El Cafecito

Microcuentos insólitos: El fotógrafo, por Luis Buero

1 comentario

Jonas volvía de Italia hacia Buenos Aires y el avión hizo una escala en África. En el aeropuerto notó que unos indígenas vendían vasijas y artesanías en general, para los turistas. Pero entre ellos,  una anciana con aspecto de cacique ofrecía rollos de fotos. A Jonas, fotógrafo profesional de un diario argentino, le llamó la atención esto y adquirió uno. Nunca se había acostumbrado del todo a las cámaras digitales y seguía fotografiando con rollo. Por otro lado, se preguntaba quién lo había fabricado, porque la caja no mencionaba ninguna de las marcas conocidas.

Días después, ya caminando por el porteño barrio de Almagro, Jonas al caminar por Medrano,  vio cómo dos niños cruzaban imprudentemente la calle, sin mirar hacia el tránsito y con el semáforo en verde para los automovilistas. Jonas les gritó, pero no lo oyeron, e instintivamente alzó su cámara y fotografió el instante en el que los chicos eran atropellados por un camión. Sólo tomó una foto.

Los pequeños habían muerto en el acto. Unos minutos después, un policía le solicitó la cámara, él le ofreció revelarlas en su casa pues muchos de los negativos eran material encargado por el diario, y solo había tomado una foto del accidente. Como en la seccional lo conocían, se lo permitieron.

Ya en su laboratorio personal, en su casa, Jonas reveló el rollo comprado en Africa y  notó algo sorprendente. Las otras fotos, las anteriores, las que había logrado para su trabajo,  se habían borrado y solo se habían impreso en todos los cuadros, en todos los negativos, las imágenes de los niños jugando, luego siendo arrollados, y después cayendo a un costado de la acera. Como si él las hubiera filmado con una cámara de cine.

No entendía nada, hasta que alguien golpeó la puerta de su casa. Una mujer, desesperada, vino a pedirle ayuda. Le contó que una clarividente le había informado que solo Jonas podía ayudarla a salvar a sus hijos, y le informó cómo.

Jonas, nunca supo por qué, pero cumplió el procedimiento. Con un “cañón” proyectó las fotos del accidente bien ampliadas en la pared de su cuarto. Bebió un té, una infusión preparada con yuyos que le había enviado la clarividente. Luego, no me pregunten cómo, fue hacia las fotos y “entró en la imagen”, se metió en esa calle en el instante en que los chicos jugaban y los empujó hacia la vereda, para que ningún camión los atropellara. Pero un auto lo hizo volar en mil pedazos.

En ese instante sonó el timbre en otra casa. Una mujer abrió, emocionada, dos niños pequeños corrieron a abrazarla.

Luis Buero es guionista, periodista y psicólogo social. Colabora para El Cafecito desde Argentina. Visita su sitio: http://www.luisbuero.com.ar

Anuncios

Un pensamiento en “Microcuentos insólitos: El fotógrafo, por Luis Buero

  1. Pingback: 7332 México, El Cafecíto, junio de 2011 « Octavio Islas [octavio.islas@proyectointernet.org]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s