El Cafecito

La Constitución está obesa. Crónica de un infarto anunciado, por Enrique Puente Gallangos

1 comentario

SAMSUNG CAMERA PICTURES

Una clase media obesa no representa un exceso de comida, representa un vacío de autoridad y de legitimidad que angustia. Una Constitución obesa de reformas constitucionales, representa el vacío de autoridad y de legitimidad que angustia. Vacío de autoridad y legitimidad, el vacío no connota algo que está por venir sino algo que ya no está. La sociedad no está esperando autoridad, está demandando lo que se fue de la autoridad, su legitimidad.

Los juristas en sus discursos fracasarán y fracasarán al repetir el lenguaje de legalidad, al intentar explicar lo inexplicable. Lenguaje jurídico que al parecer solo ellos entienden. Sé bien que los juristas actúan a veces inconscientemente como apóstoles del poder y se dedican solo a repetir la palabra del señor, del señor del poder, del señor que creo las escrituras sagradas de derecho.

Pero a veces los juristas actúan conscientemente como perversos que sí saben, que saben lo que están diciendo y haciendo y se convierten en cómplices de la palabra del señor. El espíritu santo que permitió el milagro tiene nombre y apellido, su nombre “capitalismo” y su apellido Azcárraga, Slim, Guzmán, Gates, etc…

La clase media está obesa de los excesos que ofrece el capitalismo, excesos de goce. Goce de Gadgets desechables: Goce de celulares, ropa, alimentos chatarra, Sony PlayStation 4, viajes, bebidas, televisores, autos, etc…. Las clases sociales obesas, la menos que media y la más que media también están obesas ante el vacío de autoridad y legitimidad. La Constitución Política de este país no podría quedar atrás de obesidad. Las pasadas reformas Constitucionales, hasta la educativa, hicieron engordar físicamente, visualmente un centímetro de espesor, respecto a la Constitución 2012. Imagínense lo que será la Constitución para el 2014, cuando aún faltan las reformas: energética, política, fiscal, penal y la que sea necesaria para justificar el vacío de autoridad y legitimidad en el que vive este país.

Angustia que se incrementa con los usos y costumbres muy mexicanas, angustia que se incrementa con practicas capitalistas globales; muy españolas, muy norteamericanas, chinas, japonesas, etc…. Este vacío de autoridad y legitimidad provoca en lo social una búsqueda compulsiva de autoridad y legitimidad. Y el capitalista atento a esa falta, a esa demanda les ofrece su palabra mágica “La oferta”. Búsqueda compulsiva que se incrementa ante la demanda de autoridad y legitimidad y que las costumbres locales, regionales, nacionales y globales ofrecen una respuesta. Respuesta capturada por el señor, por el señor capitalista. Navidad,  halloween, el año nuevo son solo ejemplo de ese goce global, de ese exceso en el que cae irremediablemente la sociedad. El día de todos los santos y las santas, de los maestros, de las madres, día del teletón; son ejemplos de ese goce nacional y regional.

Las reformas constitucionales que están por venir, los goces globales, nacionales y regionales que están por venir; nos  indican el exceso por venir. La obesidad social, la obesidad constitucional, los excesos de goce, las practicas perversas del señor, del señor capitalista; se presentan como síntomas de la falta de autoridad y legitimidad. Síntomas que nos pueden estar anunciando un infarto, un infarto por venir. “No hay vicios más difíciles de erradicar que aquellos que popularmente se consideran como virtudes”, nos dice Edith Warthon. Si ahora el Presidente “light” y los legisladores y sus apóstoles resaltan las virtudes de estas prácticas reformatorias a la Constitución, nos están anunciando según que, estas virtudes se pueden convertir en el peor de los vicios en el que puede llagar a caer este país.

Enrique Puente Gallangos es Licenciado en Derecho, Maestro en Derecho Constitucional, Maestro en Psicoanálisis, Especialista en Psicoanálisis para Niños y Adolecentes y Master en Psicoanálisis y Prácticas Socio-educativas en FLACSO Virtual Argentina. Estudia el Doctorado en Derecho en CIJUREP, en la Universidad Autónoma de Tlaxcala. Es además catedrático de la Facultad de Derecho de la Universidad Regional del Sureste y de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca.

Anuncios

Un pensamiento en “La Constitución está obesa. Crónica de un infarto anunciado, por Enrique Puente Gallangos

  1. Radiografía de la sociedad de consumo y la debacle política en el país.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s