El Cafecito

Violencia extrema, el reverso de la paz del Estado mexicano, por Enrique Puente Gallangos

1 comentario

i414

Detengamos un momento la señal televisiva, la red de internet, el tiraje de revistas y la impresión de los diarios nacionales y locales, todo aquello que en un momento es fuente de información de los ciudadanos mexicanos. Una vez hecho esto, pensemos un instante sobre la violencia que vive el país, violencia extrema para ser más claros, violencia social e institucionalizada y hagamos la siguiente pregunta: ¿cuál es la lectura que tendremos que dar a esta violencia extrema? Un primer enfoque es que el Presidente de México está en guerra contra la delincuencia organizada y una guerra genera violencia. Un segundo planteamiento es que dicha violencia sea necesaria para garantizar la paz social. Ahora preguntémonos: ¿Qué es lo que genero esta guerra? Esta guerra la originó la caída de las instituciones, el desprestigio del Estado mexicano, la falta de autoridad del gobierno de México, lo que nuestro Presidente niega dos veces luego entonces lo afirma, el Estado Fallido, Estado Caído. Esta debacle institucional no es de hoy como todos sabemos, esta derrota del Estado se ha venido generando desde 1917 y que desde ahí la violencia se mantuvo controlada por la autoridad del Estado Mexicano por un acto violento revolucionario que controlo el poder social, económico, político dentro y para el Estado. Eso ya es bastante violencia cuando se reprimieron todas las expectativas sociales que pregonaba el movimiento revolucionario. Posteriormente al trascurrir sexenios y más sexenios nos absorbió la globalización económica y nos vemos en la necesidad como Estado, de ceder no sé si todo el poder a la los grandes capitales que en un momento dado controlan al Estado Mexicano. Si el recuperar o perder los Poderes ya citados del Estado no genera violencia, pues ahí la respuesta. El Estado mexicano perdió toda fuerza de autoridad y la perdió porque para tener esta fuerza tienen que ganarse a la sociedad para que la sociedad cumpla con la ley y se someta a ella. En un Estado con tanta impunidad y descrédito institucional (jueces, legisladores, Presidentes) la gente no obedecerá la ley. Es por ello que decir que esta violencia extrema sea para garantizar la paz es falso. Primero, esta violencia es producto de la caída del Estado mexicano, una caída lastimosamente lenta que está generando más violencia y no está buscando garantizar la paz; ése es el doble discurso del actual gobierno. Lo que no pueden leer estos gobiernos es que esta violencia es la antesala al gran movimiento violento (probamente un revolución) que vendrá a terminar con el Estado actual y que dará vida a un nuevo Estado Mexicano.

i415

Recordemos solamente las dos guerras mundiales fueron precedidas de actos violentos y que llegado el momento legitimaron la intervención de las grandes potencias en Europa. Hoy Europa acaba de elegir a sus nuevos miembros del Parlamento Europeo. Después de terminada la Segunda Guerra Mundial vino una reconstrucción Europea que les ha llevado más de 40 años, cuidando en todo momento que ese pacto social no sea violento sino consensado por todos los interesados en la Unión Europea. Los derechos humanos son la vía para lograr lentamente esta Unión y este pacto social que los está llevando a la construcción de un nuevo Estado Europeo.

Tal vez inconscientemente esta violencia nos esté llevando lentamente primero, a la desaparición del Estado mexicano por un último acto de violencia y segundo, a la posibilidad última de crear un nuevo modelo de Estado, una nueva estructura política, económica, educativa, jurídica y social que permita la participación social en esta construcción y con la cual nos identifiquemos y permita que la sociedad al identificarse con el modelo que ella misma creo, cumpla con la ley, cumpla con el mandato de las autoridades y termine con la violencia. Verdaderamente garantice la paz. Pero como lo dije anteriormente estamos en una lenta agonía. ¡Espero no estar soñando despierto!

Enrique Puente Gallangos es Licenciado en Derecho, Maestro en Derecho Constitucional, Maestro en Psicoanálisis, Especialista en Psicoanálisis para Niños; actualmente estudia la Especialidad en Psicoanálisis y Prácticas Socio-educativas en la FLACSO Virtual Argentina; es además catedrático de la Facultad de Derecho de la Universidad Regional del Sureste y de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca.

Anuncios

Un pensamiento en “Violencia extrema, el reverso de la paz del Estado mexicano, por Enrique Puente Gallangos

  1. Pingback: 3213 México, El Cafecito, V Aniversario, Dorismilda Flores « Octavio Islas. Director de Proyecto Internet-Tecnológico de Monterrey, Campus Estado de México [octavio.islas@proyectointernet.org]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s