El Cafecito


Deja un comentario

De lengua me como un taco, por Emmanuel Díaz Láriz

Imagínese, querido lector, a un hombre con una educación que sobrepasa el nivel de la población de México, un ser con un léxico tremendo, es de esos que cómo caían mal en la Revolución, apodado como el “curro”, decía palabras que nadie comprendía…

He aquí un problema de los tantos que vivirá este  “incomprendido social”…

Bien, pues este hombre se topa con un campesino y su compadre, mejor conocido como el “chalán”, que de tonto no tiene nada (el compadre será el puente entre el letrado y la “plebayada” a partir de esta anécdota)…

El hombre los ubica a la distancia en un camino real, los espera y al tener a una distancia cercana dice lo siguiente: “alto ahí, nobles campesinos,  ¿por cuánto valoraís los maderos calcinados, que estoicamente soportan los fuertes omoplatos de tus rústicos pollinos?”

El campesino se queda con una cara que… parecía de esas que salen en las telenovelas cuando un tipo es acusado de violación, secuestro, asesinato, bueno hasta de robarse los cerillos de la “chacha”… y lo único que atina a decir es: “¿qué?”

Por lo que el “chalán” dice: “¿que a cuánto vendes el carbón que trais en los burros compadre?”

Hasta la próxima…

Emmanuel Díaz Láriz es Licenciado en Comunicación Medios Masivos por la Universidad Autónoma de Aguascalientes.

Anuncios