El Cafecito


3 comentarios

Los adolescentes muertos (una nota a pie de página), por José Luis Justes Amador

En español ya estaban Edward Cullen, el hermoso vampiro, la ahora cinematográfica Susie Salmon y la extrañísima protagonista de Ghostgirl, pero si la moda continúa y se traduce habrá que estar atentos a la oleada que, en inglés, se está dando de adolescentes muertos. Before I die (Antes de que me muera) de Jenny Downham cuenta la historia de Tessa que, a sus dieciséis, quiere perder la virginidad antes de morir de leucemia. Jay Asher en Thirteen Reasons Why (“trece motivos” sería una buena traducción) en que trece personas reciben un casette con los motivos por los que Hannah Baker se ha suicidado. Y parecidísimo a Ghostgirl,  Lisa Schroeder en I Heart You, You Haunt Me (“yo te amo, tú me asustas”) cuenta la historia del novio que vuelve a atormentar a la parte de la pareja que se ha quedado viva.

Ese espíritu adolescente se resume en unas cuantas líneas de Before I fall (“si sobrevivo”) de Lauren Oliver cuya protagonista, que repite una y otra vez el día de su muerte al ser atropellada, escribe: “La cosa es que nunca se sabe. No es que te levantes con un malestar en el estómago. No ves sombras donde no debería haberlas. No te acuerdas de decirles a tus padres que los amas o –en mi caso- decirles adiós a todos. Si eres como yo, te levantas siete minutos cuarenta y siete segundos antes de que tu mejor amigo te recoja. Estás demasiado ocupada pensando en cuántas rosa te van a dar en San Valentín como para hacer algo más que ponerte a toda prisa la ropa, lavarte los dientes y rezarle a Dios para que te hayas dejado el maquillaje en la bolsa para arreglarte en el coche. Si eres como yo, tu último día comienza así”.

Mientras termino de escribir la columna de cada semana, una amiga, curiosa y siempre atenta a la lógica de cualquier acontecimiento cultural, se asoma por encima de mi hombro y cuestiona en voz alta. “¿Y si eso nos lleva a una oleada de suicidios juveniles?”.

No le contesto las dos primeras ideas que me vienen a la cabeza. (Siempre me dice que piense antes de decir algo porque luego tengo que arrepentirme). La primera es que, hasta ahora, en una de las ciudades con mayor tasa de suicidios juveniles, no ha hecho falta la literatura (y menos la aún sin traducir) para semejantes cifras. La otra, un ironía, buena pero fuera de lugar, es que eso al menos demostraría que nuestros jóvenes ya empiezan a leer. Pero sólo de imaginar su cara de reproche me lo callo.

Tiene razón. Hay algo significativo detrás de toda esta avalancha, que en inglés ya tiene un par de años, pero que hasta ahora no ha comenzado a ser notas aisladas, cada vez menos aisladas, en la prensa cultural y en los pocos suplementos de libros que van quedando.

Arriesgar una propuesta que lo explique cuando hay tantos factores en juego es siempre complicado. Intuir que es lo que hay detrás de la mente de quince, dieciséis o veinte escritores es tarea más que imposible. (Ya es imposible con uno sólo).

La gente, especialmente los jóvenes, algunos jóvenes, ya está harta (y mientras que las famosas redes sociales abren a todos, a todos aquellos con el poder adquisitivo suficiente, la posibilidad de perder el tiempo de maneras igual de idiotas, pero más cibernéticas) de que le den gato por liebre. De que la vida no sea sino una sucesión de compras (al menos, de ofertas), de cuerpos sanos y de tipos y tipas que no tienen nada más que hacer que divertirse, holgazanear y disfrutar. Comparar, algo que tarde o temprano se hace, la vida falsa, “la vida loca” que cantaba (no recuerdo el nombre, en serio), con la vida de a de veras, con la vida real, la primera sale perdiendo. No porque no sea atractiva sino precisamente por ser falsa. (Se puede engañar a algunos todos el tiempo o se puede engañar a todos algún tiempo; pero no se puede engañlar a todos todo el tiempo).

