El Cafecito

Carta de un maldito, por Rocío Salas Arreola

2 comentarios

Hace mucho que no asisto a la sala cinematográfica. Mi estado mental y físico me impiden moverme de mi casa y desde hace un par de meses mi asistente esta a mi cuidado, entiéndase solo se limita a traerme la correspondencia, películas, revistas y periódicos; por lo demás yo me encargo.

Humphrey por lo regular se sienta por un largo tiempo junto a la ventana a leer, después me comenta lo patético que estuvo cierto festival o bien que pésima esta la película del momento.

— ¡Todo es un asco! — se limita a decir.

Días posteriores se había marchado a España y yo me quede en casa analizando varias películas para el programa, cuando sonó el teléfono.

— Bueno.

— ¿?

— Sí, soy yo.

— ¿Cómo estás? Soy de la revista Cinecito, lo que pasa es que estoy buscando a Humphrey, queremos entrevistarlo con relación a sus declaraciones en cuanto a los desplegados que ha hecho circular en los diarios nacionales, en revistas culturales, por internet, hay cientos de sitios que hablan de su postura. Por cierto, ¿Qué opinas?

No supe que contestar. ¿Desplegados? ¿Postura? Sabía que él era hijo de un importante político de antaño y también sabía que nunca le intereso la política y por consecuencia se adentró al cine, a pesar de que seguía siendo un mantenido de su padre.

— Lo siento él no se encuentra por el momento, disculpa mi ignorancia, pero, ¿de qué se tratan las declaraciones de Humphrey?

— ¿Cómo no sabes? Deberías ser la primera en estar enterada — se quedó por un momento en silencio.

— Bueno.

— Disculpa, estaba buscando su carta, te la envió por fax — acto seguido tenía en la mano el susodicho papel.

— Espero para que me contestes.

Septiembre 2008

Eso que llamamos cine mexicano…

Provengo de una familia pos revolucionaria, mi padre ofreció sus servicios mucho tiempo a un régimen “autoritario”, “neoliberal”, cuna de todas las calamidades de este país tercermundista.

No estudie fuera del país, toda mi educación fue en escuelas de gobierno, porque mi progenitor creía que se debía dar el ejemplo a la clase trabajadora, que sus escuelas eran de primer nivel.

Tuve dos oficios, el de militar y el de cinéfilo, este último fue al cual me incliné. Mi padre no objetó; al contrario, me felicitó porque a él le encantaba el cine, decía que conoció al indio Fernández y se juntaban para matar cristianos…

Mi nombre se lo debo a los, padre y madre, a los cuales les fascinaba ese actor de cine negro.

Se ha comentado mucho acerca de las debilidades del cine mexicano. Sin embargo nadie de los que están involucrados dentro del cine hasta ahorita ha hecho algo que cambie el rumbo de manera definitiva, desde el gobierno pasando por la academia e instancias de cine y por consecuencia sus agremiados.

Por ejemplo los intentos de Gael García Bernal que hace su muestra de cine itinerante, es un puntito que pone para apoyar, pero creo que siendo tantas las personas que están involucradas en el cine nacional, pues no estaríamos para esos puntitos que están de ambulantes por el país.

Hoy en día el cine nacional es una puta que cobra muy caro cada cogida, cada rollo de película, si es que tienen la blasfemia de utilizar 35mm, es una enfermedad incurable, cada uno de sus pseudo productores, pseudo actores, pseudo guionistas, tienen el estandarte de la mediocridad, “provengo de la televisión pero ya hago películas”.

Las pocas producciones… cuatro, que existen de buen cine nacional, no se ven y no se conocerán, el cine mexicano es el que habla de problemas de mexicanos y no de pseudo burgueses venidos a menos, el cine mexicano es el que tiene dinero mexicano aunque sea la mitad de la inversión, el cine mexicano es el producido aquí.

Odio a los que declaran que el cine hay que hacerlo sin importar si es mexicano o no, con tal de que se cuente una historia.

Todo lo anterior es el resultado de mi flojera ya de ver “cine producido en el país”, con ínfulas de ser gringo.

Hago un atento llamado a Gibson, Spielberg o algún director famoso extranjero para que venga a dirigir lo que para ellos es este país, tal vez encuentren el punto neurálgico de esto llamado cine mexicano.

Como dice Felipe Cazals: “el cine mexicano actual vale para pura madre”.

Humphrey

— ¿Y bien?

— No es nada del otro mundo lo que dijo, es más que cierto, me parece que todos están haciendo un escándalo siendo que no van hacer nada por remediarlo.

— Lo sé, pero sabes perfectamente que a muchos no les gustó eso de ofrecer al cine nacional a los extranjeros, tú sabes cómo está ahorita la situación.

— No son las declaraciones, son quien las hace, tú sabes el peso que tienen sus críticas, además deberían estar preocupados por checar lo que hicieron la Unión Europea y los países del Mercosur que están fortaleciendo sus cinematografías al firmar próximamente un acuerdo de cooperación en diciembre, localiza a Piwowarski, para que la entrevistes y veas de lo que trata.

— Ya lo hice, es perfecto, están haciendo un bloque para hacerle frente al cine hollywoodense, están invirtiendo mucho dinero para la preservación del patrimonio audiovisual, capacitación y creación de salas digitales, eso sólo es el principio.

Por un rato seguí charlando con el editor del Cinecito, supe de inmediato el por qué del desplegado de Humphrey.

Él estaba en San Sebastián, donde se dio a conocer la alianza de la UE y Mercosur, horas después de que me enterara me llamó por teléfono y me comentó lo acontecido en el Festival de San Sebastián y su profunda indignación al ver que México se está quedando atrás en su quehacer cinematográfico.

Rocío Salas Arreola es pintora, cinéfila y gestora cultural.

Anuncios

2 pensamientos en “Carta de un maldito, por Rocío Salas Arreola

  1. Me gusto mucho el artículo que ha publicado. soy estudiante de cine, y para ser sincero ignoraba estas alianzas que se están dando en el mundo.
    Pues es un ejemplo de lo que debe hacer México, unirse con los semejantes, con los pequeños para confrontar al gigante y no sólo se trata del cine, creo que esto entra dentro de todos los ambitos del país.

    • asi es desafortunadamente, el cine nacional esta en una division muy fuerte, nadie hace por hacer un frente comun para que el cine producido aqui y de todos los temas se vea en pantallas de nuestro pais.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s