El Cafecito

Apología de Teodosio Lares, el jurista maldito de Aguascalientes, por Javier Arturo Haro Oteo

2 comentarios

A raíz del trabajo publicado por el Poder Judicial del Estado, cuya autoría pertenece al Dr. Jesús Antonio de la Torre Rangel, en el cual se intenta de una manera seria rescatar del fango la figura de uno de los hombres más interesantes que ha tenido el Derecho Mexicano, el aguascalentense Teodosio Lares, resulta pues importante, llevar a cabo algunas precisiones, las cuales, aclaro, son meras opiniones personales.

Según el trabajo del maestro de la Torre, Lares nace en la Comunidad de Asientos, en 1806; inicia la labor de abogado en 1827; es claro sin embargo, que pertenece a una familia acomodada, resulta lógico, si tomamos en cuenta que el jurista de Asientos proviene de una comunidad y realiza estudios de Jurisprudencia, lo cual en esos años sólo era posible si se pertenecía a un grupo pudiente; he aquí el primer punto de partida para definirlo más adelante. El segundo se centra en que vive de cerca la Guerra de Independencia, se acostumbra a ver muertos por doquier y conoce de las leyendas de abusos que cuentan los Españoles de los Insurgentes, toda vez que su círculo social debió comprender a personas favorecidas por el estado de cosas que la corona hispana implanta en el territorio.

Como jurista se desarrolla en la Administración de Justicia y posteriormente en la Administración Pública; en la primera aprende conceptos básicos, sin duda empieza a estudiar tesis novedosas y es posible que empiece a desarrollar las ideas a las que dará vida mas tarde; la Ley para el arreglo de lo contencioso administrativo y el Código de Comercio, son las obras que más harán destacar a Lares.

En la Administración de Justicia se ubica del lado de los conservadores, se puede pensar que es promonárquico, y sobre todo, es un celoso del orden. Respecto de su aportación al Derecho Administrativo, diremos que se le critica mucho el hecho de convertir a la autoridad administrativa en juez y parte, dado que será un tribunal emanado del Poder Ejecutivo el que revisará al propio Poder Ejecutivo; esto no es absurdo para Lares, más aún, basándose en la tesis del equilibrio de poderes, manifiesta que si dicho tribunal perteneciera al Poder Judicial, el equilibrio se rompería, dado que el Judicial, revisaría, modificaría y ordenaría al Ejecutivo; esta tesis desde luego ha sido rebasada hoy en día, pero no por ello resultaba ilógica en sus tiempos.

Respecto del Código de Comercio, diremos que Lares buscaba un código que protegiera al comerciante, pero en el cual la rapiña no existiera, es decir, permitir al comerciante desarrollar sus actividades, pero regulándolas para que no existan abusos, esto resultaba complicado, y sin embargo, era necesario, como lo demostrará la historia del país y del mundo entero desde siempre que nos aventuramos a sumergirnos en sus páginas — como ejemplo citaremos la actual crisis, derivada de la salvaje especulación, la cual fue posible al no existir la menor regulación, creyendo en la estúpida idea de que el mercado se autorregula —.

Ahora bien, si buscamos el por qué se le maldice, habrá que decir que eso ocurre debido a que el Himno de Aguascalientes es creado por un liberal, enemigo del conservadurismo al cual Lares se sumó, ahora bien, se puede entender e incluso dejar sin mayor justificación las maneras y las actuaciones de los conservadores, sin embargo, hay que ser claro en algo los conservadores actuaron así, principalmente porque el país estaba en seria crisis de gobernabilidad, y eso, es tan justificable, como el hecho de haber firmado los Tratados McLane-Ocampo por parte de los liberales, el problema es que los firmantes, ganaron, los imperialistas perdieron, y como el que escribió el himno es de los ganadores, no puede perdonar al perdedor.

Alguien maldito es el que lleva sobre su espalda una maldición, o en su defecto, es muy mala persona, de ésas que le hacen daño a los demás. Con los trabajos jurídicos de Lares, no se hizo daño alguno a nadie, lo que se consiguió fue, por un lado evitar las arbitrariedades de parte del Ejecutivo sobre los ciudadanos, antes incluso que el propio juicio de amparo, por el otro se reguló la actividad comercial evitado desde luego que se abusara de las actividades propias del comercio; ahora bien, en esa temática de ideas, podemos decir que en todo caso, las leyes que sí hicieron serio daño, fueron entre otras, la de desamortización de bienes, la cual despojó a las comunidades indígenas de sus propiedades; aunado a esto, sentó las bases de los latifundios y de las grandes haciendas del Porfiriato, con las consecuencias que ya conocemos; a esto habrá que agregar, que para Lares era inmoral la acumulación y especulación de la Tierra… la historia es una excelente maestra, pero nosotros no sabemos entenderle.

Lares no fue un maldito, fue un hombre que se paró de un lado de la banqueta cuando los hechos históricos lo obligaron a tomar partido, dada su formación personal lo hizo en el lado que creía correcto, el cual perdió la batalla final, hoy día existen muchos estados que llevan el nombre de algún importante hombre de la Reforma sin embargo, hoy a juicio de Historia, debemos decir que ni los conservadores fueron tan malos, ni los liberales tan buenos, sólo fueron hombres que defendieron proyectos en los que creían, lamentablemente, la historia la escriben los que ganan, y entre ellos, las cosas son blancas o negras, pero esto es falso, ni Dios es tan bueno, ni el Diablo tan malo, Lares no solo debe ser reivindicado como el jurista mas importante de Aguascalientes y uno de los mas importantes del país, incluso al nivel de Ignacio L. Vallarta o Mariano Otero, se debe modificar el Himno del Estado, y más aún, en vez de pedir a la Patria que nunca le dé su perdón, habría que pedirle a Teodosio Lares, que nos perdone a nosotros, por no haber hecho nada en estos años para reivindicar su figura, hay que sacarlo del Himno del Estado, pero también habrá que ubicarlo entre nuestros Hombres Ilustres, al lado del propio Jesús Terán, aunque representen proyectos diferentes, pues en Oaxaca, Juárez comparte su sitio con Porfirio Díaz; hombres, no dioses; hombres, no demonios.

 


Javier Arturo Haro Oteo es Egresado de la Carrera de Derecho por la Universidad Autónoma de Aguascalientes, se dedica al litigio y, ocasionalmente, a las letras.


Anuncios

2 pensamientos en “Apología de Teodosio Lares, el jurista maldito de Aguascalientes, por Javier Arturo Haro Oteo

  1. Pingback: Himno del Estado de Aguascalientes, México | Vive Aguascalientes

  2. Pingback: Tweets that mention Apología de Teodosio Lares, el jurista maldito de Aguascalientes, por Javier Arturo Haro Oteo « El Cafecito -- Topsy.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s