El Cafecito

Elecciones 2006, Javier Arturo Haro Oteo

Deja un comentario

Cuando pensaba en la estructura de este artículo, pensaba en una rapsodia final para la pejeida, sin embargo, a estas alturas, a más de una semana de la elección, no hay posibilidades de cerrar esta historia, ya sea con un héroe victorioso tomando el trono por el que ha luchado, o bien el hijo de la tragedia muriendo al ser atravesado por varias lanzas enviadas a su espalda, y sin embargo, ni lo uno ni lo otro hasta que el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación diga la última palabra, porque ésa sí será la última palabra

¿Por qué la necesidad de un conteo voto por voto en las casillas que se han impugnado señalándolas como posibles focos de fraude? Por la simple necesidad de que se dé certeza a una elección tan cerrada, si existe la mínima duda en cierto número de casillas de que de manera extraña, dolosa o descuidada, los votos no se contaron correctamente, o de que votos que eran insultos se contaron como válidos o detalles, detalles y más detalles, en una elección donde la diferencia es menor a un punto porcentual, y donde los hoy “ganadores” decían el viernes previo a la elección que era necesaria una segunda vuelta, donde familiares muy cercanos a Luis Carlos Ugalde se encuentran en los equipos de Campaña de FECAL, etcétera, etcétera, etcétera. Es necesaria la certidumbre.

Hace 28 años un hombre murió en circunstancias poco claras, el informe oficial decía que de un infarto, sin embargo, sufría de baja presión arterial, lo cual significa nulas posibilidades de infarto, crecientes rumores de un probable envenenamiento apoyado en disgustos y desobediencias de parte de la gente a su cargo, sembraron la duda, gran parte del mundo solicitó una necropsia, y sin embargo, ésta no se dio, alguien dijo “la necropsia no se solicita porque se crea que haya algo malo, sino para evitar que se piense así, es sano llevarla a cabo, pues podría darnos detalles de la muerte, podría revelarnos causas desconocidas y sobre todo dejaría certeza de que nada malo ocurrió”; el hombre se llamaba Albino Luciani, fue electo sumo pontífice de la Iglesia Católica y llevó el nombre de Juan Pablo I; hoy en día, tras diversos libros y artículos respecto a su fallecimiento, no sabemos con certeza si este fue inducido o simplemente su organismo dejó de trabajar por causas naturales.

Sirva este pequeño ejemplo para demostrar por qué pedimos conteo, no es que haya algo malo, o que digamos de tajo que lo hay — al menos en mi persona — pero creo necesario que se dé certeza al proceso.

¿Y después qué? Si se cuentan los votos, hay varios escenarios posibles:

1.      Se ratifica el triunfo de FECAL.

2.      Se modifican las circunstancias y el triunfo se otorga a AMLO.

3.      Se otorga el triunfo a Roberto Campa o a Patricia Mercado o a Madrazo (ni Dios lo quiera).

Sea cual sea el resultado de esta “contienda post contienda”, lo más importante será que en los próximos días, el próximo presidente sea capaz de llevar a cabo un gran acuerdo político nacional, pues en este momento podemos decir que el próximo presidente está sentado en un auténtico barril de pólvora, y la única forma de evitar el colapso, es un acuerdo incluyente con todas las fuerzas políticas del país.

 

Javier Arturo Haro Oteo es Egresado de la Carrera de Derecho por la Universidad Autónoma de Aguascalientes, se dedica al litigio y, ocasionalmente, a las letras.


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s