El Cafecito

El zapping del amor, por Luis Buero

Deja un comentario

Las tele-audiencias y las mujeres tienen algo en común, son absolutamente imprevisibles. Pero ésa no es la única coincidencia. Vayamos a las otras:

1)  Los hombres y los medios de comunicación viven probando supuestas fórmulas del éxito que a veces los llevan más rápido al fracaso.

2)  El canal de televisión oficial tiene la pantalla helada por falta de fondos, y un empleado estatal que gana el sueldo mínimo no “levanta” ni la ceniza del piso.

3)  Las madres instruyen a sus hijas desde que son niñas sobre cuál es el mejor tipo de varón, dónde está lo apolíneo y en qué sitio indeseable, lo dionisiaco.  Del mismo modo, las escuelas promueven en la sociedad el valor de lo educativo.  Pero como cantaba Bandana, “entonces llega la noche/ no hay tiempo para el reproche”…  y así es que las chicas, como las grandes masas,  terminan siempre eligiendo el programa trivial, superficial y pasajero.

4)  Aquellas que descubren que ese novio o marido tan divertido y light , es también vago, infiel, adicto a la ginebra y golpeador, lloran ante todo el mundo, con igual fuerza que la opinión pública expone su queja contra la telebasura… pero a la hora de usar el control remoto parece repetir como el dúo Azúcar Moreno: “¡Devórame otra vez!”.

5)  Es bueno reconocer que no tienen mucho para elegir, los ciclos y los muchachos se muestran más producidos gracias a la tecnología y los cambios de color, pero el contenido es muchas veces pobre, agresivo y reiterativo,  y las damas y las grandes mayorías terminan resignándose con un “es lo que hay”.

6)  Aquellas privilegiadas que pueden viajar o frecuentar distintos estratos sociales quizás tengan más opciones de encontrar un macho a su gusto, o conquisten millonarios extranjeros, y hasta es probable que aprendan a decir “este tipo es un estúpido” en distintos idiomas. Y la gente que se adhiere al “pay per view” gozará, a través del servicio de abono, de infinitas señales satelitales, y hallará, por ejemplo, una manera de  curar el insomnio viendo la final de waterpolo entre Marruecos y  Bosnia por el canal 247.

7)  Algunas jóvenes se enamoran de los pendeviejos, y disfrutan de sus permanentes referencias al long play doble de Los Beatles; y nadie puede negar que las repeticiones en blanco y negro de Volver, Retro y similares, tienen sus seguidores y anunciantes.

8)  Sin confesarlo, una parte de la población hace zapping a la noche entre Discovery Channel, la televisión abierta y los codificados de sexo explícito, de idéntica manera que algunas corderitas y varias maduritas salen con tres en la misma semana, uno porque es culto, el otro porque es seguro y conocido, y el tercero porque es un tigre en la cama.

Para terminar, están aquellas Julietas y teleaudiencias que no sintonizan ni la señal de ajuste, tienen el control remoto sin pilas, y hace tiempo que sólo leen de noche, pero ésa, queridos amigos, ésa sí que es otra historia.

Luis Buero es guionista, periodista y psicólogo social.  Colabora para el cafecito desde Argentina. Visita su sitio:  http://www.luisbuero.com.ar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s