El Cafecito


1 comentario

La ruleta: teoría y práctica, por José Luis Vargas Enríquez

No es pecado el haber jugado, pero sí

el no haberlo dejado a tiempo.

HORACIO

Si usted cree haber encontrado en la ruleta la forma de incrementar su riqueza, cuidado, su salud y su economía están en riesgo.

Veamos sus posibilidades. Si usted juega Melate con 15 pesitos, donde debe acertar 6 números de entre 51 en juego, sus posibilidades calcúlelas así: multiplique 51 x 50 x 49 x 48 x 47 x 46, y obtendrá más de 12 966’811 200 posibles resultados, y de esos, sólo uno está a su favor.  Si usted juega lotería con un “cachito” de 20 pesos, existen 50,000 números jugando, y usted tiene uno de ellos; si es el afortunado ganador, el premio lo dividirán en 20 partes… porque usted solo compró un “cachito”, no la serie completa.

En cambio, en la ruleta, sólo hay 22 números, del 1 al 20, 0, y 00; entonces sus opciones son 1 entre 22, y el premio no se divide…. ¡tentador verdad!

¿Piensa usted que la ruleta está arreglada? ¿Que por eso no gana usted? Despreocúpese, mecánicamente la ruleta está diseñada de forma equilibrada, no deberá tener ninguna irregularidad que favorezca solo ciertos números. Sería la ruina del Casino y el beneficio de quien descubriera sus irregularidades (empleados y familiares). Es como las llantas de un automóvil, se balancean para que no se presenten desgastes en una parte del piso de la llanta. La ventaja de la ruleta no está en el aparato mecánico ni en la experiencia del empleado que la hace girar,  está en la forma de pago al ganador. Aclaremos. Si usted apuesta una ficha en seco (a un solo número) y resulta ganador, el casino le pagará 19 fichas sobre la suya, fichas que recoge de los otros 21 números que no ganaron. Ahí ya existe un beneficio para el casino: pagar 19 y recoger 21;  21 – 19 = 2.  Dos casillas que son para el casino. Veámoslo con mayor precisión. Calculemos lo que en probabilidad se llama Esperanza Matemática o Valor Esperado del Jugador, que es simplemente la suma de todos los posibles resultados multiplicados por la probabilidad de esos resultados. Ejemplo: Si usted apuesta 100 pesos “en seco”, sus opciones son ganar o perder, la probabilidad de ganar es de 1 entre 22, la probabilidad de perder es 21 entre 22… ¿y el dinero?  Si usted gana, recogerá $2000 pesos, descuente su apuesta de $100 pesos, y obtendrá una ganancia de $1,900 pesos.  Si usted pierde, perderá $100 pesos (-100 para efectos de cálculo). Su esperanza matemática es entonces .09;  su valor esperado es negativo, es de –9 pesos… ¿Qué significa esto?  Habrá vueltas de la ruleta en que usted gane, y en la mayoría usted perderá… Entonces al final de su juego usted habrá perdido en promedio 9 pesos por vuelta que jugó. Así entonces la ruleta estará ganando 9 pesos de cada 100 por cada jugador por cada vuelta. Por lo tanto, esté usted seguro de que la ruleta no está arreglada, y podrá jugar con la seguridad de que no le hacen trampa.

Entonces, ¿qué hacer?

Primero, piense como jugador, no como apostador. Un jugador saca su dinero para obtener un rato de diversión, emoción o distracción, el jugador sabe que puede ganar o perder, y fija sus límites de posibles pérdidas; un apostador sueña en desbancar al casino, y ese sueño lo llevará  a la ruina.

Segundo, si usted apuesta “en seco” será más difícil ganar… mejor apueste en columna, o en mitades, o en cuartitos, o en colores o a chicos o grandes o a pares y nones.  Disfrutará más, aunque en caso de ganar, el premio será menor, vea  la tabla.

Si apuesta en:

Sus posibilidades son

Si gana recogerá:
Seco 1 en 22 20 fichas
Mitad 2 en 22 10 fichas
Cuartito 4 en 22 5 fichas
Columna 5 en 22 4 fichas
Color 10 en 22 2 fichas
Pares o nones 10 en 22 2 fichas
Chicos o grandes 10 en 22 2 fichas

Tercero, nunca apueste con el sistema Martingale, (doblar su apuesta cuando pierde para recuperarse), esto le puede llevar más rápido a la ruina en una racha perdedora. Además, el límite de la mesa no le permitiría apostar lo suficiente para “reponerse”

De preferencia fije unos números, o color o una columna, y apueste siempre a ellos: alguna vez saldrán. No “corretee” los números de la ruleta… mejor “plántese” en unos cuantos. Si va a apostar a números, escoja números vecinos en la ruleta.

¿Quiere desbancar a la ruleta? ¡Invíteme! Yo le digo cómo… ja, ja, ja.  No hay método para ganar: hay sistemas para apostar. Aquí le expongo el mío (aunque nunca me hice rico, gané para las chelas).

Apuéstele a los 22 números o a todos los colores, o a todas las columnas más el 0 y 00; la ruleta no tendrá otra opción que premiar alguna de sus apuestas, pero, ¡cuidado! Las apuestas no son iguales. Ejemplo: apueste $10 al rojo y $20 al negro. O apueste $20, $40, $80 y $160 a cada columna. En todos los casos, apueste una ficha o $50 por mitad al 0 y 00, la ruleta no tendrá escapatoria.

Para la siguiente vuelta, no retire las ganancias, mantenga o disminuya en aquellas que ha perdido, y deje intacta en la que ha ganado, incluido lo que le pagaron. En una racha de suerte (2 o 3 máximo) usted ganará más de lo que pierde (sistema Martingale inverso contra la ruleta). Si usted gana una racha dos o tres veces seguidas, pida fichas de “valor” y guarde algunas lejos de su vista y reinicie el sistema de apuesta.

No se preocupe por apostar en todas las vueltas, si se le pasa alguna, sus posibilidades no cambian.

Y la principal recomendación: no se angustie, disfrute y retírese a tiempo.

“Sabia virtud de conocer el tiempo…”

Renato Leduc

José Luis Vargas Enríquez es especialista en Ciencias Exactas y apóstol de Capablanca. luisve68@hotmail.com

Anuncios