El Cafecito

¿Tú sabes qué es el Estado o crees saber qué es?, por Magali de la Soledad Villalpando Delgado

4 comentarios

i445

Normalmente en nuestra sociedad escuchamos muchas denominaciones o pláticas de la ciudadanía acerca del Estado, sin embargo, generalmente nadie sabe el sentido exacto de la palabra, sus fines, funciones, atribuciones y sus principales cometidos. En este presente escrito se busca, ser el conducto por el cual las personas identifiquen estas principales características.

 

Remontándonos al sentido histórico del término Estado, en su forma literal, se introduce a través de El Príncipe, un libro escrito por Nicolás Maquiavelo, reconocido como el fundador de la Ciencia Política Moderna; en dicha obra se exponen las características políticas de un monarca, así como la organización que se debe implementar para mantener el poder, respetando la soberanía nacional, independientemente del régimen gubernamental que se tenga.

 

Con el movimiento que se generó en el siglo XVIII, los libres pensadores dejaron a un lado el Estado coercitivo para dotar de facultades al Estado moderno, introduciendo la administración, dotando de servicios a los individuos integrantes de la colectividad social y así lograr la satisfacción de las necesidades de los ciudadanos, aplicando la práctica gubernamental a través del rubro administrativo.

 

En la actualidad, el Estado es una figura político-jurídica en donde las organizaciones están delegadas por un conjunto de normas facultadas y reguladas por una Constitución Política con un territorio delimitado, para ejercer las potestades anteriormente descritas.

 

Las funciones sirven para dividir o delegar el poder en tres órganos principales como son: el Poder Ejecutivo encargado de la toma de decisiones más importantes, aplicando la ley en casos delimitados, el Poder Legislativo facultado para la creación de las leyes y finalmente el Poder Judicial que sirve como órgano regulador entre el primer y segundo poder, cuidando los casos inconstitucionales que se puedan dar versus ley.

 

Siempre existe el ciudadano que menciona que el Estado no existe porque no lo ve, y tiene en parte razón, pues el Estado no existe en forma tangible, lo que hace existente al Estado, es su constitución dada por tres elementos: Pueblo, Poder y Territorio, sin alguno no se le podría reconocer como Estado.

 

Preexiste un debate en la ciudadanía sobre el Estado y el Gobierno, es importante discernir la diferencia: el Estado es una expresión abstracta mediante el marco jurídico, ejerce su potestad en las instituciones permanentes vs el Gobierno se va renovando de acuerdo a las distintas administraciones que se vayan generando a lo largo del tiempo. Explicado en otras palabras, el Estado es un pacto o acuerdo establecido con el objetivo de formar una comunidad civilizada y el Gobierno es la expresión del Estado edificado en instituciones.

 

De manera sintetizada, mencionaré los fines, funciones, atribuciones y cometidos del Estado, para obtener mayor comprensión del mismo:

 

Los fines del Estado son el objetivo por el cual el Estado existe, sirve para mantener a las diversas organizaciones unificadas y beneficiar a las mayorías en la toma de decisiones, para mejorar  la convivencia en general de las colectividades.

 

Las funciones sirven para dividir o delegar el poder en tres órganos principales como son: el Poder Ejecutivo encargado de la toma de decisiones más importantes aplicando la ley en casos delimitados, el Poder Legislativo facultado para la creación de las leyes y finalmente, el Poder Judicial que sirve como órgano regulador entre el primer y segundo poder, cuidando los casos inconstitucionales que se puedan dar versus ley.

 

Las atribuciones se refieren a los derechos y obligaciones que la ley suscribe a los tres órganos de gobierno, es decir, nos habla de las acciones que puede realizar cada órgano delimitando sus facultades, como también sus responsabilidades.

 

Finalmente, los cometidos del estado ya es la materia donde los distintos órganos a través de sus funciones, se le atribuye la tarea que se le confirió, dividiéndose en policía, fomento y servicios.

 

Como ya se describió el Estado es una entidad abstracta, con un fin determinado que es la unificación de las masas dotado de funciones, atribuciones y cometidos para lograr el beneficio y satisfacción de la comunidad, a breves rasgos, esto es el Estado.

 

Estoy segura que ahora sí me podrá responder mi pregunta con base sólida, ¿tú sabes qué es el Estado o crees saber?

 

 

 

 

 

Magali de la Soledad Villalpando, basada en el aprendizaje cotidiano de las mínimas a las máximas circunstancias, de todo cuando existe ya sean personas, cosas o la naturaleza… impulsada por cada instante, amante de la vida y vagabunda por condición.

Anuncios

4 pensamientos en “¿Tú sabes qué es el Estado o crees saber qué es?, por Magali de la Soledad Villalpando Delgado

  1. Hola Magali, invitado por tus comentarios donde afirmas que tienes la capacidad y disposición para aprender de las experiencias y las personas, me permito contribuir contigo con un modesto párrafo a estas reflexiones que tan lúcidamente nos comaprtes sobre el estado.

