El Cafecito

La mujer maltratada, por Lot Gamboa

Deja un comentario

La mujer maltratada es un grupo minoritario que ha sido sistemáticamente discriminado, ignorado y explotado por la sociedad. Las Naciones Unidas definen la violencia contra la mujer como “todo acto de violencia basado en el género que tiene como resultado posible o real un daño físico, sexual o psicológico, incluidas las amenazas, la coerción o la privación arbitraria de la libertad, ya sea que ocurra en la vida pública o en la privada.”, existen muchos tipos de maltratos pero los que considera la ONU son los derivados de la violencia de pareja y la violencia sexual.

Históricamente la mujer ha estado subordinada al varón, “Al menos una de cada tres mujeres en el mundo ha padecido a lo largo de su vida un acto de violencia de género (maltrato, violación, abuso, acoso,…) Desde diversos organismos internacionales se ha resaltado que este tipo de violencia es la primera causa de muerte o invalidez para las mujeres entre 15 y 44 años”. (Osborne, R., Apuntes sobre la violencia de género, Ediciones Bellaterra, 2009)

Muchos de estos problemas de maltrato se derivan de la cultura de los pueblos, de las actitudes de la población en este caso no sólo de las personas que ejercen directamente el maltrato, sino de todos incluyendo las mujeres maltratadas que no denuncian.

Este grupo vulnerable se encuentra en un abandono socio-político, aunque se han hecho esfuerzos por ejemplo: Las Naciones Unidas  en 1993, ratificó la Declaración sobre la eliminación de la violencia contra la mujer,  y en 1999 aprobó declarar el 25 de noviembre Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.

Existe una percepción casi general  en los países latinoamericanos, sobre la identidad de las mujeres, desde los diferentes ámbitos en los que se desarrolla y a través de la historia, como niña, joven, adulta o vieja y los medios de comunicación influyen para la construcción y afirmación de esa identidad, que es general es de sumisión y subordinación al hombre, dedicada al espacio doméstico y con un género simbólico asignado socialmente, y se han instituido identidades tradicionales: de niña, con sus vestidos rosas y sus moños y cintas en el cabello. La joven preocupada por la moda y estar al día, cuidando una jerga que la televisión y las revistas que la han convertido en una grande consumidora, etc.

El techo de cristal más visible en el desarrollo de  cualquier mujer es sin duda en tener que esforzarse más que un hombre en la vida política y económica, y el pago de algunos costos  por ese deseo.

Considerando lo que explica Fernández (Fernández, P., Representaciones sociales y paradigmas, 2012) y haciendo un analogía con la mujer maltratada se puede decir que: La mujer maltratada  es un colectivo “colonizado” por una cultura dominante, los varones, que impone sus criterios y define las situaciones en este caso de poder, partiendo para ello de la premisa de que la mujer es  incapaz para auto-definirse y auto-regularse. Desde este punto de vista el modelo del varón  no hace otra cosa que perpetuar la jerarquía del varón más que la mujer, asignándole un papel secundario, incapaz de regular su destino, y que por lo tanto ha de ser privada de sus derechos.

Dilemas que se plantean en el desarrollo del modelo

Para el caso de las mujeres maltratadas el primer dilema de los descritos por Fernández, sería el resolver, cómo enlazar de manera provechosa la Deficiencia con la Discapacidad.  En este caso mejorar las relaciones entre hombres y mujeres para evitar la violencia, una educación en valores, tanto de autoestima para la mujer y de respeto a la mujer por parte del hombre.

“El segundo dilema es el de compatibilizar una visión universal de la discapacidad con la necesidad de diferenciar la especificidad de cada individuo, de forma que nos permita identificar sus necesidades diferenciales y satisfacerlas.”  En  el grupo vulnerable que presento es importante que la mujer maltratada conozca sus derechos

“El tercer dilema es el relacionado con la necesidad de clasificar y medir la discapacidad y al mismo tiempo eliminar el elemento de estigmatización y discriminación que toda clasificación, y por consiguiente etiquetado, tiende a producir.” Las sociedades en las que están inmersas deben de reforzar la percepción que se tiene sobre la mujer, y que los medios de información fomenten y promuevan un trato igualitario.

“El cuarto dilema es cómo conseguir aplicar un lenguaje neutro y positivo a la hora de definir y clasificar la discapacidad, y hacer esto compatible con la promoción de políticas dirigidas a garantizar los derechos y necesidades del colectivo, lo cual en gran medida exige la utilización de un lenguaje que, al describir las deficiencias y limitaciones, se carga de elementos negativos y por lo tanto susceptible de incorporar un componente peyorativo.”  El maltrato a una mujer también se da por el lenguaje,  el maltrato verbal también es violencia.  Todo el daño emocional que podemos hacer cuando usamos palabras duras, amenazas o calificativos de menosprecio hacia las mujeres.

Citando a Fernández y a manera de conclusión “la lucha contra muchas dinámicas de exclusión social requiere de una visión “macrosocial” de estas relaciones intergrupales así como intervenir para generar nuevas dinámicas, opuestas a las anteriormente expresadas (de tendencias y resistencias), orientadas a prevenir y contrarrestar las actitudes y estereotipos negativos y, a menudo, los prejuicios y formas de desvalorización y marginación “de los otros” (Fernández, P., Evolución histórica de los modelos científicos de discapacidad, extracto  de trabajos realizados conjuntamente por la UIPC y el IMSERSO, 2012).”

Creo que todavía estamos a tiempo de cambiar actitudes, no es demasiado tarde.

Lot Gamboa, es de Acaponeta Nayarit. Es profesora normalista, licenciada en Ciencias Sociales por la Normal Superior de Nayarit, y master en Estudios Humanísticos con especialidad en Literatura del ITESM. Actualmente estudia la Maestría en Ética para la Construcción Social de la Universidad de Deusto España. Imparte clases en preparatoria, profesional y maestría, así como diplomados y cursos de actualización profesional y empresarial en el ITESM.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s