La gente, especialmente los jóvenes, algunos jóvenes, están hartos de que la vida no sea como la que pintan, principalmente ese canal de cartón piedra que es MTV[1]. (Es adecuado recordar que, además, la serie más “realista” de todas cuantas propone el canal es, la que menos se ve, la que no ha podido pegar entre el segmento de población al cual va dirigido. Claro, Skins). Y, como consecuencia, como reacción, lo único que queda probar, aunque sea ficticio, aunque sea literatura, es la muerte. Todo lo demás es lícito. Morir es ya la última experiencia. (Bueno y con, Teen mom, un embarazo adolescente no deseado; pero eso tiene demasiadas desventajas).

Cuando ya no queda nada, la muerte es la única salida.

“Lo malo de la educación laica”, decía ya hace tiempo el nada católico Ezra Loomis Pound, “es que no enseña cómo morir”. Y es que, como propone otra amiga más querida aún, “no ha pasado nada desde la muerte de Kurt Cobain”. (Corrijo: la caída de las torres gemelas y el ascenso de Fox al poder. (Me corrijo de nuevo: no ha pasado nada)). Salvo esta oleada de muertos en vida y muertos adolescentes y adolescentes agonizantes y adolescentes que saben que van a morir. Y eso ya es suficiente.

Dust to dust, ashes to ashes cantaba Bowie hace tiempo. Si eso no es espíritu juvenil, si eso no es punk, si eso no es nihilismo en estado puro, qué baje Dios y lo vea. Y, sobre todo, que nos pille confesados. Mil palabras casi exactas. Con esta, Amén, lo son.

José Luis Justes Amador es escritor y traductor.


[1] Recuérdese el lamentable incidente de censurar un video (algo que también hizo youtube) de Los Planetas, “Alegrías del incendio”, en el que no se veía absolutamente nada, y ofrecer imágenes mucho más explícitas. Eso no se llama libertad. Se llama hipocresía.


Deja un comentario

Fuera del guión, por Dorismilda Flores Márquez

Nacer en una bella familia, ser maravillosos hijos y estudiantes prodigiosos, ir a buenas escuelas, conseguir un empleo que deje excelentes dividendos o entrarle a la vida empresarial con amplia visión; sentar cabeza, casarse y echar la casa por la ventana en la boda, engendrar hijos bonitos y sanos; tener coche del año, una linda casa, ropa bonita, ciertas comodidades, viajar; tener una vida estable, tener éxito; retirarse tranquilamente y dedicarse a leer, viajar y cuidar nietos; y claro, aparecer en sociales en todo momento importante de la vida. Lindo guión, con momentos y edades para cada punto.

¿Qué diantres significa tener una vida estable y exitosa? ¿Es tener dinero, cosas, posición? ¿Es encontrar la pareja perfecta? ¿Y si tenemos todo y estamos vacíos? ¿Y si se pasa la edad para algo? ¿Y si ronda el fantasma del fracaso? ¿Eso estaba en el guión?

No escribimos ese guión. ¿Hay alguna razón para seguirlo? Para mí no. Otros guiones y otras vidas son posibles.

Dorismilda Flores Márquez es Licenciada en Comunicación Medios Masivos por la Universidad Autónoma de Aguascalientes, estudiante de la Maestría en Comunicación de la Ciencia y la Cultura en el ITESO, y editora de El Cafecito, entre otras curiosidades.


