El Cafecito


Deja un comentario

De soledades y solterías, por La Freudiana

freudiana

Actualmente, existen gran cantidad de estereotipos acerca de las personas solteras, pues se espera que una vez llegada la adultez se dediquen a buscar pareja, casarse y tener familia, para así poder estar “completas”.

Aquellas personas que por elección o circunstancia no están en pareja, tienen que enfrentarse a cuestionamientos acerca de si están saliendo con alguien y, en caso de sí estarlo, pues para cuándo es la boda… ante lo cual los solteros quieren contestar “¿y para cuándo van ustedes a dejar de ser tan metiches?”. Con esto quiero decir que la sociedad es tan cambiante que hay muchas maneras de vivir la afectividad y la sexualidad y que, desgraciadamente, la afectividad y la sexualidad no se viven siempre como uno quiere, sino que se viven como uno puede.

¿Será la soltería una elección? Desde un punto de vista psicoanalítico esto no puede ser posible, ya que siempre vamos a estar en relación con un objeto de afecto, ya sea a través de la fantasía, el pensamiento, el sexo con alguien más o con uno mismo, las relaciones formales o informales, etcétera. Lo que ocurre con los solteros que dicen serlo por elección es que niegan o reniegan sus propios deseos de vincularse afectivamente con otras personas, ya que inconsciente o conscientemente estar en pareja los coloca en el terreno del dolor psíquico, pues su referente de pareja es alguien que puede causarles daño, o que de hecho les logró causar daño. Así, decidir entre comillas estar soltero o soltera es una manera de protegerse de los hombres y mujeres que “son todos y todas iguales”. Este tipo de solteros por lo regular buscarán satisfacer su sexualidad en relaciones de one night stand, y/o en relaciones tipo free, y también existe la posibilidad de que busquen sublimar su sexualidad estando en relación a un saber o a un quehacer, es decir, dedicarse exclusivamente al estudio o a las artes. Los solteros por circunstancia son aquellos que sí admiten el deseo de estar en pareja, pero que sus relaciones de pareja han fracasado. Se quejan de los hombres o mujeres que no quieren asumir compromisos afectivos, o bien, de que no hay hombres o mujeres para estar en pareja. Son los que más sufren porque aun cuando quisieran elegir, no tienen las opciones para hacerlo, lo cual lleva a la posibilidad de deprimirse, así como de comenzar a considerar la posibilidad de aceptar relaciones que no le hacen bien, solamente por el hecho de no estar solo o sola.

Al respecto, les cuento que alguien comentó en la fanpage La Freudiana que no hay peor situación que estar acompañado con alguien que te hace sentir solo. ¿Por qué la soledad pareciera ser insoportable?

Saber estar solos es algo que aprendemos desde la infancia, la soledad es la capacidad de sentirnos acompañados aun cuando no estemos al lado de alguien.

La terapia psicoanalítica ofrece la posibilidad de poder conocernos más y saber qué posición estamos jugando en torno a la soledad: ¿estamos siendo narcisistas?, ¿estamos defendiéndonos de una posible amenaza?, ¿hay un dolor que no hemos superado?

Dejo estas preguntas en el aire, así como la siguiente frase de Juan Antonio Bernad: “Te recuerdo, por si no habías reparado en ello, que hay tres estados imperfectos, la soltería, el matrimonio y todos los intermedios.”

LaFreudiana es psicóloga y psicoanalista en formación. 

Escritora y locutora de ocasión, da voz cada

semana a sus propios análisis acerca de diferentes temas en

El Diván de la Oveja Negra,

programa que se transmite los miércoles a las 5 pm MX por UC

Radio (Radio de la Universidad de la Comunicación)

http://ucradio.net/