El Cafecito

Tacto, por Pablo Cristin

Deja un comentario

Abrió los ojos. O eso creyó. Volvió a abrirlos. Estaban abiertos. Notó entonces dónde se encontraba. En realidad, no sabía dónde se encontraba. Era la oscuridad misma. Un negro increíble, como nunca antes había visto. Pudo notar que estaba sentado, apoyado sobre lo que parecía ser una pared. Le dolía la cabeza levemente, pero estaba bien, desorientado, pero bien. Pensó en decir algo, lo dudó un instante hasta que un “hola” salió de sus labios tímidamente. Había eco. Pensó entonces que estaba en una habitación cerrada. Subió agarrándose de la pared. Estaba cubierta con una sustancia algo resbalosa, y tenía una textura granulada algo desagradable. Al principio le costó incorporarse, confundido por la oscuridad, perdiendo a veces el equilibro. Notó que el piso era liso y que podía caminar. Lo hizo, siempre pegado a la resbalosa pared. Buscando algún interruptor para prender la luz, siguió caminando por la pared, y comenzó a sentir un olor extraño. Sus sentidos estaban totalmente alerta y agudizados, a causa de la falta de visión. Por un momento cerró los ojos y caminó de la misma forma. No había diferencia.

En su caminata, notó que la pared en un punto comenzaba a ser lisa, y aunque seguía esa extraña sustancia resbalosa y escurridiza, él decidió continuar. La pared parecía no terminar jamás, hasta que de repente, pisó un charco. Sintió el sonido de sus pies chapoteando en un líquido un poco menos viscoso que el de la pared. Se agachó para tocarlo con un poco de miedo, notó su espesor y pensó en probarlo, pero se arrepintió al instante. Tenía la boca seca y un leve mareo, pero no iba a probar esa sustancia. Comenzó entonces a despegarse de a poco de la pared para seguir ese líquido. Sentía el eco del chapotear de sus pies cuando pisaban, y casi resbala un par de veces, pero pudo pilotearlo. En un momento, realmente tropezó y cayó, pero no se había resbalado. Se tropezó con algo contundente. Se había golpeado la nariz contra el suelo, y sentía cómo la sangre salía por ella. Se la apretó con una mano y con la cabeza hacia arriba y comenzó a gritar. Sólo el eco respondía sus gritos una y otra vez. Nada parecía cambiar, por más fuerte que gritara y por más maldiciones que diga.

Se dio cuenta que todo estaba pasando realmente, que el dolor era real, que las sensaciones eran reales, como el dolor de cabeza que cada vez se hacía más intenso, mientras que la sangre de la nariz paraba de salir de a poco y se sentía mareado. Decidió entonces agacharse a examinar el objeto con el que se había tropezado. Era blando, completamente frío. Parecía de tela. Comenzó a tocar con sus manos una especie de tubo de tela blando. Lo recorrió con sus manos, podía apretarlo, estaba muy frío. Llegó a un punto en el que tenía una inflexión. Pudo doblarlo. Continuó más por el tubo, y se dio cuenta que llegaba a un punto donde se ensanchaba, continuó y notó que salía un tubo más ancho y algo irregular. Pudo apretarlo con todas sus fuerzas, sintió cómo se aplastaba, y notó que también era mucho más frío que el anterior. Continuó siguiendo unos cuantos centímetros hasta llegar a una esfera dura en la punta de ese tubo. La tocó con ambas manos, estaba muy fría. Notó entonces dos pequeños agujeros por donde le cabían los dedos, y en el medio, una protuberancia que salía unos centímetros hacia afuera. Pero lo que más lo aterró, cuando al fin se dio cuenta, fue el orificio más grande justo debajo de la protuberancia: blando y húmedo. Metió la mano dentro y le pareció sentir una especie de gelatina rugosa.

Comprendió entonces que estaba tocando una cabeza. Una horrible cabeza, conectada a un cuerpo totalmente inerte y frío. Empujó entonces la cabeza en un impulso y en la oscuridad saltó hacia atrás. Quedó en un charco de líquido viscoso que rodeaba al cuerpo. Comenzó a sofocarse, gritó hasta que ya no pudo. Sus pulmones no tenían más aire. Saltó y corrió cuanto pudo, pero todo era en vano. No encontraba una luz, ni una puerta. Todo era paredes que parecían encerrarlo cada vez más. Y así, derrotado, cayó al piso, ya sin aire, jadeando, sintiendo nuevamente el río de sangre que le brotaba de la nariz. Tenía frío. Quiso cerrar los ojos. Los tenía cerrados. Los abrió. O eso creyó.

 

Pablo Cristin (Alias Pablix Pebablds) es Licenciado en Diseño Gráfico Multimedial y Desarrollador Web, de Ituzaingó, Buenos Aires, Argentina. Nació en Abril de 1987 y actualmente escribe en el blog Parado En El Abismo (http://www.paradoenelabismo.com.ar), que cuenta con pequeñas publicaciones que son distribuidas en forma gratuita en la vía pública, mezclándose con el paisaje urbano para que la gente las encuentre de forma inesperada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s