Deja un comentario

Veintipoquitos, veintimuchos, treinta y poquitos, por Dorismilda Flores Márquez

Ya me quedé a vestir santos. En mi nuevo empleo gano más, pero salgo menos. Respirar aire puro se agradece. Todos me tiran el can, ahora que me he casado. Cociné crema de pimiento y pollo a la plancha. Mi mejor amigo es gay. Mañana debo pagar agua, luz, teléfono y tarjetas de crédito. No sé si quedarme con mi novio de años, el que es mayor que yo y no acaba de divorciarse, o arriesgarme con el que conocí de viaje por Europa. Me siento vacío. Me encanta salir a tomar café. Mi vida profesional es maravillosa, pero la personal se ha hecho pedazos. Tengo cáncer. Mi amante vive en otra ciudad. En mi casa dicen que soy el único que no ha hecho mucho, que hasta mis hermanas menores tienen ya una vida estable. Aguanté dos semanas en el gym. Casi no veo a mi hijo. La maestría me hace feliz, pero el día de pago de colegiaturas no me hace tan feliz. El médico dice que debo llevar una vida saludable. Detesto que los niños corran y griten dentro del templo. Tengo cremas de todos los tipos: humectante, limpiadora, desmaquillante, anti-ojeras, anti-arrugas, anti-celulitis, anti-estrías, reafirmante, bloqueador solar, la que viene con el perfume y lo que se acumule. Debo ir al gimnasio a las siete de la mañana. Desde que nació mi bebé, no he dormido una noche completa. Quiero un coche más grande. Los políticos son un asco y nuestra democracia es una farsa. Los viajes me siguen llenando de entusiasmo. Mi mamá ha muerto. Me gusta que me regalen flores con todo y maceta. Ya no me da asco cambiar pañales. Cambió de opinión en una semana, ahora resulta que se está reconciliando con su ex. Esta semana he visto a mis amigos de la escuela, de mi otro trabajo, de toda la vida. Iré a Sao Paulo, Madrid y Toronto… por trabajo. El próximo año hago mi MBA. Dios sabe lo que hace. Quien fue mi mejor amiga me mintió por años. El trabajo es la mejor terapia. Vi una película rarísima y maravillosa. No me salen las cuentas. Los compañeros de primaria, secundaria y prepa, ya están casados o tienen hijos; los nerdos seguimos en posgrados. Esta noche la luna se ve más bonita que de costumbre. ¿Hace cuánto tiempo que no entendemos qué es el tiempo libre? Mira, juntamos el tiempo de la regadera, la eterna hora de despabilarse y la lectura de noticias como tiempo libre. Las ensaladas realmente deliciosas. ¿Tengo vida?, trabajé sábado y domingo. ¿En qué momento nos convertimos en adultos?

Dorismilda Flores Márquez es Licenciada en Comunicación Medios Masivos por la Universidad Autónoma de Aguascalientes, estudiante de la Maestría en Comunicación de la Ciencia y la Cultura en el ITESO, y editora de El Cafecito, entre otras curiosidades.


Deja un comentario

Diez “locos” no convencerán a una multitud, por Carolina Aguilar Muñiz

Valgan unas cuantas aclaraciones antes de este ensayo…

Este trabajo lo presenté hace tres años dentro de una materia, que sí he de ser sincera no me acuerdo cómo se llamaba, lo único que recuerdo era que el ejercicio valía para mirar de otra forma la Feria Nacional de San Marcos.

Desde aquí un agradecimiento a Miguel Ángel Muñiz (el Chiquilo) porque él me platicó de estas protestas y por ser él uno de los iniciadores en Aguascalientes de las manifestaciones contra las corridas de toros.

Diez “locos” no convencerán a una multitud…

Lo anterior fue mencionado por una señora a la entrada de la Monumental Plaza de Toros donde un grupo de chavos y chavas se manifestaban en contra de las corridas de toros.

Se reúnen alrededor de las cinco de la tarde, unos vienen del trabajo, otros de practicar con su banda (por lo general del género punk), la minoría de la escuela, pero todos vienen cargados de mandas, una grabadora con música que invita a no entrar a la plaza de toros, muchos volantes y con muchas ganas de protestar por lo que ellos consideran salvaje y un insulto a la razón: las corridas de toros.

Son un grupo de jóvenes punk´s que se inclinan por el anarquismo (de los llamados anarco punk´s). Al principio de sus protestas, que iniciaron a finales del año pasado[1], eran poco menos de 15 personas, ahora casi llegan a cuarenta y no sólo protestan en temporada de feria, sino que son los más atentos al cartel taurino en cualquier otro día del año para poder acudir a convencer a la gente del salvajismo de la fiesta taurina.

A ellos nadie los quiere, los empresarios los ven con celo, los aficionados con odio propio de un maestro molesto con un alumno por contrariarlo y los reporteros que cubren la nota deportiva (en la que entra la fiesta brava) ni siquiera se han percatado de que exista alguna protesta alrededor del serial taurino. Sin embargo ellos están ahí con pocos recursos económicos propios de jóvenes que van desde los 16 hasta los 25 años.

