El Cafecito

El debate, ring de box para candidatos, por Christian Erazo Ortiz

Deja un comentario

·         Calderón, Madrazo y Campa cambiaron las propuestas por los “golpes”.

·         El gran perdedor, la ciudadanía.

·         Lo rescatable sin duda, Patricia Mercado.

Para algunos, el 25 de abril por fin llegó, para otros simplemente pasaría desapercibida esta fecha. El tan esperado y mermado debate entre los candidatos que buscan ocupar la silla presidencial (por eso a López Obrador no le interesó ocupar la silla que le fue asignada para el debate, ni mucho menos asistir) estaba por comenzar y los protagonistas afinaban los últimos detalles en coordinación con sus entrenadores, perdón, con sus respectivos asesores, para iniciar la batalla como cualquier boxeador que se alista para enfrentar una dura pelea.

Uno de los salones del World Trade Center, acondicionado para realizar este encuentro que albergo a los cuatro candidatos; las cámaras de televisión, la iluminación y el guión que habría de seguir la moderadora para ordenar las intervenciones de cada uno de los candidatos estaban listos, los que no lo estaban, ni creo que lo estuvieron fueron los propios candidatos.

Este ejercicio de confrontar las ideas de uno con otro, careció, a mi parecer, de esto último, a excepción de Patricia Mercado, candidata de Alianza Social Campesina, quien se dedicó a explicar sus propuestas, así como a reafirmar su ideología izquierdista y mantenerse al margen de los ataques entre Felipe Calderón, Roberto Madrazo y Roberto Campa durante gran parte en que duro el debate. Patricia emitió un discurso “fresco” y dirigido a sectores sociales bien definidos, tales como el de las personas con capacidades diferentes, el de la comunidad gay de nuestro país, campesinos y en general el de las mujeres, que son la mayoría en México.

Pude ver a un Roberto Madrazo, tranquilo en ciertos lapsos y seguro de sí mismo de lo que estaba diciendo, pero en otros, algo nervioso derivado de la preocupación por leer bien sus tarjetas de apuntes, en lugar de tratar improvisar hablando siempre de frente  a la cámara. Madrazo le apostó al discurso basado en la crítica al gobierno de Fox y al vínculo de Calderón con éste, al contestar los ataques del panista, en vez de concentrarse en dar a conocer los “cómos” de sus propuestas, que es lo que realmente le interesan a la población. Empero, Madrazo se mostró combativo ante los ataques de Calderón y Campa, quienes formaron un solo frente de ataque contra el candidato priísta.

Por otro parte, vimos a un Felipe Calderón más seguro y motivado, debido en gran parte al resultado de la última encuesta que publicó el periódico Reforma, en la que  Calderón, según esta encuesta, ya se encuentra dos puntos arriba del propio López Obrador. Sin duda alguna, la publicación de este resultado a unas cuantas horas del debate, influyó en el ánimo de los candidatos que asistieron a él. Lo que reflejó a un Calderón, hasta cierto punto, soberbio empleando un discurso demasiado “sloganizado” en el que sólo me dice frases “bonitas” y motivadoras, pero que me hacen pensar en el discurso de Fox cuando fue candidato hace seis años. Aunado a la incongruencia de este, ya que en una de sus propuestas para los trabajadores, señaló textualmente “Propongo a todo aquel que consiga un empleo en determinada empresa, mi gobierno le pagará las cuotas del IMSS durante el primer año de labores”, pues no que López Obrador es el candidato populista que subsidia a la sociedad de manera irresponsable. Esta propuesta del panista realmente me sorprendió, porque la propuesta resulta hasta cierto punto paternalista, lo cual “vomitan” los gobiernos de derecha, como el del “Señor de las botas”.

Y si le agregamos a que Calderón esta rodeado de asesores faltos de ideas, ya que repitió en este debate el mismo discurso que leyera Felipe Aznar, ex presidente de España, en la visita de apoyo al proyecto de Acción Nacional, diciéndolo así, palabras más palabras menos, “Los mexicanos tienen que decidir entre la aventura y las estabilidad, entre la irresponsabilidad y la responsabilidad del manejo de los recursos públicos”. En fin, es Calderón el de “las manos limpias”, aunque a la ciudadanía creo que le interesa más un candidato que les diga cómo va a resolver los problemas, y no que presuma de la pulcritud de sus manos.

En cuanto a Roberto Campa, candidato de Nueva Alianza, parece que le gritaban segundos antes de que fuera el turno de su exposición: “luces, cámara, acción”, luego de que durante todo el debate lo observé muy histriónico, es decir, con poses muy actuadas, con el tono voz muy “acartonado”. Sus intervenciones fueron utilizadas más para contar historias trágicas de migrantes, que para dar a conocer propuestas que solucionen éstas, así como dedicarse a denostar a Roberto Madrazo; éste le respondió acertadamente, señalándolo como un político contratado para candidato a la presidencia y para atacar conjuntamente con Calderón al candidato de la Alianza por México. El objetivo de Campa, no fue el de ganar el debate con base a propuestas, sino el de “golpear” a Madrazo.

En este mismo sentido, creo que este debate quedó a deber, para mí no hubo ganador, incluso el gran perdedor fue la ciudadanía por ver, los que lo vieron, un pobre debate carente de propuestas o ideas, es decir, de falto de contenido porque sólo vi y escuché en gran parte, denostaciones entre Calderón y Madrazo, mostrando ambos a la cámara, las “evidencias” (hojas en blanco, fotos de departamentos en Miami, videocasete, etc.) de su mal desempeño como políticos, en vez de ser conciliadores y explicar sus propuestas al tele auditorio.

La cobertura y difusión a este primer debate, puedo decir que por los medios de comunicación no quedo, puesto que este primer debate se transmitió en vivo por seis canales, si no me equivoco, entre los que pertenecen a televisión pública y de paga, tales como el canal 5, Azteca 7, Telefórmula, CNN en Español, Canal 11 y Canal 22; sin embargo, creo que la mayoría de los aguascalentenses, cuando el reloj marcaba las 20:30 horas, tiempo en que daba comienzo  la transmisión de el debate, posiblemente se encontraban en la Feria festejando el día de San Marcos, o deleitándose con la presentación en vivo de la Sonora Santanera, o simplemente algunos todavía se encontraban en la chamba. No obstante, reconozco que no se perdieron de nada.

Lo que sí queda claro es que los medios de comunicación masiva están contribuyendo de forma responsable e importante para que la sociedad tenga las herramientas mediáticas necesarias que le puedan ayudar a decidir el voto por cualquiera de los candidatos en contienda.

Porque no se vale decir que ninguno de los candidatos nos convence, y que por este motivo no vamos a votar; por el contrario, debemos decidirnos por el menos peor, ni modo, son los candidatos que tenemos como opciones y tenemos que ejercer este derecho que también es obligación de todos los mexicanos.

Finalmente, espero que para el próximo y último debate, éste sea un poco de más altura en cuanto al contenido, y que ahora sí se presente el “Peje”, quien anteriormente hizo tanto alarde de que los debates son necesarios para que la ciudadanía se dé cuenta de las intenciones de quienes nos piensan gobernar.

Christian Erazo Ortiz es Licenciado en Comunicación Medios Masivos por la Universidad Autónoma de Aguascalientes, es simpatizante de la Alianza por México (PRI-PVEM).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s