El Cafecito


Deja un comentario

Lumbalú*, por Fabián Muñoz

SAMSUNG CAMERA PICTURES

I

 

A la larga, el negro

respira en la nocturna

humedad de su casa.

 

Todos lo miran,

el llanto se contiene,

 

su kuagro

murmura polvo,

respira las horas lentas.

 

El hombre mira los ojos de la muerte,

espera sin palabra alguna

cerrar los ojos del día.

 

Vuelve el negro

desnudo al monte más lejano,

donde los abuelos de sus padres

le sonríen,

ya lo esperan.

 

II

 

El gemido retumba los montes,

lloran,

la hermana,

el hijo,

tiembla el caserío,

llora su sillón, y su mesa de comer también llora,

se lamentan a gritos las ancianas

frente al negro,

su leko crispa

los árboles del pueblo,

no hay sombra

sino queja.

 

El negro está tendido

ya sin vida.

 

III

 

Cierran la puerta a las lágrimas,

al negro no le lloran más,

lo cambian de ropa

como quien va

a una fiesta,

en tanto, todos se agolpan

a mirarlo.

 

Tendido dentro,

lo custodian

cuatro velas.

 

Las ancianas beben

aguardiente,

beben,

cantan,

las ancianas recuerdan al verde negro muerto

en su canto palenquero,

cuentan su vida,

y al futuro que no tuvo,

le cantarán nueve noches

de tambor y ñeque.

 

Comienza al final de los días

la tamborera,

la gaita a veces,

 

en andas el negro desfila con el pueblo

por el caserío.

Las maríamulatas

aletean,

su parvada

enloquece.

 

Al frente,

quien lleva la cruz en alto

no mira atrás,

sabe

que ahí camina despacio

el alma del negro

en procesión.

 

Lo sembrarán hoy en la tierra.

 

IV

 

El tambor suena,

la Virgen del Carmen

custodia al negro,

y las ancianas cantan

entre velas y

listones morados.

 

Casi al amanecer

el difunto baja

por fin

al mundo de los muertos.

 

Lo dejan solo,

su casa es un nido

de cera derretida.

 

El alma del negro

cruza la puerta.

 

Estalla al fin el llanto.

 

Cartagena, Colombia. Abril de 2010.

 

 

 

* El lumbalú es un ritual funerario originario de San Basilio de Palenque, corregimiento del municipio del municipio de Mahates, en el departamento de Bolívar, Colombia, esto es en la Región del Caribe de ese país. En este ritual hay danzas, cantos, música y actuaciones. Su origen es al parecer de Ángola, llevada por los esclavos.

En el ritual con duración de nueve noches se honra la memoria del difunto. De acuerdo a la tradición, su alma regresa dos veces al día a su casa y es entonces cuando se reúnen ahí para ofrecerle el lumbalú.

 

 

Fabián Muñoz nació en Guanajuato el 2 de octubre de 1968. Es licenciado en Medios Masivos de Comunicación por la Universidad Autónoma de Aguascalientes.  Obtuvo la beca del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (FONCA) de Residencia Artística en Chile en el 2006 y por la misma instancia en Colombia el 2010.

En 2011 publicó el libro de poemas Cementerio General al obtener una beca de publicación por el CECA de Jalisco. Está en proceso de publicación por el Gobierno de Guanajuato su antología Rostro del mar. 60 poetas del Caribe Colombiano.

Anuncios