La gente poco a poco se les fue acercando, desde las edecanes molestas porque sus jefes las obligaban a ir a la plaza de toros aunque a ellas les repugnará este “arte” hasta las parejitas de novios que no tienen dinero para entrara una corrida y se pasean abrazados alrededor de la plaza de toros, chela en mano, y descargan su odio contra la elite que sí entra.

Los manifestantes tienen la grabadora con el volumen hasta el tope, están escuchando a un grupo de rock punk español (identificados por el acento) llamado Ska-p: “…hombre vestido de payaso…” dice una de sus canciones refiriéndose a los toreros.

Están repartiendo a los paseantes algunos volantes (extrañamente ellos no hablan, sólo reparten folletos). El primero es un volante a color, muy bien elaborado y en dos idiomas (inglés y español), donde explican un poco cómo son las corridas de toros y la salvaje preparación de los toros antes de la corrida, este volante fue elaborado por la Asociación de Personas por la Ética en el Trato a los Animales (PETA), una asociación internacional con la cual los chavos se pusieron en contacto por medio de Internet para que les ayudarán mandándoles esos folletos. El otro folleto es más austero, en fotocopia y papel bond en el cual se explica no tanto la parte física del problema, sino la de ética y valores de las personas que acuden a la plaza.

“Donde hay muerte y tortura no puede haber arte y cultura” reza la última consigna del segundo volante que han repartido estos jóvenes no sólo fuera de la plaza de toros, también en la zona de bares en el área ferial.

De la represión no se salvan, han tenido desde provocadores que los han ido a insultar hasta los monos de cuadrilla que los intentan echar del área ferial pero ellos ahí siguen, aún a pesar de los policías a los que han llegado a engañar con la propagan de que PETA les había mandado en inglés.

La situación fue divertida:

Policía: ¿Qué están haciendo?

Chavo punk: Repartiendo publicidad de una ganadería gringa que va a venir (le muestra la policía el volante en inglés)

Policía: (Muy serio, leyendo el volante, pretendiendo saber el idioma) Ta´bien amigo, siga trabajando…

Y así, entre engaños a policías, mentadas de madre a ganaderos y coqueteos a guapas edecanes incomprendidas, estos chavos han logrado una pequeña fama y presencia en una ciudad por lo general pasiva y obstinada y en una feria que, comúnmente, no está organizada para inconformidades.


[1] Como el trabajo fue presentado en el 2003, las protestas iniciaron a finales del 2002.

Carolina Aguilar Muñiz es licenciada en Comunicación Medios Masivos por la Universidad Autónoma de Aguascalientes, se preocupa por asuntos sociales.


Deja un comentario

Crónica de un movimiento juvenil anunciado, por Noe García Gómez

El día 28 febrero un grupo de jóvenes estudiantes marcharon por una de las principales calles del estado, todos al unísono exigían la solución a la problemática del transporte público, creo considerar dicha marcha como un evento histórico para los movimientos juveniles, ciudadanos y sociales del estado. Este frente le demostró a la ciudadanía que si puede ser escuchada y que pese a toda adversidad – si la causa es noble y justa – se puede lograr y tener resultados exitosos. Pero recordemos que la manifestación se dio después de agotar todos los medios diplomáticos y de dialogo y que fue consecuencia de una falta de resultados por parte del gobierno.

Recordemos que el 16 de enero de este año se dio a conocer a la ciudadanía de Aguascalientes la creación del FRENTE JUVENIL A FAVOR DE LAS TARIFAS JUSTAS DEL TRANSPORTE PÚBLICO y que en esas fechas pocos creían en el frente pensaba gran parte de los estudiantes, jóvenes y ciudadanía que era justa la lucha, pero que ya no había marcha atrás y que era ocioso luchar – y recuerdo un domingo en una mesa de recolección de firmas que a un par de chavos, al parecer estudiantes, le pedimos la firma se negaron y les cuestionamos: ¿qué no te afecta el incremento?, y nos contestaron “pos ya qué” –; pero el ánimo nunca decayó y seguimos en lucha.

