El Cafecito

Ya me tocó, por Carolina Aguilar Muñiz

Deja un comentario

He de confesar que no soy una persona con un alto nivel adquisitivo, mi familia nunca lo fue, cuando mi papá (abogado) vivía se negaba rotundamente a tener un ingreso económico alto, más bien nos conformábamos con ir saliendo de apuros y, parafraseando a Sor Juana, poner bellezas en  nuestro entendimiento y no nuestro entendimiento en las bellezas.

Además que era el pretexto para una de mis muy socorridas bromas, siempre decía que era mejer no tener dinero así evitaríamos chantajes y secuestros, sin tarjeta de crédito ni cuentas ostentosas en el banco que pudieran robarnos, al menos me sentía segura.

Fiel a mi forma de vida nunca tuve la necesidad de tener un celular hasta hace pocos años, cuando a fuerza de no poder controlar mis salidas mi madre pensó que eso era la versión moderna de los antiguos grilletes y mi hermana asumió que no había más cartas de amor escritas en papel, sino mensajes vía celular que podían llegarle al novio a altas horas de la noche. Nunca he dado mi número a desconocidos, nunca he entrado a concursos por internet ni he revelado contraseñas de cuentas bancarias (que ni las tengo) ni números confidenciales, así que las posibilidades de chantaje y extorsión estaban más alejadas de mí, además mi calidad de estudiante y luego desempleada pues reducían la tentación de que alguien me quitara el poco dinero que podía tener, pero parece que la inseguridad (producto de una gran brecha económica en un país como el nuestro, donde las riquezas están en manos de pocos y las pérdidas, la injusticia y demás males le pertenecen a la mayoría de la población) por fin tocó a las puertas a las puertas de mi “segura” casa.

El viernes pasado recibí una llamada de un número desconocido,  por el registro me di cuenta que venía de la Ciudad de México, de todas maneras decidí no contestar y después recibí un mensaje a mi celular que más o menos decía “Boletazo, comuníquese a Sec. De Gobernación con el Lic. Oscar Curiel Mora, al 0456622022588. Ya que eres GANADOR DE UN JETTA 2008, 100,000 M/N Y UN TEL. CEL.” , no dudé ni un instante de que se trataba de una extorsión así que les contesté que la Secretaría de Gobernación no hacía rifas y que eso se los creyera su puta madre (ay, mi feminismo se nubla y mi vocabulario patriarcal sale a relucir cuando algo me enoja, perdón, no puedo evitarlo, qué culpa tiene la pobre señora que de seguro también ha sido víctima de sus hijos), total, que me comuniqué a la policía ministerial reportando el número, la policía me aseguró que iba a investigar.

Eso ya no es mi responsabilidad, pero lo que más me sacó de onda fue la actitud de mi hermana que temerosa decía que era mejor no hacer caso y no reportar el número, pregunté por qué y ayer obtuve la respuesta, hace más de seis meses mi hermana fue extorsionada alguien habló a su celular durante una semana para pedirle trece mil pesos si no quería que mi madre y yo fuéramos secuestradas, con lágrimas en los ojos y demasiado temerosa mi hermana me confesó que durante siete días un hombre de una voz ronca le hablaba para decirle, en un tono muy alto y con “puras vigas” que sabía donde estábamos; me contó que un día el tipo le habló y le dijo que mi mamá estaba en cierto lugar y yo en otro; en ese entonces yo salía con alguien, ellos sabían quién era, todo coincidía. Endeudándose, pidiendo prestado y muerta de pánico,  mi hermana pagó la cantidad que le pedían, le dieron el número de una cuenta, la sucursal donde debía depositar y la hora en que debía acudir al banco, sin dudarlo se presentó y se formó en la fila, llegó a la ventanilla y atrás de ella el mismo tipo le dijo que no volteara que destruyera el comprobante y el papel donde había anotado la información que le dieron para el depósito, la amenazó para que no dijera nada porque nos tenían vigiladas.

Basta con decir que durante más de seis meses (por lo que me contó calculo que fue alrededor de mayo o junio) estuvo sin decir una palabra a nadie, ni a su galán ni a mi mamá o a mí, sobre la extorsión, hasta ahora que recibí el mensaje por el supuesto premio.

Ayer me lo dijo y desde entonces no he dejado de pensar que durante mucho tiempo estuvimos vigiladas, no se me quita de la cabeza que es alguien que nos conoce bien, que sabe sobre nuestra situación y que se aprovechó de eso. Se me pone la piel de gallina pensando que puede ser algún conocido, no sé, pero me cuestiona y me preocupa porque no somos las únicas, también le sucedió a mi amiga Vicky (hace ya un par de años), a mi vecina de enfrente y hace pocos meses (otra gran coincidencia) al papá de Gerardo.

Pienso que mi teléfono está intervenido o que alguien tuvo acceso a nuestras conversaciones por Messenger, pero sé que puedo pensar muchas cosas y que otras dudas vendrán a mi cabeza, lo único certero es que alguien vulneró el espacio donde me sentía segura. No juzgo a mi hermana por su manera de actuar y por no denunciar, a lo mejor yo hubiera hecho lo mismo, los tipos estos saben atemorizar,  con su tono de voz amenazador y sus palabras cimbraron a mi hermana y la angustiaron, además se sintió responsable por cualquier cosa que nos pudiera pasar, pero siento tristeza por todos los meses en los que no dijo nada y que estuvo atemorizada.

Creo que ya obtuvieron lo que quería, no volverán. Aunque el mejor lugar para decirlo era con la policía, siento que este puede ser un buen foro para denunciar y advertir a los lectores que no estamos exentos de este tipo de situaciones, que en un país como este ni viviendo de una manera modesta te escapas de este tipo de delitos, también me cuestiona y sé que no es casualidad este tipo de delincuencia, que es también responsabilidad nuestra por no exigir un cambio de dirección, un cambio de sistema en una sociedad donde estamos creando chantajes, extorsiones, violencia emocional, física producto de un pauperismo que degrada a todas los habitantes de este desgastado país.

Carolina Aguilar Muñiz es licenciada en Comunicación Medios Masivos por la Universidad Autónoma de Aguascalientes, se preocupa por asuntos sociales.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s