El Cafecito

El cuaderno amarillo, por Miedo Limón

Deja un comentario

1.      Piense en algo por nimio que le parezca y no lo suelte.

2.      Piense en eso que no desea pensar.

3.      Piense que está pensando en esas cosas que no deseaba retener porque carecían de la menor importancia.

4.      Piense en esas cosas triviales y superfluas desde su olvido, ya que no merecen, siendo de tal nomenclatura, permanecer en la memoria.

5.      Piense que probablemente ha visto o imaginado montones de cosas y unos segundos después las olvidó, pero no recuerda nada de lo antes mencionado. Ellas constituyen el olvido que ellas mismas se otorgan. Cosas tan banales y superfluas que no merecen sinónimos, que carecen de alguna semejanza con otras y con ellas mismas. De ahí su apariencia extraña, mas siempre, por absurdo que se advierta, son iguales aunque diferentes por carecer de punto fijo sobre el cual se estipule dicha diferencia. Más que indiferenciadas unas con otras, unas entre otras, todas las cosas se encuentran adentro de la diferencia: en la in-diferencia. La diferencia, por sí misma y en sí misma únicamente podría fundarse en lo más cercano y abrirlo al asombro de las cosas comunes y cotidianas. Nadie podría asombrarse sin la in-diferencia mostrada en lo superficial y escondida en lo diferente que no podemos reconocer, al menos, que tengamos una actitud in-diferente hacia estas cosas. Cosas difíciles de pensar por ser demasiado fáciles; tan escurridizas por su permanencia en el cambio que todo lo cambia y no permite instalarlas más que adentro de éste. Por asombroso que parezca, las cosas no se mueven por obra del pensamiento ni en el pensamiento, es decir, cuando se piensa en ellas.

6.      Piense usted, entonces, que, efectivamente, no ha pensado nada más que en la imposibilidad del pensamiento mismo: en la quietud del devenir.

7.      Piense que ya lo había pensado antes, en algún momento en que alguien le olvidó a usted. Si le duele fue verdad; todo fue verdad; todo, excepto la mentira.

8.      Piense que probablemente usted sea el pensamiento imposible de la verdad en el origen de todas las cosas y de todas las mentiras. Y que esa verdad es el olvido del origen de las cosas y de las mentiras. La verdad se funda en y por el abandono. Las cosas abandonadas serían el origen de la verdad. El olvido de la mentira son las cosas verdaderas, las cosas abandonadas en la verdad y por la verdad misma extraviadas debido a su carácter intrascendente. Nadie puede poseer la verdad sin su olvido, sin dejarla ir.

9.      Pensemos, por último, en la situación más cotidiana y la verdad resplandecerá en las cosas perdidas, en las cosas que se van y la mentira recupera en la verdad y por la verdad misma, verdad nunca in-diferente, pero semejante a lo diferente cuando abarca el movimiento en su quietud.

El cuaderno amarillo es una novela colectiva de Miedo limón (grupo operativo de arte de Aguascalientes).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s