La primera oxigenación llegó en una manifestación el día miércoles 1 de febrero, en donde alrededor de 40 jóvenes en su mayoría de la carrera de bioquímica de la UAA, exigieron en la audiencia pública del gobernador al grito de “solución, solución al problema del camión”; el gobernador se acercó y le planteamos nuestras peticiones:

1.- Que revierta el incremento

2.- Descuento directo a estudiantes en todos sus niveles

3.-Se mejore el servicio y

4.- Se revise la ley en la materia con un carácter social

Se instaló una mesa de negociación. En ella no se veían resultados y más parecían dar largas a las demandas del Frente.

Pasó el tiempo y la segunda andanada de oxígeno llegó en la asamblea del sábado 11 en Casa Terán, en donde se convocó a todos los estudiantes y usuarios del transporte público, siendo ahí donde se sumaron instituciones y sus líderes (CRENA y Prepa Morelos) y se acordó realizar una marcha el día 3 de marzo.

El día 29 de febrero nos llamaron para que fuéramos participes y expusiéramos nuestras demandas en el Consejo Consultivo del Transporte Público, se asistió y repetimos nuestras exigencias, pero no obtuvimos más que negativas y nos reafirmó que dicho dialogo no era posible si una de las partes (gobierno) sólo escuchaba y no nos respondía. Tal “circo” nos hizo tomar una decisión no esperar más y adelantar la marcha y así fue, con doce horas de anticipación, se convocó a dicha marcha.

La marcha se realizó con alrededor de 800 jóvenes y estudiantes, los mayores contingentes eran de la Prepa Morelos y del CRENA, también se vio la participación del CBTIS 195 y de la UAA; la marcha era una fiesta, era una manifestación, pero con el toque de los jóvenes, batucada, un equipo de sonido con música desde electrónica hasta Manu Chau, se realizaron pintas en el pavimento, se brincaba, se bailaba y se cantaba. El contingente hizo suyas las calles, llego a Palacio de Gobierno y lo hizo suyo, tal como hizo suyas las demandas. El gobernador recibió a una mesa de dialogo y públicamente y ante los medios de comunicación se comprometió a:

1.- Otorgar el 50% de descuento a estudiantes y tercera edad

2.-No incrementar las tarifas hasta que se legisle con un carácter social en la materia y

3.- Que se cumplan las promesas de la mejora del servicio.

Por todo esto, creo que es un movimiento y un logro HISTÓRICO, así, con letras mayúsculas, algo que la sociedad creyó que no se solucionaría, un movimiento juvenil-ciudadano lo logró. Además que en este movimiento se vieron los verdaderos líderes estudiantiles del estado, los verdaderos líderes de la UAA, se vio el liderazgo de los de la Prepa Morelos y los del CRENA y es lamentable la actitud de los pseudo líderes (oficiales) que nunca participaron y minimizan los logros obtenidos, que están más preocupados por asistir a los mítines partidistas que luchar por los intereses de la juventud y los estudiantes.

Este Frente y el movimiento en su conjunto nos deben recordar a la sociedad que podemos influir en las decisiones de nuestros gobernantes, que sus decisiones no son intocables y que si no se apegan al interés colectivo, organizándonos podemos cambiarlas.

Cierro diciendo, compañeros, “a gozar de lo lindo, pues al fin se hizo justicia a los estudiantes de Aguascalientes, con el descuento conseguido del 50% a estudiantes”.

Noe García Gómez es Licenciado en Ciencias Políticas y Administración Pública por la Universidad Autónoma de Aguascalientes; es Presidente de la Secretaría de Asuntos Juveniles del PRD en Aguascalientes.

Comentarios, sugerencias y demás: honoerato@hotmail.com

Felicitaciones al Frente: politica_jovenes@yahoo.com.mx


Deja un comentario

Juventud, pesada cruz en nuestros días si vives en Aguascalientes, por Javier Arturo Haro Oteo

En días pasados, en el marco de una reunión entre colaboradores de este medio electrónico, se daba una discusión al respecto del comercio informal, en dicha reunión también se habló sobre la universidad Autónoma y los problemas por los que atraviesa.

