional, catedrático de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca y de la Universidad Regional del Sureste.