El Cafecito


Deja un comentario

Telaraña electrónica, por Dorismilda Flores Márquez

Telaraña de e-revistas

De todo hay en la telaraña de revistas electrónicas, de comunicación, como Razón y Palabra; de política, como Confines; de cine, como El ojo que piensa; de literatura, como El cuento en red, como Hermano Cerdo y Narrativas; versiones on line de revistas impresas, como Etcétera; directorios de revistas científicas, como REDALYC – Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal o E-revistas, de Tecnociencia.

Telaraña blogueril

Los hay del tipo “querido diario”, como Una hada que creía…; de arte y diseño, como los de Chibiboto; de política y economía, como Mundo en blog; de literatura, como 365 traducciones; acerca de moda, como Hello, my name is fashion; de revoltura, como 7 soles azules o como el mío; internacionalmente premiados como Más respeto, que soy tu madre, que fue el mejor blog de los Deutsche Welle International Weblog Awards 2005 Best of the Blogs; los que se auto denominan inútiles, como Caso Patológico; los que narran en grupo, como Legión Aguascalientes y Tres Jirafales; en fin, de todo hay en el mundo de los blogs1, que vaya que es grande, según datos de Technorati, hasta abril de 2006 había 37.3 millones de blogs y la blogósfera duplica su tamaño cada seis meses.

Telaraña electrónica, gigante, inimaginable

Tanto e-revistas como blogs permiten a las personas expresar lo que sienten y piensan, compartir sus conocimientos, con mayor autonomía y velocidad que en los medios tradicionales. La información fluye libremente a través de Internet y el público se fragmenta–segmenta–individualiza, y a la vez se especializa y se llegan a formar comunidades virtuales con personas que pueden o no conocerse, no necesariamente con proximidad física, pero sí con intereses y objetivos comunes; a través de e-revistas y blogs, pero también de chats, mensajería instantánea, foros de discusión, wikis, podcasts.

Así, en pocos años ha habido grandes cambios en las formas de comunicación y el modelo de simple transmisión de contenidos de los medios tradicionales da paso a un modelo de los nuevos medios que incluye, entre otras curiosidades, la producción de contenidos entre quienes antes sólo recibían contenidos; un modelo en el que la comunicación se vuelve más horizontal, más “democrática”, aunque no del todo, porque para ello todos deberían tener acceso a las NTIC2.

Como sea, la magia de estas formas de comunicación está en las posibilidades que dan a las personas para expresarse, compartir y unirse, en ésta, que según Wolton, Gubern y otros expertos, es “la era de las soledades interactivas”.


[1] Bautizados inicialmente por Jorn Barger como weblogs.

[2] Nuevas tecnologías de información y comunicación.

Dorismilda Flores Márquez es licenciada en Comunicación Medios Masivos por la Universidad Autónoma de Aguascalientes; edita El Cafecito (casi siempre de madrugada) y trabaja en varias actividades a la vez.

Anuncios


Deja un comentario

Entre blogs te veas, Blue

Dejando de lado que ser comunicóloga no ha logrado afectarme los intereses, trato de mantenerme al tanto de todos los fenómenos comunicativos que plantean nuevas formas de transferencia de información. Desde hace más de cinco años surgió una nueva plataforma vía Internet que estableció nuevas líneas en el campo de las letras y las imágenes, y hoy me tomo el atrevimiento de poner en común esta novedad sobre la mesa de El Cafecito, para que juntos nos acercamos a ella.

En la actualidad los Blogs, conocidos como la segunda generación de páginas personales en la red (las paginas webs personales son la primera) surge como el primer gran medio de comunicación nativo que democratiza la comunicación en Internet, organiza la propia red en comunidades y preserva un espacio público y universal para los no profesionales de la información.

