El Cafecito

Los desubicados de siempre, por Luis Buero

Deja un comentario

Hubo un tiempo en el que las palabras “respeto”, “caballerosidad”, “cortesía”, “consideración por el otro”, trazaban un diseño de las relaciones entre las personas, demarcaban espacios, nos protegían de posibles exabruptos y  situaciones incómodas. Hoy la filosofía del “hago la mía y la paso bien” se ha colado hasta en tus círculos más cercanos, y ante ciertos comportamientos salvajes, los que apostamos al viejo ceremonial, o somos tímidos,  nos quedamos sin libreto.

Uno de estos malos ratos en situaciones rutinarias y cotidianas, es común que nos toque sufrirlo el día en que nuestra Eva nos blanquea como novio ante su núcleo íntimo. Es ahí cuando el desprevenido Adán quizás descubra que su Lady Di se ha criado rodeada por algunos descendientes de Tarzán, y del mono relojero en celo.

Si eso te ocurre es que te has topado, sin anestesia, con los desubicados de siempre, esos tipos más absurdos que payaso en velorio, y absolutamente impunes. Su delito es el descaro agravado por el vínculo.

Me refiero a ciertos especimenes que pertenecen al mundo masculino que rodea a tu mujer: primos segundos, amigos varones, tíos lejanos, compañeros de trabajo, esos que le mandan e-mails pornográficos, o que en una reunión familiar, después del tercer vaso de cerveza, inesperadamente le dicen a ella chistes obscenos, la sacan a bailar delante de vos como si fueras un poste,  y la revolean por el aire, apoyando la mano donde no deben, (o acercándola sin tocar del todo), generando fricciones entre la pareja, cuando los dos vuelven a casa y él exclama: “¡Cómo se lo permitiste!”.

Y bueno, sonaste hermano. Porque los desubicados de siempre son desvergonzados y atrevidos, pero tu Eva los ve como alegres, divertidos, y chiquilines,  aunque ya sufran los efectos de la andropausia. Nunca están de novio, y generalmente se muestran expertos en ritmos caribeños como el cha cha cha y la salsa cubana, lo que les da pie a exhibirse ante los machos presentes, que como espectadores resignados asisten al espectáculo en el que los desubicados de siempre les aprietan las curvas a todas las mujeres, sin que nadie chiste para no parecer un muchacho  “mala onda”. Ellas saben que son improcedentes, extemporáneos, impertinentes, pero igual pareciera que les cuesta mandarlos al diablo.

Al contrario, los defienden ante sus nuevos candidatos, sin percibir que para los desubicados de siempre, las parejas felices son como la luz solar para Drácula, por eso su misión inconsciente es crear conflictos entre los consortes unidos, aunque parezca que sólo quieren pasarla bien usando a los presentes como títeres de su divertimento. La incógnita es saber si tu señora querrá algún día ponerle límites a aquellos que no conocen el arte de la convivencia entre el pasado y el presente de una mujer, o se volverá a quedar sola, por defender a quienes la dicha ajena los irrita como la sal a los caracoles.

Luis Buero es guionista, periodista y psicólogo social.  Colabora para el cafecito desde Argentina. Visita su sitio:  http://www.luisbuero.com.ar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s