El Cafecito

En días de luz perfecta y exacta, por Carolina Aguilar Muñiz

Deja un comentario

Para Claudia, Corina y Doris, que sí llevan el discurso a la práctica.

Asumo que identificarse con una ideología, cualquiera que esta sea, lleva todo un proceso donde nos apropiamos del discurso y lo llevamos a nuestra vida diaria (¿si no para qué nos ponemos la camiseta?), sin embargo las contradicciones existen y muchas veces conocemos personas que se dicen de tal ideología pero no la llevan a los espacios en que se desarrollan.

De esta manera me he encontrado machos anarquistas y fervorosos defensores de la propiedad privada, socialistas de Polanco, promotores del comercio justo comiendo en Mc´Donalds y tomando Coca Cola, también he encontrado profesores de Biblia que nunca la han leído.

Hace pocos días asistí a un taller que impartió una de las grandes investigadoras sobre feminismo en México, las participantes fuimos elegidas de una larga lista de candidatas y el proceso de selección era muy claro, iría solamente la que trabajara en este tema.

Cuando me informaron que tenía un lugar en el tan ansiado taller junté todas mis expectativas (igual que el dinero) y me dediqué, con muchas ganas, a que llegara la esperada fecha, puedo decir que de las dieciséis horas que duró el taller las primeras cinco cumplieron con lo que yo había pensado (bastantes hojas con notas lo comprueban), además que se incrementó la admiración que siento hacia la ponente, una mujer culta y sabia que ha puesto sobre la mesa de discusión la problemática de las mujeres.

El taller pretendía analizar desde varias categorías la situación en la que cada una se encontraba con respecto al tema del empoderamiento. Por respeto a mis compañeras sólo comentaré que el relato de mi hito trajo para mí (la participante de menor edad) el desprecio de mis compañeras hacia mi relato con la reiterada crítica sobre mis actitudes en el hecho que estaba narrando, llegando a cuestionar que las acciones que tome eran más bien impulsadas por el miedo, ah, también argumentaron que pensaba demasiado las cosas. Resumen: está mal pensar y analizar  las situaciones que vivimos y protegerse de los riesgos.

La intención de mi opinión no está de ninguna manera dirigida a desprestigiar el trabajo de estos talleres, mucho menos a la exponente y a la organización, creo que son valiosos y gratificantes los esfuerzos que se han hecho para este tipo de reuniones, simplemente pienso que la congruencia debe estar entre las participantes y si la solidaridad entre mujeres (entendida como sororidad) es un principio rector del feminismo, pues habrá que incorporarlo en nuestras vidas.

El feminismo ha sido el movimiento más exitoso del siglo anterior y esto se ha logrado por la congruencia entre las ideas y los hechos, no hay que echar por la borda los logros y perder el rumbo.

Como decía Fernando Pessoa en voz de su alter ego Alberto Caheiro:

¡Qué difícil es ser consecuente

y no ser sino lo visible!

Carolina Aguilar Muñiz es licenciada en Comunicación Medios Masivos por la Universidad Autónoma de Aguascalientes, se preocupa por asuntos sociales.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s