El Cafecito

Argumentos equívocos, por Carolina Aguilar Muñiz

Deja un comentario

La mayor parte del poder es masculino

y tiende a perpetuarse como masculino

Amelia Valcárcel en “La política de las mujeres”

No afirmar nada antes de conocer a fondo de lo que se está hablando es, seguramente, el argumento más roto que haya existido en la historia de la humanidad y lo digo porque con facilidad abrimos la boca y de ahí surgen cientos de frases, por lo general, confusas.

Hace poco fui a una reunión que prometía una plática interesante, amena y sobre todo inteligente y el objetivo se cumplió, con diez personas en la mesa la charla transcurrió en la polémica y el discurso, de esos encuentros que se agradecen. Todo iba muy bien cuando llegamos, irremediablemente, a la política y de ahí al escabroso tema de las cuotas de género dentro de los partidos políticos (lo cual salió a la luz porque en la mesa había más de un integrante de instituciones partidistas), algunos de los que estábamos sentados a la mesa criticaban que en todas las elecciones a un cargo público había por lo menos una mujer candidata que no había llegado por sus méritos sino porque en toda contienda política era exigida la representación de las mujeres y de ahí se siguió la crítica a las “feministas” que perjudican a las mujeres que realmente merecen llegar a algún cargo de elección popular.

En ese momento recordé que más de una vez (me atrevería a decir que cientos de veces) entre pláticas, programas de televisión, regaños maternos, consultas laborales y demás, he escuchado hablar peyorativamente de las mujeres como feministas, para ponerlo de cierta forma, toda mujer que sea malvada, oportunista, enojona, que odie a los hombres, entre otros bemoles, es una feminista. También recordé que había leído algunos libros sobre teoría feminista (Celia Amorós, Simone de Beauvoir, Amelia Valcárcel, Marcela Lagarde, entre otras) que me habían sacado del error de llamar brujas a las mujeres de la corriente feminista.

Que sirva este artículo para proponer (como regalo de año nuevo) una lectura que nos aclararía muchas dudas con respecto al feminismo, las cuotas de género, las mujeres florero y la relación entre las mujeres y la política, el libro al que me refiero se titula “La polítcia de las mujeres”[1] de Amelia Valcárcel.

Esta es una obra que sostiene al feminismo como una teoría política, nacida a la par que el racionalismo, y que tiene todo un discurso sobre la igualdad y la libertad, sírvanos este argumento, planteado por Valcárcel, para tirar por la borda muchas creencias que sitúan a esta teoría como la contra parte al machismo, como la que lucha contra los hombres para ganarles el poder que han detentado durante siempre y que encasilla a las mujeres feministas como las enemigas públicas de los hombres.

Los argumentos que desde hace tres siglos (lo que tiene de existencia el feminismo) han servido para denostar esta teoría política se sitúan en la idea de que la mujer era un ser menor que nunca alcanzaría la mayoría de edad y por lo tanto el pensamiento para llegar un puesto político o, tan siquiera, la ciudadanía que le permitiera el acceso al voto. Derrumbadas estos argumentos producto del naturalismo, ahora nos concentramos en la idea de que no hay mujeres lo suficientemente preparadas para poder acceder a posiciones públicas y de ahí las pugnas que surgen con relación al temible tema de las cuotas de género, las mujeres florero y el feminismo.

Las mujeres, apoyadas por otras mujeres, que llegan a ciertos puestos en las esferas públicas son consideradas como cuotas de género; por mujeres florero nos referimos a la mujer que es colocada en cierta posición para hacer la finta de una paridad en la distribución de los cargos políticos.

Triste el panorama de la mujer dentro de las instituciones políticas, con el argumento de la equidad de género[2] las mujeres “florero” se han situado en un ámbito masculino para velar por los intereses de los hombres. Pero las cuotas de género no llegan más lejos y se insertan la misma dinámica del poder en las que las sus compañeras “florero” fueron citadas.

Por su puesto que las cuotas de género y las “florero” han sido criticadas sin piedad, tanto por hombres como por mujeres, con el argumento de  impedir el paso a mujeres muchísimo más valiosas en los puestos que ellas ocupan, también han sido objeto de críticas por aprovecharse de su trabajo en las bases (tan usado por los hombres que detentan el poder) para negociar puestos más altos. Sin importar si estos argumentos son o no válidos, lo que sí es cierto es que es la única manera que tienen las mujeres en las instituciones públicas de acceder a ciertos cargos, que nunca serán los más importantes.

Que estos argumentos aquí esgrimidos nos sirvan para darnos la oportunidad de leer a algunas autoras como Amelia Valcárcel y conocer un poco más de esta teoría política y, también para puntualizar que hablar de feminismo no es hablar de una oposición irracional a los hombres, hablar de feminismo es proponer una nueva ciudadanía, una sociedad democrática, de la igualdad y de la libertad.


[1] La política de las mujeres, Amelia Valcárcel. Cátedra. España, 1997.

[2] En el capítulo V, Amelia Valcárcel establece claramente que hablar de mujeres no es hablar de feminismo “El feminismo es una tipología discursiva que tiene fecha de nacimiento y su propia tradición teórica, bastante divergente de algo similar a un discurso genérico sobre las mujeres o de las mujeres. Aunque haya momentos en que puedan coincidir no son lo mismo y es importante que esta distinción quede clara”

Carolina Aguilar Muñiz es licenciada en Comunicación Medios Masivos por la Universidad Autónoma de Aguascalientes, se preocupa por asuntos sociales.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s