El Cafecito

Derecho y justicia, por Enrique Puente Gallangos

2 comentarios

¿Qué es el derecho? ¿Qué es la justicia? Son preguntas que los sujetos en sociedad se hacen consciente e inconscientemente desde hace muchos años. Las respuestas varias que la filosofía, la argumentación, la teoría, la doctrina, la ciencia jurídica en general nos han dado, sólo han confundido al sujeto en sociedad ya que cada una de ellas desde su perspectiva explica desde su propio lenguaje y en una misma idea lo que es el derecho y la justicia.

Tratando de ordenar las ideas diremos que existen tres grandes escenarios desde donde podremos explicar estas figuras que no son términos eminentemente jurídicos. El primero de ellos es el ius-naturalismo, teoría del derecho que se basa en argumentos morales como el que Dios nos da las reglas del juego y es el mismo Dios quien nos dará la justicia divina. En segundo lugar tenemos al ius-positivismo, donde se trata de argumentar que el derecho no deriva de una divinidad, sino de órganos razonablemente constituidos para ello: las leyes las hace el órgano legislativo, las ejecuta el órgano ejecutivo y la justicia la da el órgano judicial; estos órganos encuentran su facultad en una constitución o estructura política, económica y social que, por medio de un acto constituyente, una mayoría determinara el tipo de Estado que se quiere para un tipo determinado de sociedad. En tercer lugar las teorías modernas varias como el feminismo, el ecologismo, los derechos humanos, los derechos de los grupos étnicos, la sociología jurídica, la psicología jurídica, el garantismo, intentan explicar el derecho en relación a su propia necesidad, la diferencia con el positivismo la encontramos en que las teorías modernas dejan al juez la última palabra interpretativa de la justicia, pasando por encima de la interpretación legislativa y la facultad ejecutiva.

Como podemos ver, la responsabilidad de la justicia en México y la mayoría de los países que cuentan con una constitución se encuentra en los jueces, en los Tribunales, en la Suprema Corte de Justicia. Ahora bien, el derecho podemos definirlo como la actividad coactiva del Estado a través de normas jurídicas que buscan mantener un orden social, político y económico. Como podemos ver el derecho no tiene como finalidad la justicia sino mantener un orden a través de coacción de la ley, esto es que, en caso de que no te sometas a la ley, tendrás que ir a los Tribunales para que resuelvan tu controversia y es ahí donde un juez te dice si eres responsable o no de cumplir la ley y si eres o no merecedor de la pena. La justicia, en cambio, la podemos definir como un deseo que tienen los sujetos en sociedad de que sean reconocidos como iguales frente al derecho y que éste no abuse de su facultad coactiva. Para explicarles mejor a nuestros lectores, el actuar del derecho no tiene pensado ni por un ratito la justicia, sino sólo limitar la conducta del sujeto a un hacer o no hacer y buscar el orden, el control social y, para lograrlo, tiene a los jueces y a los Tribunales. La justicia, como la democracia, como el amor, son deseos que tiene el sujeto en sociedad y, en la medida que sea reprimido por el control social y este sujeto se someta a él, tendrá justicia; por lo tanto, el reprimir y el someterse es algo que no es propio del sujeto en sociedad, ¿cómo someterse a un conjunto de mandatos, a un conjunto de leyes?, ¿quien dijo que yo tengo que obedecer esas leyes?

En el mundo podemos ver a los diferentes grupos sociales mayoritarios o minoritarios exigir justicia frente al gran Otro que es el Estado que los gobierna y en muchos casos el Estado que ¡NO! los gobierna. ¡Justicia!, ¡justicia!, frente a las bombas que caen sobre mi hogar. ¡Justicia!, por la muerte de mis hijos por parte de las guerrillas. ¡Justicia!, frente al despido de trabajadores. ¡Justicia!, frente a Tribunales que no pueden legitimar elecciones. ¡Justicia!, frente a la tala inmoderada de árboles y la muerte de animales en peligro de extinción. ¡Justicia! Una llamada sorda del sujeto en sociedad que no encontrara respuesta y, en caso de acudir a un juez o a un Tribunal, hay muchos factores como la corrupción, que impedirán se cumpla nuestro deseo de justicia. Jueces y tribunales que día con día inclinan la balanza de la justicia a quienes tiene la razón, pero no la razón jurídica, sino la razón del dinero, de la impunidad, de la coacción.

Tal vez encontremos una respuesta que nos permita como grupo social entender estos conceptos: primero, el derecho no da, no tiene el don, el derecho limita; segundo, la justicia no la dan los jueces porque no tienen el don, ellos la imponen; la justicia tal vez habría de buscarla en otro lado, tal vez en un sujeto historiador como Dios, Buda, Jehová que nos permita pedir, que nos permita buscar, que nos permita ¡creer!, aunque no encontremos lo que buscamos: la justicia, claro está. O tal vez buscar el un objeto perturbador, como las drogas, el alcohol, la comida, el ayuno, las guerras, la política, los videojuegos, ¡imaginar!, aunque no encontremos lo que buscamos: la justicia, claro está. Y finalmente, no buscar en estos sujetos y en estos objetos una respuesta a nuestra pregunta, sino buscar a través de un lenguaje significativo cuál es la posición del sujeto de la sociedad frente al fenómeno del derecho y la justicia y preguntarnos un poco sobre quién soy yo, qué es lo que deseo, para qué estoy en este mundo y, ¿por qué no?, que el lenguaje del otro del inconsciente nos diga “sométete al control social y reprime tus deseos”.

Enrique Puente Gallangos es Licenciado en Derecho, Maestro en Derecho Constitucional, Maestro en Psicoanálisis, Especialista en Psicoanálisis para Niños; actualmente estudia la Especialidad en Psicoanálisis y Prácticas Socio-educativas en la FLACSO Virtual Argentina; es además catedrático de la Facultad de Derecho de la Universidad Regional del Sureste y de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca.

Anuncios

2 pensamientos en “Derecho y justicia, por Enrique Puente Gallangos

  1. He seguido de cerca al cafecito, por el hecho de que independientemente de que aprendo de su criterio, tuve un gran amigo en la Universidad de Derecho en Jalapa de la generación 1990-1994 con el mismo nombre y apellido, tambien del estado de Oaxaca; si es usted le dejo mi correo a ver si me puede escribir a mi correo y lograr contacto.

    martindominguez71@hotmail.com

  2. excelente articulo,me aclaro muchas dudas acerca de lo que es justicia y derecho y los que los une y los que los separa!!!!!!!!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s