Uno de los problemas principales que veíamos en aquella ocasión es la llamada “elitización” de la universidad, proceso que lleva varios años y que, sin embargo, en los últimos cuatro se ha visto de forma más salvaje, me explico: el aumento a cuotas es cada vez más desproporcionado, cualquier día de estos las cuotas de la Autónoma se podrán comparar con las de cualquier universidad particular; la voracidad del aparato burocrático, o el exceso de deudas, o el exceso de lujos, o ese “algo” que provoca que la universidad requiera más dinero y se haga todo lo posible por obtenerlo, en este sentido, la universidad ha modificado su sistema de créditos, y aunque no estoy muy enterado de los alcances de esta modificación, es claro que los sistemas parecen endurecerse; si a esto le agregamos que en el estado las oportunidades para trabajo a estudiantes no son exactamente favorables, el resultado es una tremenda dificultad para combinar ambas actividades: estudiar y sobrevivir.

Como ejemplo, van los siguientes: K…. solicita asociados y repartidores (¿?), requisitos: mayores de 18 años, secundaria terminada, disponibilidad de horario, luego se suaviza y dice: para trabajar 4, 6 u 8 horas; claro está que el sueldo para 4 o 6 horas no es precisamente decoroso. Otro ejemplo: Restaurante D….. solicita meseros, ambos turnos, 18 a 35 años, no estudiantes. Y para finalizar: Farmacia G….. solicita empleados, diferentes áreas, distintos turnos, ofrece $……., mayores de edad, no estudiantes (datos de la página de clasificados de un periódico de circulación local). ¿Qué desata esto en los estudiantes? Sin duda la necesidad de hacerse de dinero y sólo se ven dos posibilidades:

1.- Obtener dinero de la caridad, es decir, de los padres, de un padrino o de algún mecenas; esta opción, sin embargo, no es muy viable, ya que si el estudiante no cuenta con recursos de parte de sus padres, es por algo — disgusto con ellos, independencia, ausencia por asuntos de logística divina o bien, incapacidad económica de sus progenitores — y ni pensar en padrinos o mecenas con la situación actual del país.

2.- Entrarle al mercado informal y vender chucherías, esta opción parece ser la más recurrente entre los jóvenes que buscan estudiar y no tienen los medios, así vemos un domingo cualquiera en la purísima a R….C…, estudiante de A…, vendiendo monos, películas, postres, playeras y demás artículos de cómic; a O…S…, estudiante de I…..S….C…, vendiendo películas, juegos, consolas, etcétera; a S…S….R…, estudiante de M… A…, vendiendo películas, postres y flores. Ésta es una forma digna de sobrevivir, pero siempre se encuentra la forma de quitarle lo digna y hacerlo al margen de la ley, es el reverso de la moneda, el que vende artículos robados o películas piratas y, claro, la forma más grave, el que no se va al tianguis, el que comercia entre “distinguidos” círculos, en los cuales comercializa no con productos piratas, sino con productos originales que no son precisamente de entretenimiento o culto sino de escape de la realidad, me refiero a las drogas.

Lo lamentable es que la intención, a veces buena, de estudiar se convierta de pronto en un dilema moral sobre los fines y los medios, y después de mucho tiempo, en la mayoría de los casos, el fin termina como una antigua y buena intención y los medios cambian de posición, es decir, siguen siendo medios, pero ahora para otro fin. No quiero con esto justificar actos que comenten algunos estudiantes contrarios a la ley, eso sería ridículo; sin embargo, considero pertinente lanzar la pregunta: si las autoridades universitarias dieran mayores facilidades económicas para cursar una carrera, ¿habría tanto joven metido en el comercio informal o en el mini narco? Si las ofertas de empleo en Aguascalientes fueran más acordes a la vida de diversos jóvenes de la entidad, ¿habría tanto joven metido en el comercio informal o en el mini narco? ¿Existe la voluntad de frenar la elitización de UAA? ¿Existe la intención de que la UAA sea un orgullo nacional en materia educativa o sólo en materia empresarial? Quedan las preguntas en el aire.

