El Cafecito


Deja un comentario

Primero de diciembre, por Luis Guadalupe León Méndez

Felipe Calderón comenzará su gobierno con una visión y con las estrategias de crecimiento económico y desarrollo humano en base al empleo.

Según cifras del INEGI, durante el primer trimestre de 2006, la Población Económicamente Activa del país entre los 15 y 29 años, fue de 14.8 millones de personas, de las cuales 13.9 millones se encuentran ocupadas. Los jóvenes representan en este periodo 33.6 % de la fuerza de trabajo total. Felipe Calderón ha demostrado su preocupación por sacar adelante a esta generación joven, creando estrategias para la creación de más empleos, con mejores condiciones.

En meses pasados, Ernesto Cordero, quien fuera coordinador del área económica durante la campaña y actualmente coordinador de políticas públicas del equipo de transición, tuvo la responsabilidad de cabildear con la Cámara de Diputados y la SHCP el proyecto sobre el subsidio de las cuotas patronales al IMSS para contratación de jóvenes, creación de guarderías, entre otras.

Felipe Calderón comenzará el 1 de Diciembre con complicaciones, esto por la decisión del PRD que en voz de su vocero anunció que ese día no sólo van actuar dentro del Congreso, sino también fuera, en las calles, de forma multitudinaria. Aunque hay corrientes internas en ese partido que no concuerdan con esta decisión, se impone el radicalismo al interior de este.

Jacques Maritain, filósofo de origen francés, enseña en su libro Cristianismo y Democracia, que “los enemigos del ideal democrático no se han desarmado nunca”, este pensamiento fue planteado en 1942 y actualmente en nuestro país parece vigente, al no querer permitir el que el próximo Jefe de Estado y de Gobierno tome posesión de su cargo, quien es electo legal y legítimamente.

Según Alan Knight, catedrático de la Universidad de Oxford, no se puede sugerir que el próximo gobierno panista se desplomará por las presiones sociales, esto por razones tanto históricas como geopolíticas, según dice, pues México es un caso diferente al del resto de los casos latinoamericanos.

La mayoría de los mexicanos votamos por la estabilidad de las instituciones, lo hayamos hecho por cualquier partido, pues los ciudadanos queremos la estabilidad social y política para mantener un buen lugar para vivir de las familias.

De seguir la oposición radical hacia Calderón y de no llevar por los cauces institucionales las demandas de todo actor político, quien perderá y resentirá con fuerza la inestabilidad será la ciudadanía en general: médicos, carpinteros, pequeños empresarios, agricultores, indígenas, jóvenes universitarios recién egresados, obreros, es decir, todos resentiremos la radicalidad política.

El mismo Alan Knight expresa que si la crisis actual continúa, hay peligro de cierta pérdida de confianza en la economía mexicana, lo que podría hacer disminuir el flujo de inversiones, traduciendo esto en perdida de nuestro poder adquisitivo. Aunque la opción calderonista no fuera la que muchos mexicanos deseaban, es claro que no se puede apostar a que fracase, pues esto sería traicionar el valor del respeto y atentar contra el bien común.

Un papel fundamental que tiene el ciudadano es el decidir sobre el rumbo que tendrá la sociedad, esto al momento de emitir el voto. Estará pues en los ciudadanos, el decidir apoyar al Partido que ha decidido manifestarse con ciertas formas o el apoyar al partido en turno en el gobierno. Es en las próximas elecciones intermedias para elección de Diputados Federales, en donde la ciudadanía debe hacer valer su decisión: ratificar el apoyo al Presidente, darle la oportunidad a quien ahora es tercera fuerza en el H. Congreso, o darle la razón al PRD.

Lo importante es permitir que los ciudadanos decidamos por la vía pacífica y electoral, el permitir llevar a cabo los ideales democráticos de respeto y pluralidad. Los mexicanos no queremos un país radicalizado y sin ánimo de diálogo y entendimiento.

Es de reconocerse la lucha de todos los actores políticos y sociales, cada uno tiene una cosmovisión distinta sobre la solución a los problemas sociales, pero todos debemos hacer uso de la razón para saber hasta donde se puede actuar de cierta manera, con límites, seamos políticos, intelectuales, padres de familia, hijos, empleados…

Luis Guadalupe León Méndez es Secretario de Acción Juvenil del Partido de Acción Nacional en Aguascalientes.