El Cafecito

Comentario cafetero, por León Phelipe Ramírez Gómez

1 comentario


El texto que hoy presento a su consideración es el resultado de una feliz coincidencia: Navegando por las redes sociales encontré a mi amiga Arlette Luévano quien, conociendo mi afición a escribir de cuando en cuando algunas líneas, me invitó a participar en su revista electrónica “El Cafecito”. Resuelto a no dejar pasar esta oportunidad que me ofrece mi estimada Arlette he decidido colaborar con denuedo en este espacio, mi aportación transitará por el tema que personalmente me apasiona: el tomar un buen café.

En efecto. Me encanta tomar un buen café americano, leer un periódico y platicar con mi esposa que, con su buena compañía, alegra mejores tardes.

Empezaremos con uno de mis sitios predilectos: “Café Gramlich”.

El lugar

El “Café Gramlich” está ubicado en la ciudad de Querétaro en la calle de Madero número 85, Centro histórico. Ocupa la modernizada planta baja de un viejo edificio que, cruzando la calle de Guerrero, linda con la delegación Centro Histórico del mismo municipio. Tiene una capacidad aproximada para unas treinta y cinco personas acomodadas en pequeñas mesas con sillas de madera. Cuenta con servicio de Internet.

El servicio

El servicio es bueno y, si tienes la suerte –mala o buena según se quiera ver– de que te conozca la señora Elu, francamente personalizado. El resto del personal no cruzará más palabras contigo fuera de “¿qué se le ofrece?” o “¿algo más?”.

 

El café

Este café expende su propio producto y cuenta con su marca. Presume ser café de altura chiapaneco ya regular o bien, descafeinado, que se vende en presentaciones de hasta un kilo, entero o molido.

Toda buena cafetería se reconoce por la calidad del americano que es justamente el que me gusta paladear. El café Gramlich es ligeramente ácido, sin ser en absoluto molesto; un cuerpo regular tendiente a robusto. Su sabor perdura en la boca varios minutos después del último sorbo lo que genera una sensación de bienestar por un buen rato más. Como en toda cafetería pueden saborearse capuchinos y frapuchinos de tamaño regular, así como tizanas y té chai.

 

Adicionales

Cuenta con venta de postres y platillos tales como baguettes, chapatas y desayunos frugales. De estos últimos destacan los chilaquiles rojos. En promedio, con $100.00 por persona puedes tomar tu café, alguna bebida extra y tu comida.

En conclusión, el “Café Gramlich” es una de mis opciones favoritas que es imposible pasar por alto. Hasta pronto.

 

León Phelipe Ramírez Gómez es candidato a Doctor en Derecho por el Instituto de Investigaciones Jurídicas de la Universidad Nacional Autónoma de México; abogado postulante y miembro de la Barra Queretana, Colegio de Abogados, A.C.

Anuncios

Un pensamiento en “Comentario cafetero, por León Phelipe Ramírez Gómez

  1. me gusto mucho, espero haya más aportaciones de querétaro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s