El Cafecito

El retorno de la pejefobia, por Enrique Puente Gallangos

1 comentario

Hola, amigos de El Cafecito; en esta ocasión regreso con nuevos bríos sobre  el tema de la pejefobia, miedo al discurso de Andrés Manuel López Obrador.

Primero, el origen de la fobia es siempre algo que tienen que ver con la culpa, una culpa que viene del otro; lo planteo así. Las pasadas elecciones presidenciales del 2006 nos demostraron la arbitrariedad e impunidad del poder de los medios, de los empresarios y la complicidad de las instituciones electorales entre otras,  al mismo tiempo que su incompetencia, lo cual jurídicamente arrojo un Presidente electo. Es aquí donde esta el origen de la culpa; el gobierno Federal actual que no es más que un usufructuario del poder, siendo legal, adolece de algo muy importante que es la legitimidad. ¿Cómo se lee esto? La legitimidad no es algo objetivo que lo encontremos en alguna ley, sino es algo que tiene que ver con la subjetividad, con la subjetividad de la democracia, es por ello que la legitimidad es el “reconocimiento del otro” de una mayoría; conjuntando líneas la democracia “es el usufructo del poder reconocido por una mayoría”. Como podemos ver el actual gobierno legal, no fue reconocido por la mayoría de los ciudadanos mexicanos que participaron en la pasada elección presidencial, por lo tanto adolece de la legitimidad.

Los ciudadanos que participamos en la pasada elección y que peyorativamente el analista Carlos Acosta Córdoba de la revista Proceso, en su artículo “AMLO, reflectores gratis”, nos llama “esa parte de la población”, que “somos la mayoría” de los ciudadanos mexicanos que participamos y no decidimos por la alternativa del actual gobierno, somos en un momento dado, los que podremos reconocer en un proceso realmente democrático el gobierno que queremos y de esta forma darle  anhelada legitimidad. Esto no es más que una mezcla de discursos, el jurídico, el doctrinario, el filosófico, el político, el de la costumbre, etc.  Mezcla fóbica hecha por  la perversidad de los medios, el gobierno y la “politiquería”, los culpables de la falta de legitimidad, por ello hablo de culpa; con la cual  hacen una sopa que nos sirven a los ciudadanos en diarios, revistas, medios televisivos, radiofónicos etc., sopa que confunde e indigesta a los ciudadanos que estamos en medio de un discurso de puro prestigio. Sin legitimidad, queridos lectores, el gobierno no puede gobernar y, si lo hace, corre el riesgo de caer en una dictadura.

Ahora quiero regresarme a este discurso de prestigio democrático, que AMLO en su discurso se diga “Presidente Legítimo de México”, y lo repito, en su discurso, es algo que no le debería quitar el sueño a nadie, y digo a nadie; pero cuando este discurso mueve de su lugar al gobierno, grupos de poder y medios de comunicación, es por algo, y ese algo es la culpa, su culpa. Culpa que está con sus tentáculos, tocándoles las espaldas diciéndoles una y otra vez “tú eres culpable”; ellos se resisten a la culpa y niegan su responsabilidad, la reprimen; entonces  buscan un culpable, un otro culpable de lo que hice, donde pueda depositar mis miedos y mi culpa. Para ello crean la fobia, fobia para escaparme y depositar mis miedos en el otro, AMLO, el peligro, el loco, el descalificador, el obsesivo, desproticador, el bocón, el enfermizo, el sediento de poder. Lo interesante de esto es que siguen levantando al muerto, AMLO sigue apareciendo en el discurso político, pero a cuenta del otro, de la culpa del otro, de su culpa que es insoportable, no los deja dormir,  que hasta en sus sueños aparece señalándoles su culpabilidad. Este síntoma social no tiene que ser leído como una simple lucha de caprichos y prestigio, el síntoma generalmente hay que darle un sentido, un sentido que nos dé luz, luz no la final del camino, sino al principio del camino para ya no cometer los mismos errores. Pero eso no es todo, este síntoma, no es más que la antesala a otros síntomas que están ahí esperando ser enfocados por los medios, pero que ya están causando un malestar.

Enrique Puente Gallangos es Licenciado en Derecho, Maestro en Derecho Constitucional, Maestro en Psicoanálisis, Especialista en Psicoanálisis para Niños; actualmente estudia la Especialidad en Psicoanálisis y Prácticas Socio-educativas en la FLACSO Virtual Argentina; es además catedrático de la Facultad de Derecho de la Universidad Regional del Sureste y de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca.

Anuncios

Un pensamiento en “El retorno de la pejefobia, por Enrique Puente Gallangos

  1. EXCELENTE PUNTO DE VISTA, SEGUIMOS TOMANDO ATOLE CON EL DEDO, Y LO PEOR ES QUE NI SIQUIERA LO PEDIMOS, PERO HABER HASTA CUANDO, DICEN QUE EL VALIENTE MUERE HASTA QUE EL COBARDE QUIERE, CONSIDERO QUE ES TIEMPO DE CAMBIOS Y EN ESTE MUNDO GLOBALIZADA LA ÚNICA CONSTANTE ES EL CAMBIO, AQUEL QUE NO ESTA DISPUESTO A EXPERIMENTAR LOS CAMBIOS, SIMPLEMENTE ESTA DESTINADO A QUEDARSE(MORIR)
    RECORDEMOS QUE ESTA ERA ES LA DEL CONOCIMIENTO. LA PREPARACIÓN NOS DARÁ LA VICTORIA.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s