    La reconfiguración del Estado

    El estado, como ente abstracto, es constantemente definido por lo que el esquema de un control centralizado sobre un territorio determinado, forma en que se le pensó, ya es cuestionado por varios autores que proponen la exploración de otros “márgenes”. (Vaena Das y Deborah Poole. 2008) Dado que el poder, la forma en que el estado puede ser imaginado es inestable, este puede ser mejor percibido en tanto que uno se aleja del “centro”, es decir, aquellas periferias o territorios en los cuales el estado aún puede penetrar. Los étnicamente extranjeros, los culturalmente excluidos, extraños y ahora desconectados, en los antiguos términos, no están dentro de los márgenes dado que no aparecen en el contrato. Sub alteridad, pluralidad económica, cultural, legal, que tienden a la resistencia hacia el estado como territorios donde el estado no ha logrado “instaurar el orden”. El término latín statu, estado, ha tenido y tiene una gran variedad se sentidos políticos y efectivamente en la época de Maquiavelo se refería al prestigio de los soberanos o príncipes que gobernaban sobre sus “ciudades estados”. Al parecer los humanistas republicanos fueron los que originaron la noción moderna de una autoridad soberana que regula los asuntos públicos, visto de esta manera el estado es una identidad con vida propia.
    Algunos escritos críticos provenientes de la antropología, principalmente, anteponen la palabra fetiche para sugerir que ele estado dado su carácter abstracto es meramente una construcción ideológica, por lo que su demanda solidez y poder es totalmente vacía.
    Un estudio encargado por la School of American Research, encargó a distintos antropólogos que se encontraban en áreas recientemente afectadas por reformas políticas y económicas que reflexionaran si estas reformas habían producido un debilitamiento o achicamiento de las formas de regulación y pertenencia que supuestamente constituyen el estado moderno. La estrategia analítica descriptiva fue cobrar distancia de la consolidada imagen del estado como forma administrativa de organización política racionalizada que tiende a debilitarse o desarticularse a lo largo de sus márgenes territoriales y sociales. Se consideró el punto de partida ideal repensar críticamente el estado desde sus márgenes: una antropología para repensar los márgenes en términos de centro y periferia, lo público y lo privado, lo legal y lo ilegal.
    Algunos resultados: la idea de margen o periferia es donde están contenidas que se consideran insuficientemente socializadas en los marcos de la ley. Entonces el estado trata de re convertirlas por medio de la pedagogía o ejerciendo la fuerza.
    Un segundo enfoque de margen gira en torno a los temas de legibilidad o ilegibilidad. La mayor parte del estado moderno está constituida a través de prácticas escritas.
    Un tercer enfoque se concentra en el margen como el espacio entre los cuerpos, la ley y la disciplina. A este enfoque algunos antropólogos le llaman biopoder y han utilizado esta noción “para rastrear las formas en que el poder extiende sus tentáculos por las ramas capilares de lo social”…” El sitio privilegiado de este proceso ha sido el creciente poder de la medicina para definir lo “normal”. El tema como la polìtica se vuelve el domino en el que la “vida” es cuestionada. Recordemos lo que sucede con las “epidemias” H1N1, dengue, etc. Que el estado milagrosamente controla las vacunas y aìsla contagiados.
    Bueno, tambièn tenemos trabajos recientes que ayudan a comprender “los contextos en los cuales la guerra y otras formas de violencia colectiva son experimentadas como estados de crisis o de excepción. Agamben (1998)

    • Una disculpa Carlos por no haber contestado. Después de algunos días y meses. Estoy de acuerdo contigo, creo que aunque esta subalternidad tan imperante en el siglo XXI, estos movimientos de oposición que siempre han existido pero en este tiempo a sido más marcada su resistencia, la mayor parte del tiempo por el arraigado capitalismo se van uniendo, poco a poco, al centro. Las periferias sirven para enriquecer al centro en donde se aviva el Estado, sin estas periferias el centro no seguiría sus circulos o ciclos como se quiera llamar, las personas de izquierda terminan enriqueciendo los planes de la derecha. Un complemento que paradógicamente se considera opuesto, sin embargo, el sistema para sobrevivir muestra una necesidad reciproca.

  2. Este artículo debería de entregarse a un sector de la clase gobernante que no termina de entender que el Estado, como ese conjunto de instituciones, cargos y leyes, tiene que prevalecer entre los monopolios trasnacionales que compiten y muchas veces lo obligan a doblegarse ante sus intereses opuestos al interés público.

    • Respondiendo a tu inquietud Edgar, siempre la política se ha situado por encima de cualquier materia, aunque exista la controversia entre los juristas, esto se ha quedado en el paso. La prevalecencia del sectora económico ha dejado en segundo termino a la política para formar relaciones económicas por medio de la globalización y ciertos monopolios, en este caso, Estados Unidos y La Unión Europea.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s