El Cafecito


Deja un comentario

Niña madrugada en suspenso, por Rodolfo Girón

nina

A qué se debió la ruptura de detallados onomásticos luego del adiós…

Vi emerger a la niña de la madrugada

con sus garras de arlequín

revolotear con toda su bravura

entre la habitación donde impacientes celosías

aguardaban el tropiezo

o la risa de un desnudo inofensivo

Nada hará retroceder esa megalomanía tierna

de matiz enrojecido

Será mi futura raíz

pasión de un desmedido encuentro

Fue tu coraje un reclamo inaudito

una cobardía interrumpida

por alguna edad en plena ebullición del sismo

Con qué martirio el oficiante se limpiará el cansancio

Desde dónde llegará la insurrección de tal lenguaje

mientras la niña vuelve a instalarse

con inaudita algarabía en los cerrojos de la lluvia

para fructiferar la estancia del poema

la consistencia de que alguna vez se tuvo ternura

o vacaciones en un ya te

sobre el mediterráneo de tu pelvis

Otrora dama de incontenible fuego

a qué se debió el grito

la impaciencia

el sueño salido de su cauce

esta urgencia por caligrafiar

los esquemas de un no tan físico nuclear

Yo que pensé en Newton

e hice ciencia de tus labios

con la diletancia oscura de no pertenecer a la tundra

Yo que colgado de la onomatopeya mineral

me arrojé desde la aguja

para destejer toda la furia que hemos construido

 

 

 

Rodolfo Girón (Pijijiapan, Chis.). Ha publicado los libros De cómo los desesperados naufragan en lenguas de aguardiente, Edit. Jex, 2010, Tuxtla Gtz.; la plaquette Versiones minimalistas acerca del poema o el estúpido martirio del escribiente, Edit. Espejitos de Papel, Puerto Rico, 2012.; y la plaquette Inasible serás mientras alguien respire”, Edit. Public Pervert, Ocozocuautla de Espinoza, Chis. 2013. Es Doctor en Ciencias Ocultas. Contacto: iradefagot@gmail.com