El Cafecito

Un manual de principios y un par de poemas, por José Luis Justes Amador

Deja un comentario

Si una novela debe derrotar a la realidad, reinventándola para sustituirla por una ficción tan persuasiva como ella, ¿no era indispensable conocer previamente la realidad para derrotarla?

Javier Cercas

i401

Abrió el libro. “My love for you shall live forever. You, however, did not.” Pensó en su caso y reescribió mentalmente la dedicatoria.

+

El argentino ciego era muy claro en su admonición. Hay “un solo momento: el momento en el que el hombre sabe para siempre quién es”. Soy una mierda, pensó. Después pensó en pegarse un tiro, pero hasta para eso era una mierda.

+

“El propósito de las páginas que siguen consiste en dotar de una cierta dignidad a ese fracaso”. Como casi toda mi, poca, sabiduría, la frase anterior es una cita. Citas son lo único que me queda.

+

Some girls are bigger than others. Ella era treinta seis D y bastante inteligente; entraba perfectamente en la canción de los Smiths, un grupo que a él no le gustaba especialmente.

+

Una serie de televisión en la que había que encontrar al asesino en un grupo de gente que se apareaba disfrazados todos de animalitos, con botargas gigantes. Lo de menos era el asesino. Lo que realmente me importaba aquel día mientras miraba la televisión era porque hacer el amor vestidos así.

+

Es fácil identificarse con el perdedor porque siempre hay más. Esa es la verdadera razón por la que admiré siempre a mi padre. Había logrado ser un perdedor toda su vida empeñándose en lo contrario y destacaba de todos los demás. El primer libro que me compré con el dinero que le había sacado del bolsillo fue El Gran gatsby.

+

Juan se fijo en la leyenda del espejo retrovisor. Los objetos están más cerca de lo que aparentan. Se sorprendió a sí mismo vigilando el bamboleante culo de la enfermera, probablemente recién salida de la facultad, que se dirigía al accidente que él mismo había provocado y en el que morirían cuatro personas.

+

METRÓNOMO X

te odio : de verdad : todo lo que soy te odia:

el modo este con que tomo la pluma te odia:

te odian, sí, hasta estos diminutos capilares

con el mismo odio que las llaves y el llavero:

mis ancestros y mi aorta también : el negro

que son mis pulmones propone que te odie:

y es cuando le digo a los otros “buenos días”

usando la poca educación que te aprendiera

que lo que dicen mis palabras es “te odio”:

tanto que cuando sin poder evitarlo te pienso

pienso en cada una de tus células para poder

odiarte infinitesimalmente y un día más : Julie Sheehan

+

METRÓNOMO XIII

errata : donde dije “te odio” quería escribir “ojalá

entendieras”: donde quise decir “con toda el alma”

sólo pude enumerar ese cuerpo que ya no conozco:

donde todos leyeron la puerta de entrada a la casa

tuve miedo de que supieran lo poco que ya queda:

forever and a day que ahora traduzco de otro modo:

el poco tiempo que queda y un día más de regalo:

donde escribí “infinitesimalmente” decía “el espacio

vacío que hay entre los astros y el aún no hollado”:

donde dije y escribí y donde quise decir no haya nada

que no haya dicho o escrito o querido decir : salvo

donde dije “te odio” escribí mis cartas de cumpleaños:

José Luis Justes Amador es escritor y traductor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s