El Cafecito

2006-2012, por Luis David Mendoza Esparza

Deja un comentario

¿Qué podemos esperar de la administración próxima administración federal? Considero que es una pregunta compleja y que requiere de un análisis serio para poder dar una opinión objetiva.

En primera instancia realizaré un breve recuento histórico de las condiciones en que recibió Vicente Fox el País y cómo lo entrega.

El Presidente Zedillo inicio de manera complicada su administración. Sin embargo, al final, pudo dejar una economía en crecimiento, sin riesgo de devaluación y que venia consolidando su estabilidad. En el último año del sexenio del Presidente Zedillo el PIB creció 7%; las exportaciones promediaron una expansión del 16.7% al año; la inversión pública avanzo en promedio 12.9% al año. En la segunda mitad de la administración zedillista se crearon 2360 mil empleos permanentes registrados ante el IMSS. En resumen, entregó un país en condiciones económicas para iniciar el camino hacia el crecimiento y desarrollo sostenido. Política y socialmente con estabilidad.

El presidente Fox entrega un país al borde del colapso económico, político y social. Durante su administración el PIB creció en promedio 2% al año; las exportaciones pasaron de 16.7% a 3.9% al año; la inversión pública paso de 12.9% a 1.8% al año y sólo se crearon durante todo el sexenio 900 mil empleos permanentes registrados ante el IMSS.

No podemos dejar de señalar, que los extraordinarios ingresos derivados de los altos precios internacionales del petróleo, se despilfarraron irresponsablemente en gasto corriente; esto es: el gasto más alto de la historia de México en spots de radio y televisión, innumerables viajes al extranjero sin ningún beneficio para el país, más burocracia de medios y altos mandos con sueldos altísimos como pago de favores, los excesivos gastos de su esposa. Estos, son sólo algunos ejemplos.

El presidente Fox le hereda a su sucesor un enorme reto; podríamos decir que Felipe Calderón se sacó la rifa del tigre debido a los pésimos resultados que arroja la primera administración panista en todos los ámbitos.

¿Qué proyecciones tengo para el próximo sexenio? Insisto, es muy difícil de responder; depende mucho de la capacidad en todos aspectos del nuevo Presidente y su equipo; de su sensibilidad hacia los problemas sociales y su oficio político para darles la mejor solución.

Primeramente el gobierno entrante debe de realizar un enorme trabajo de negociación con todos los actores políticos y sociales; que le permitan conciliar y unir al país lo más rápido posible. Esto le permitirá contar con mayor margen de maniobra e ir recuperando la gobernabilidad.

Para lograr lo anterior es necesario que Felipe Calderón dé señales de voluntad para lograr acuerdos, sea incluyente, tolerante y en todo momento esté abierto al diálogo.

En lo personal creo que el nuevo gobierno debe de contar con una amplia e integral visión a la hora de diseñar e implementar políticas públicas; debe ser sensible, flexible e integrar en su programa de gobierno y agenda legislativa las mejores propuestas de los partidos diferentes al suyo.

Considero prioritario que el modelo económico debe rediseñarse, para que responda a las necesidades de todos los mexicanos y no sólo de las elites económicas. Debe de implementarse una política económica que estimule el crecimiento y la generación de empleos decorosos y dignos; un modelo que ofrezca oportunidades y condiciones para que los mexicanos pueda allegarse de los medios necesarios para elevar su calidad de vida.

Las políticas económicas de la nueva administración deben orientarse a invertir fuertemente en educación, investigación y desarrollo, ciencia y tecnología, infraestructura de todo tipo, reactivar el mercado interno, hacer atractivo a México para la inversión extranjera de largo plazo, fomentar la competitividad y la productividad.

Todo lo anterior con una visión de mediano y largo plazo, con políticas públicas permanentes; que se les dé continuidad, seguimiento y sean constantemente evaluadas.

Nuestro objetivo debe ser convertirnos de un país globalizado a un país globalizador; de un país que importa conocimiento a un país que genera el propio y lo exporta.

Lo anterior sin descuidar la enorme responsabilidad social que tiene el Estado para con los más vulnerables y necesitados. Se debe sustituir poco a poco las políticas asistencialitas, que no resuelven de fondo el problema de la pobreza, porque sólo ataca las consecuencias y no las causas de ésta.

Quiero insistir en que el gobierno tiene la obligación de generar condiciones y oportunidades, para que las personas puedan salir adelante por ellos mismos. El gobierno que inicia el 1 de diciembre no debe en ningún momento dejar de lado sus obligaciones de proporcionar educación, salud, seguridad, justicia y trabajar arduamente en reducir la vergonzante desigualdad que impera en nuestro país.
Si no se quiere que en el país crezca la ingobernabilidad, con sus negativas consecuencias en todos sentidos; se deben atender de inmediato los enormes rezagos, injusticias y carencias de lo más elemental para vivir de millones de mexicanos.

Luis David Mendoza Esparza estudió Finanzas en el Tecnológico de Monterrey, es Secretario de Operación y Acción Política del Frente Juvenil Revolucionario del Partido Revolucionario Institucional en Aguascalientes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s