El Cafecito

Encuentro del tiempo. Un impasse de café, por Enrique Puente Gallangos

Deja un comentario

DSC05748

El impasse de El Cafecito, el impasse del lector, el impasse del colaborador, el impasse del editor, son momentos que no siempre merecen ser leídos como estancamientos, sino que la misma línea de tiempo de El Cafecito estaba hecha para tal acontecimiento, el impasse. Propongo encontrar algo, del orden del tiempo del sujeto, del sujeto que edita, escribe, lee, gobierna, educa, psicoanaliza.

El tiempo entendido como discurso simbólico que limita, organiza, clasifica; el tiempo de la historia, lo cronometrable y el orden de los momentos sucesivos y seriales. El impasse como aquello que no puede inscribirse en la línea del presente, pasado y futuro, Lo Real acaecido de Lo Simbólico y Lo Imaginario, del tiempo, del discurso, del orden del límite. El impasse como el instante, sincrónico, coincidencia, sorpresa; instante que rompe el límite diacrónico mismo del tiempo. Instante que, como dice Néstor Braunstein, “No es el retorno del pasado. Es mucho más, quizás algo que, común a la vez al pasado y al presente, es bastante más esencial que ellos dos”.

Encontrar en este tiempo, nos convoca a topar con aquello de Lo Real de El Cafecito que se encuentra en la médula de su estructura; por decir algo: ¿Por qué escribimos aquí? ¿Quién nos invitó, cómo fue? ¿Cuál era nuestro estado civil, continuamos así? ¿Quién vivía cuando fuimos convocados y ahora no está más? ¿Cuál era la situación político económica del país o es la misma? ¿Qué dejamos de hacer o las transformaciones en estos 11 años? Este encuentro nos devela lo sincrónico de un número significativo de signos, signos que forman parte de la cadena de significantes; pero también signos que fueron reprimidos y de los cueles es mejor dejarlos para el psicoanalista. El encuentro con “Doris”, como el encuentro de “Aleida” son parte de Lo Real que está ahí para ser simbolizado. Un significativo encuentro virtual, el primero y un familiar y significante encuentro, el segundo. Los dos son parte de estos signos que conforman la cadena de significantes que anudan amistad, familia, café, historia, psicoanálisis y derecho.

Al mismo tiempo estos dos encuentros son encuentros en deuda, en deuda de un apretón de manos, un abrazo, una mirada y la palabra. Deuda que se presentará como un deseo, como un acontecimiento por llegar.

De igual manera lo que está por llegar es el nuevo Cafecito, lo que está por llegar son los discursos que responderán a las preguntas provocadas por el impasse de El Cafecito. Está por llegar el encuentro con otros sujetos deseantes y faltantes que acompañaran esta línea del tiempo, de colaboradores, lectores, fotógrafos, poetas, de profesionales de las ciencias y no ciencias, de amigos. Pero sobre todo, queda latente en esta línea diacrónica del presente, pasado y futuro la llegada de un impasse, que provoque al tiempo mismo del sujeto.

Enrique Puente Gallangos es Licenciado en Derecho, Maestro en Derecho Constitucional, Maestro en Psicoanálisis, Especialista en Psicoanálisis para Niños y Adolecentes y Master en Psicoanálisis y Prácticas Socio-educativas en FLACSO Virtual Argentina. Estudia el Doctorado en Derecho en CIJUREP, en la Universidad Autónoma de Tlaxcala. Es además catedrático de la Facultad de Derecho de la Universidad Regional del Sureste y de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s