El Cafecito


3 comentarios

Poemas de Sergio Ramos Chávez

Sin título

Me duele ver la lluvia de horas

que cae hacia el fondo de la noche

sin haber diluido mi rostro con el sol

con las voces de ellos

puertas sin cerrojos

amigos que nadan en el mismo laberinto

eso es un árbol sin raíces que llega a las nubes

Un grito que emana almas agonizantes

hace palpitar de miedo a las paredes de mis oídos

es el sonido de la luna

insulto su rostro estéril para olvidar

Los hilos oscuros de la madrugada me cubren

con su polvo de lamentos sangran los nidos de agua de mis ojos

explotan en dos coágulos de sangre y un pensamiento

escucho

mi familia nace del corazón del sol

con una llamarada descubren los ojos de mi alma

Mi padre aparta del día las semillas de la noche

y mi madre cierra mis heridas con sus cabellos

Este hermano mío mueve las ramas del viento para darme aire

mientras mi hermana juega a construirnos una casa

donde compartir el día sin recordar la noche

Dios sonríe con el sol que brilla arcoíris

evapora la luna en una mano

derrite el rostro de la oscuridad

se despierta la luz del primer día.

Un cuervo

Un cuervo sollozante mira su sombra

ya no aguanta la divina voz omnipresente

que le reverbera el nombre de quienes deben morir

mi mente comienza a encontrar nombres enfermos o viejos

próximos a fallecer

así lo creo

el estómago se me deshace

en los ácidos del miedo

No seré yo quien aprenda qué es morir

observaré cómo la vida asfixia a los elegidos

tendré certeza de que el cuervo siempre regresará

Escapo de la existencia fantasma

voy de la sombra muerta a la materia viva

El tiempo se tapa los oídos

yo escondo mis palabras

algún día las vaporizaré

las haré esencia del aire

para incrustarlas ya sublimadas

sobre el niño rival de la eternidad

Cuando ese cuervo ya no escuche la voz

estará graznando dentro de mí.

Sergio Ramos Chávez. Pertenece al taller literario coordinado por Juan Manuel Rodríguez en el CIELA.