Además, opino que los “líderes” estudiantiles de la UAA — cuya legitimidad es muy cuestionable, ya que durante el proceso para ser electos hubo infinidad de irregularidades propias de la política mexicana — deberían de ponerse a trabajar por los alumnos, en vez de andar ofreciendo nuestros votos como si fuéramos miembros de algún sindicato perteneciente a la CTM, toda vez que en días pasados, durante la visita de Felipe Calderón a nuestra entidad, el dirigentillo de la Federación de Estudiantes de la Universidad Autónoma de Aguascalientes, en una acción por demás bochornosa, digna de pena ajena y además contraria a la Legislación Universitaria, prometió a don Felipe el voto del 100% de los estudiantes universitarios; en lo personal, no voy a votar por Felipe Calderón, y se de buena fuente que muchos estudiantes no lo van a hacer, así que esperamos que Calderón reprenda a este jovencito por andar de arrastrado y, sobre todo, por decir tantas payasadas, creo que para decir tonterías, Calderón se basta y sobra lo suficiente como para no necesitar de esas “ayudas”.

 

Javier Arturo Haro Oteo es Egresado de la Carrera de Derecho por la Universidad Autónoma de Aguascalientes, se dedica al litigio y, ocasionalmente, a las letras.


2 comentarios

Juventud, divino tesoro, por Noe García Gómez

El desarrollo político-democrático de un país debe atender las demandas e incluir a los individuos de los diferentes sectores que lo conforman (las clases, etnia, religión, sexo, etc.); también se debe tomar en cuenta a los diferentes rangos de edad que conforman la población (infancia, juventud, madurez, vejez), estas etapas de la vida varían según las diferentes culturas y países, y se demarcan en las generaciones. Generación es la representación de un grupo de individuos nacidos en fechas similares y que, de alguna manera, comparten experiencias históricas. La generación joven abarca de los 15 a los 29 años, según lo contemplan el INEGI y la ONU; en México, este rango de edad es el grueso en la pirámide demográfica. Los jóvenes no son un grupo per se al margen de la sociedad, están adentro de las relaciones de la sociedad en su conjunto.  Por tanto, lo que concierna a este sector, indudablemente repercutirá, ya sea en el presente o en el futuro de la vida política-económica-socio-cultural de nuestro país.

Es interesante analizar lo que ocurre entre la política y los jóvenes, ver la forma en que se interactúa por parte de los políticos hacia la juventud, en concreto, entender la forma que actúan y ven los políticos a la juventud.

Los diferentes actores e instituciones que comprenden el sector político tienden a establecer metas y programas en torno a los grupos que le incumbe representar, es cuando ciertos políticos toman la bandera de estos grupos y tratan de dar solución a las demandas y necesidades. Es por eso que partiremos de: ¿qué tanto la política se interesa en la juventud? Refiriéndome con política a todas las dependencias de gobierno, así como a los partidos políticos y los individuos que las encabezan, a los legisladores y demás instituciones e individuos que actúan en el ámbito público.

Es indudable que para los intereses electorales de un partido político, el sector de los jóvenes es un campo que puede definir una elección. En los últimos tiempos, las estrategias de los candidatos son dirigidas en buena parte a estos, ya que es el sector que, en menor medida, tiene una preferencia plenamente definida hacia un partido político o una ideología. Pero hemos visto que los políticos sólo se enfocan a la juventud en los discursos, pero en las acciones y la incorporación, no. Cuántas veces no se habla de la necesidad de impulsar el deporte, ampliar y fomentar la educación de calidad, la creación de empleos, el apoyo a los programas de salud sexual, etc.; temas que tienen una gran relación con los jóvenes. También hablan de renovar las dirigencias partidistas e impulsar candidato joven y sólo se queda en demagogia electorera.

El número de jóvenes en el padrón electoral con rango de edad de los 18 hasta los 29 años, representan el 17.1% y, si se agregan hasta los 34 años, se incrementa al 31.04%; en Aguascalientes el porcentaje de jóvenes es de 19.8% de 18-29 años y de 18-34 años, del 34.84% del padrón electoral. Me pregunto, la juventud, ¿está políticamente representada en proporción a su presencia en el padrón electoral?