En este sentido, después de explorar múltiples blogs y descubrir las infinitas variedades que pueden darse en este género, debo decir que hay algunos dignos de admirarse… ¿por qué? Bien, las razones para ello son simples:

Si los blogs son un medio de comunicación inherente a Internet, ya que aprovecha y potencializa sus características, considero a todos aquellos que lo asimilan como un foro de discusión o exposición de obras personales, como integrantes activos de esta revolución comunicativa, no sólo por impulsar el uso de los blogs, sino por ser capaz de comprender y dominar el medio, logrando con ello, un uso excelente del mismo.

Muchos “bloggers” — usuarios del blog — forman parte de una nueva cultura intelectual, tecnologizada y con un liderazgo oportuno.  Y aún cuando hay algunos que  verdaderamente plantean espacios innovadores, revolucionarios, atractivos y fundamentales, hay algunos que sobresalen por su forma de llevar adelante esta manera de comunicación, con particularidades que lo hacen únicos en su forma.

El modo en que algunos desarrollan sus escritos, manifiestan un manejo del lenguaje y de la capacidad de narración que lo convierten en algo sumamente atractivo. Muchos de ellos además, dominan la capacidad de atraer la atención del lector y cautivarlo para que siga leyendo y cuando termine la lectura de uno de los textos, deseé seguir obteniendo información, esperando impaciente la siguiente entrega y alentando al nuevo escritor o blogger a que mejore la calidad de sus producciones, por muy breves o escasas que éstas sean.

Ocasionalmente los bloggers son el mejor personaje de su obra, y eso los convierte en punto de atención cotidiana para sus lectores.

No sé realmente hasta qué punto los que participan en los blogs estén conscientes de esto y perciban su tarea como autores. La forma en que se expresan, escriben, narran y llevan al lector de la mano  equivale a la obra de un autor literario — entendiéndose a la obra como aquello que se genera producto de la intelectualidad y emotividad de quien escribe — con la ventaja de disponer  de un medio de autogestión en el que se libran de editores, censores, impresores, comercializadores y escaparates. Un espacio en tiempo real que transcurre entre su momento de creación y expresión hasta el momento en que sus “seguidores” los leen, es mínimo y lo que es mejor, en un tiempo relativamente corto, pueden obtener retroalimentación de parte del lector.

Aún cuando en principio ellos no piensen en el posible lector de su obra — algo común en los mejores autores literarios — adquieren, por gusto o consecuencia inevitable, una complicidad para con sus lectores, en la que ellos les dan la libertad de expresarse a cambio de seguir día a día sus capítulos.

Probablemente los bloggers en un inicio escriben para sí mismos, para alguien más o para sus amigos y conocidos, pero cada día que lo hacen en un espacio abierto, público, accesible para cualquiera, el círculo conformado por aquellos que les leen se amplia y multiplica. Este círculo se conforma por lectores asiduos, intermitentes, temporales y circunstanciales que ocasiona que para todos ellos quede expuesta su obra y les arranque un impacto que puede hacer que sigan leyendo, que les llame la atención y quieran volver, o que sepan del autor y sigan su camino sin recordarlo jamás.

Como autores, quedarán sujetos a las diferentes etapas que esta labor tiene y que en un principio hacen preguntarse, ¿por qué alguien puede interesarse en lo que escribo?, para después disfrutar de ese interés, tal vez llegar a vincularse con sus lectores y en algún momento fatal, aborrecerlos y sentirse prisionero de su blog — incluyendo a sus lectores —.

Seguramente esto que digo ahora, algunos bloggers ya lo han vivido, pero también con seguridad habrán disfrutado del placer que da el ser leídos.

En fin, mientras todo esto pasa — blogs van y blogs vienen — seguiré siendo testigo y partícipe de cómo continúa adelante esta revolución de la que muchos no se han percatado, pero que hoy por hoy, establece una línea histórica en el Universo de la Comunicación.

Cualquier comentario, pueden dirigirlo a mmmh_blue@yahoo.com y aprovechando la oportunidad, pueden leerme en 7 soles azules.