El Cafecito

Antes de las elecciones, por Giovanni Salinas González

Deja un comentario

En fin. Me gusta siempre escribir con corte internacional. Creo que ya son suficientes los mexicanos que escriben sobre México y me siento incapaz de aportar algo diferente o revelador. Pero El Cafecito es mensual, lo que significa que de aquí a julio, no habrá otro. Y en julio, el 2 del mes, llegan las elecciones presidenciales, de senadores y diputados, y de gobernación y municipios en algunos estados.

Voy a votar por Calderón. Y no, no soy panista, ni del yunque, ni de la vela perpetua, ni ricachón. Soy un mexicano de lo más ordinario que vino de clase media con una pizca de alta, pero la crisis del 95 y nuestro mal manejo financiero familiar nos mandaron a la baja, y hoy en día con tumbos estamos en la media, aspirando algún día a la alta.

Voy a votar por Calderón, porque no quiero una polarización de clases sociales, no quiero un discurso donde aspirar a ser mejor, donde aspirar a tener dinero y quitarme esa camiseta de pobre, de jodido, sea visto como malévolo. López Obrador no apela a la inteligencia ni a la esperanza de los mexicanos; apela al resentimiento y la frustración de la gente por no tener lo que quiere, y lo que es peor, fomenta el que nunca se tenga.

Alejándonos del romántico discurso espiritual donde el dinero no importa y es tan solo vanidad, vamos a fingir y suponer que sí importa. El spot de López donde muestra su plan económico, lo único que hace es regalar dinero, dar en la palma de la mano. No sirve. No sirve en un mundo capitalista regido por la oferta, la demanda y la competencia. Una cosa es un subsidio productivo, y otra es regalar dinero que va al consumo. El consumo es imposible de encauzar, y lo más probable es que ese dinero que se le da a la gente necesitada, no lo gaste en la Comer o un Oxxo, sino en mercados y comercio informal, generando cero de retorno en impuestos, y encareciendo cada vez más y más dar esos apoyos. La propuesta de Madrazo también es irrelevante e inviable. Propone librar a los trabajadores de ingresos menores a 10,000 pesos del ISR. Con eso, tendrían más dinero, gastarían más, y todos los problemas se solucionan, ¿no? Pues no. Pregúntome entonces por que tantos y tantos REPECOS (Pequeños Contribuyentes) no salen de pobres, siendo que pagan lo que personalmente considero una mentada de madre y una burla (para mí) de impuestos. La propuesta de Calderón de pagar el primer año de IMSS para trabajadores jóvenes, aunque arriesgada es interesante. Ensambla al joven trabajador al esquema laboral y facilita su contratación. No regala, invierte.

Este cliché que me voy a aventar está quemadísimo, pero creo que el camino para progresar es pensar y trabajar. No pagar impuestos es una mentalidad jodida. En Suecia el ISR llega hasta el 45% y creo — sólo creo — que les va poquito mejor que a nosotros. En un mundo y un país sustentables, nada es y nada debe ser gratis jamás. Absolutamente nada. Ni siquiera el aire, amigos míos, hay que pagar verificaciones anuales del auto y spray amigo de la capa de ozono. Un gobierno de regalos, es un gobierno no sustentable.

Espero que esto haya convencido. Pero si de alguna manera no convenció, diré esto: Un voto para López Obrador es un voto para Bejarano, Padierna, Ponce, Batres, Panteras, los Panchos Villa, Nico, Sheimbaum, Himas, Arreola, Camacho, Bartlett… y muchos, muchos más!!

Giovanni Salinas González es diseñador industrial, con pasión por los viajes y la comida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s