El Cafecito


Deja un comentario

Poemas para Ofelia, por Eliud Rocío Nájera

SAMSUNG CAMERA PICTURES

1

Me canso de nadar en esta mugre llamada esperanza. No me miras, no me tocas; la única señal de vida es que sigues ahí, en la pila de humanos que me son indiferentes.

2

En mis escritos es difícil que no me sangre la o, una vocal tan simple, tan oscura que, en vez de que me acuerde la palabra orgasmo, me remite al interior de su ombligo… un profundo vacío seguido de una prisión esférica.

3

Me pregunto si en el google que tiene doble oo como el inicio de tu nombre, puda encontrarte exactamente y sin escalas.

4

Es tanta mi necesidad de ti, que los pasos de una hormiga sobre mi piel me recuerdan tus caricias.

5

Y si te vas al infierno, te podré encontrar ahí . Podemos hacer llama juntas. Revolcarnos como dos gallinas rostizadas… ya, Ofelia, dime la verdad, te he quebrado una costilla en el último abrazo que te di.

6

Heme aquí, mi agridulce musa, compartiendo cama con un buen conocido. Y por más besos que doy, giro a la puerta trasera a buscar tus ojos. ¿Qué otros brazos tendré que lamer para encontrar un símil de tus pechos?

7

La hendidura permaneció cerrada por un siglo. De ella nacieron sapos, babosas y uno que otro alacrán… hasta gestarse el más mortífero pulpo con brazos venenosos que impedían el paso del hombre…

 Eliud Rocío Nájera nació en la ciudad de Aguascalientes, Ags. el 15 de junio de 1981. Cursó estudios de licenciatura en la carrera de Letras Hispánicas en la Universidad Autónoma de Aguascalientes pero por azares del destino y cercanía del estado concluyó sus estudios en la Universidad Autónoma de Zacatecas. Ha asistido a varios talleres de creación literaria como el que coordina Javier Acosta en el vecino estado. Actualmente se encarga de la custodia de los libros en la Sala de Lectura Desiderio Macías Silva en La Casa Terán, donde también dirige talleres tanto para adultos como para niños.