El Cafecito

El otro que aparece II, por Enrique Puente Gallangos

Deja un comentario

El lado indecible tiene que ser expuesto, tiene que ser develado, delatado, desnudado, y sobre todo traicionado. Como una traición a sí mismo ese otro yo que aparece como síntoma en mi cuerpo, en lo que callo, en lo que digo mal, en lo que olvido ¿pero cómo hacerlo?

Pensemos en aquel sujeto vestido de militar, que actúa como militar, que obedece como militar y como tal recibe órdenes de un superior jerárquico, un gran Otro. Un gran Otro que por adelantado delimitara el campo del deseo al militar, un gran Otro que ordena y espera se cumpla la orden. La orden o la Ley está ya en el lenguaje y espera ser dicha, el sujeto vestido de militar sólo espera escucharla para después ir a cumplirla. La orden es ¡no dejar a nadie con vida! La orden es dicha y el sujeto vestido de militar se dirige a cumplirla. Salen de noche el camino será largo y se espera que de madrugada se llegue al lugar donde tienen que ser cumplida la orden. Minutos antes son puestos en alerta y el sujeto vestido de militar está ansioso de cumplir la orden, segundos después el escenario es iluminado por un millar de pequeñas luces que salen de sus armas de cargo golpes secos y otros sin rebote iluminan la escena, efectivamente la orden se está cumpliendo, los minutos pasan y la excitación crece y en la mente del sujeto vestido de militar no hay otra cosa que la orden del Otro ¡no dejar a nadie con vida! El día asoma su luz la representación a terminado, la luz del día devela la escena, delata, desnuda el hecho. Efectivamente la orden se ha cumplido, el sujeto vestido de militar puede ver materializada la orden, pero al mismo tiempo puede ver algo familiar en la escena, algo familiar en los rostros sin vida, en la sangre, en el patio, en la casa, en los pasillos, en la cocina, en las recámaras, en el baño. La luz se opaca, el síntoma está en el cuerpo del sujeto vestido de militar, lo indecible aparece.

Un día mi padre me dijo: la sangre llama; como siempre, el decir del padre no era algo que me agradara, pero en ese momento el sujeto vestido de militar pudo ver algo familiar en la sangre que estaba en el piso, el cuerpo que estaba enzima era el de su padre, el de su madre y los de sus hermanos. Como otro el otro yo aparece, aparece traicionado en mi cuerpo, en lo que callo, lo que olvido, lo indecible ha hecho acto de presencia, esta desnudado. Una sonrisa de incredulidad aparece en el sujeto vestido de militar, suelta su arma de cargo siente que las piernas no lo sostienen, los brazos ya no quieren moverse, esta por caerse y perderse, lo Real de la escena es insoportable.

Al instante una Otra voz firme y enérgica le dice al sujeto vestido de militar la orden se ha cumplido felicidades, las palabras pegan en el sujeto, como palabras constructoras, palabras que hacen que el sujeto vestido de militar no caiga, no se pierda, que los brazos se muevan, que las piernas lo sostengan, palabras de un gran Otro que le recuerdan que es un sujeto vestido de militar, que no es más hijo de ese padre caído, de esa madre, que no es más hermano de aquellos con los que jugaba cuando era niño, ese otro yo que fue expuesto y puesto del lado indecible al decible se ha muerto se ha reprimido, ese otro traidor del padre, de la madre, de los hermanos ya no será más un traidor, ahora es un converso, se ha convertido en un sujeto del deseo del Otro.

Como toda causa tendrá su efecto, como toda traición tendrá su conversión, eso que no es decible al ser expuesto y traicionado es insoportable, como tal eso que es insoportable tiene que ser converso, simbolizado.

El otro que aparece I

Enrique Puente Gallangos es Licenciado en Derecho, Maestro en Derecho Constitucional, Maestro en Psicoanálisis, Especialista en Psicoanálisis para Niños y Adolecentes y Master en Psicoanálisis y Prácticas Socio-educativas en FLACSO Virtual Argentina. Estudia el Doctorado en Derecho en CIJUREP, en la Universidad Autónoma de Tlaxcala. Es además catedrático de la Facultad de Derecho de la Universidad Regional del Sureste y de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s