El Cafecito


Deja un comentario

Poemas, por Guadalupe García Martínez

CEGUERA

I

Las manos entrelazadas

bardeado tu santuario.

Guardando férreas lágrimas

ocultándote de aquel…

¡Aquel que no te quiere ver!

Para él no existes;

para él y por él…

¡sólo existe él!

II

Seres invisibles,

seres despreciables.

A los que un loable

no se permite ver.

¿Quién le dio el título a él?

Aborrecible soberbia

llega vendando los ojos

al que permanecerá

en tinieblas..

ESFERAS

I

Hombres ingratos,

¿Qué somos?

Aves de paso…

Reptiles de tierra…

Atormentamos

con nuestra vida vacía

esta tierra

llena de

belleza natural.

II

Cotidianidad

nos conforma

con vernos bien.

Lucir como esferas

en el árbol

de la vida.

Vana…

hueca…

Así nuestra

conciencia.

VENTANAL

Miro sus rostros,

todos iguales…

Ojos vacíos,

ojos muertos,

sin alegría ni pasión,

ojos sin ilusión,

sin amor en la mirada.

Nadie sonríe,

nadie se mira,

nadie se habla.

Desconocidos…

tan iguales y

también diferentes.

Cada uno tan ocupado,

tan preocupado.

Lastima el alma…

Mis ojos rebosan lágrimas

de amargura,

lágrimas cruentas.

La soledad inunda mis poros,

ocupa mis espacios.

El dolor crece en el pecho,

rompe el alma

perfora la piel

traspasa el aire

a donde miro.

Sólo unos cuantos sonríen,

son ellos.

¡Los jóvenes, jóvenes!

Se impregnan entre sí,

y me embadurnan sólo un poco.

¡Para mí es bastante!

Inunden mi pecho de alegría

de amor y pasión,

de ilusión.

Que el alma deje de gemir.

Que yo deje de llorar.

AGLUTINADOS

Gente aglutinada,

lanzados unos hacia otros

queriendo llegar primero.

Circulan coches,

en la carrera

se pitan unos a otros,

quieren pasar primero.

Viven la vida salvaje

de la selva de concreto.

Hacia dónde huir

cuando la globalización te atrapa,

engañado, envuelto

en falsas suposiciones.

Sí, cada uno quiere superarse.

¿Superarse? ¿De qué?

Si lo que realmente vale

va quedando de lado.

Nosotros mismos.

La vida misma

vamos dejando.

PALABRA EN EL MUNDO

Sin la palabra

no te encuentro,

sin la palabra

me extravío.

Sin la palabra

no hay amor,

mucho menos pasión.

Sin la palabra

la paz es guerra,

todo es mutilación…

Pensamientos/familias/ y sociedades.

Sin la palabra el mundo sucumbe

en querellas y ambigüedades.

Sin la palabra…

Sin la palabra…

Con el lenguaje

todo cambia

de desunión a unión.

La palabra es la fuerza

de la razón

para un límpido corazón.

Guadalupe García Martínez, actriz y poeta.

Anuncios