El Cafecito

Telaraña electrónica, por Dorismilda Flores Márquez

Deja un comentario

Telaraña de e-revistas

De todo hay en la telaraña de revistas electrónicas, de comunicación, como Razón y Palabra; de política, como Confines; de cine, como El ojo que piensa; de literatura, como El cuento en red, como Hermano Cerdo y Narrativas; versiones on line de revistas impresas, como Etcétera; directorios de revistas científicas, como REDALYC – Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal o E-revistas, de Tecnociencia.

Telaraña blogueril

Los hay del tipo “querido diario”, como Una hada que creía…; de arte y diseño, como los de Chibiboto; de política y economía, como Mundo en blog; de literatura, como 365 traducciones; acerca de moda, como Hello, my name is fashion; de revoltura, como 7 soles azules o como el mío; internacionalmente premiados como Más respeto, que soy tu madre, que fue el mejor blog de los Deutsche Welle International Weblog Awards 2005 Best of the Blogs; los que se auto denominan inútiles, como Caso Patológico; los que narran en grupo, como Legión Aguascalientes y Tres Jirafales; en fin, de todo hay en el mundo de los blogs1, que vaya que es grande, según datos de Technorati, hasta abril de 2006 había 37.3 millones de blogs y la blogósfera duplica su tamaño cada seis meses.

Telaraña electrónica, gigante, inimaginable

Tanto e-revistas como blogs permiten a las personas expresar lo que sienten y piensan, compartir sus conocimientos, con mayor autonomía y velocidad que en los medios tradicionales. La información fluye libremente a través de Internet y el público se fragmenta–segmenta–individualiza, y a la vez se especializa y se llegan a formar comunidades virtuales con personas que pueden o no conocerse, no necesariamente con proximidad física, pero sí con intereses y objetivos comunes; a través de e-revistas y blogs, pero también de chats, mensajería instantánea, foros de discusión, wikis, podcasts.

Así, en pocos años ha habido grandes cambios en las formas de comunicación y el modelo de simple transmisión de contenidos de los medios tradicionales da paso a un modelo de los nuevos medios que incluye, entre otras curiosidades, la producción de contenidos entre quienes antes sólo recibían contenidos; un modelo en el que la comunicación se vuelve más horizontal, más “democrática”, aunque no del todo, porque para ello todos deberían tener acceso a las NTIC2.

Como sea, la magia de estas formas de comunicación está en las posibilidades que dan a las personas para expresarse, compartir y unirse, en ésta, que según Wolton, Gubern y otros expertos, es “la era de las soledades interactivas”.


[1] Bautizados inicialmente por Jorn Barger como weblogs.

[2] Nuevas tecnologías de información y comunicación.

Dorismilda Flores Márquez es licenciada en Comunicación Medios Masivos por la Universidad Autónoma de Aguascalientes; edita El Cafecito (casi siempre de madrugada) y trabaja en varias actividades a la vez.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s