La composición de jóvenes en la pasada Legislatura (LVIII) en la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión fue de la siguiente manera:

curules ocupadas por jóvenes por partido

PAN    22 PRI    3 PRD    1

Sumada, la representación de los tres partidos, es el 5.03% de diputados con menos de 30 años, del total de los 500.

Y en la actual Legislatura (LIX), se conforma de la siguiente manera:

PAN    15 PRI    6 PRD    7 PVEM    4

Teniendo, en conjunto, sólo el 7.3% de representación juvenil.

La Legislatura anterior del Estado de Aguascalientes (LVIII), de los 27 diputados que tenía, no hubo ni uno menor de 30 años; y la actual Legislatura (LIX) únicamente tendrá un diputado de menos de 30 años.

Pasando a la vida interna de los partidos, sólo el PRD establece en sus estatutos una cuota obligatoria de jóvenes que establece que, por cada 5 candidatos o puestos de dirigencia, uno debe ser menor de 30 años.

Pasando al número de carteras que ocupan los jóvenes en los comités nacionales de las tres principales fuerzas políticas es de:

PAN    2 PRI    no hay datos en la página web PRD    2

En el ámbito de los programas y acciones que deberían realizar la clase política en beneficio de la juventud las cifras sólo son una muestra.

Los datos recientes indican que el 3.5% de la juventud de entre 15-24 años de edad carece de escolaridad, el 13% no cumple la primaria, sólo el 41% cursó la secundaria y sólo el 6.5% llega nivel superior (fuente: CONAPO, Programa Nacional de Población, 2000). En cuanto al empleo, se dice que un tercio del desempleo abierto en el país proviene de los jóvenes de entre 16 y 25 años de edad y, en lo que va de sexenio, se han perdido 569 mil 885 empleos. En cuanto al apoyo del deporte, los resultados resaltan, el desempeño de nuestros atletas en competencias internacionales deja mucho que desear. Además que el impulso a la Educación Física en las primarias y secundarias es sólo como materias de relleno y no como formadoras de capital deportivo.

El número de discursos en campañas electorales dirigido a los jóvenes y la solución de los problemas que les aquejan es contrastante, ya que, si hubiese estadísticas de esto, sería des-proporcional el número de promesas de los que alguna vez fueron a pedirles el voto contra el número de acciones realizadas a la hora de fungir en sus cargos.

Las cifras hablan por sí solas y las conclusiones saltan a la vista. La política no ha sido muy benévola con la juventud. Las grandes transformaciones políticas que ha dado la historia han brotado de generaciones jóvenes y han influenciado el pensamiento de la época. Hoy no se incluyen sus demandas ni su forma de pensar. ¿Cuánto más podrá pasar sin que clamen equidad?

Los políticos deben empezar a cumplir sus promesas, que no busquen a los jóvenes sólo en épocas electorales, que sus acciones se encaminen ya a los problemas de la sociedad, que en buena parte es joven, y que dejen a un lado las discusiones leoninas a las que nos tienen acostumbrados. Que los partidos empiecen a integrar en sus dirigencias a jóvenes; a establecer en sus estatutos cuotas juveniles obligatorias y, en sus programas, acciones en beneficio de la juventud.

Por todo lo dicho, México es un país de jóvenes, las cifras lo dicen en números y porcentajes. En unos cuantos años, la mitad de la población tendrá menos de 25 años, un capital fabuloso que cualquier país de Europa envidiaría. Pero falta que dicho potencial se aproveche, se desarrolle y se capacite para que estas generaciones le den aire fresco a la cultura, a la sociedad y a la política. Además de que hay que tener un reemplazo generacional en política, que sería, un cambio de percepciones, opiniones y comportamientos político-electorales, fruto de la incorporación de nuevas generaciones a la arena política a través de sus actitudes, participación y votación. Es sólo cuestión de que las dos partes pongan de su parte. Que los políticos no sigan aferrándose a las ya reumáticas elites políticas de siempre y que los jóvenes empiecen a interesarse aún más, para traspasar esa barrera que nos ponen, y que ciertos políticos nunca dejarán que caiga.

Noe García Gómez es Licenciado en Ciencias Políticas y Administración Pública por la Universidad Autónoma de Aguascalientes;  es Presidente del Servicio Estatal Electoral del PRD en Aguascalientes.