El Cafecito

Apología de Alejandro Gómez Arias, por Javier Arturo Haro Oteo

1 comentario

En México la autonomía universitaria surge a partir de 1929, producto de una década de reacomodo en el país, la Revolución Mexicana había forjado distintas mentalidades en la generación de niños que vivieron durante los años 1905 al citado 1929, niños que crecieron viendo fusilamientos y cadáveres como cosa cotidiana, sin embargo, esta generación vivió también de cerca la Soberana Convención Revolucionaria de 1914 y la promulgación de la Constitución de 1917, conocieron de cerca el cambio que se gestó en Europa con la Primera Guerra Mundial y la Revolución Bolchevique, el resultado fue una generación de jóvenes en la década de los 20 con preocupación por el estudio TOTAL del mundo que les rodeaba, había quienes se interesaban demasiado en el materialismo histórico, otros en las doctrinas cristianas, algunos en el pensamiento de los clásicos o en el siglo de las luces, pero todos se preocupaban por lo que significara ESTUDIO, estudio del mundo, sus contradicciones y las distintas formas de interpretarlas.

Uno de los jóvenes producto de esta generación fue el presidente del comité de huelga, que a la postre obtendría la autonomía universitaria, Alejandro Gómez Arias, nacido en Oaxaca en 1906, estudiante de la Escuela Nacional de Jurisprudencia y campeón nacional de oratoria en 1928. La vida de Gómez Arias está llena de momentos dignos de análisis, es sin duda una de las figuras más importantes del siglo XX, sin él no podríamos entender la existencia de las actuales universidades autónomas.  Gómez Arias tuvo el tino de mediar entre las distintas alas que surgieron al movimiento autonomista, como he dicho, la generación de jóvenes a la que pertenecía tuvo una gran inquietud por el conocimiento desde distintos puntos y corrientes ideológicas, es lógico pensar que aunque todos querían la autonomía, los caminos y los alcances de ésta fueron distintos, pues los grupos de jóvenes se distinguían entre sí por sus diferencias ideológicas.

Gómez Arias fue identificado con el vaconcelismo, de hecho, fue una parte activa de dicho movimiento, sin embargo, en sus memorias él reconoce que la intervención de Vasconcelos en el movimiento era puramente moral, no había línea, sólo el referente de casi todos los grupos – había quienes no comulgaban de lleno con Vasconcelos –, el mérito de Gómez Arias en esta lucha radica en dos puntos, inicialmente en no claudicar, pues el movimiento no careció de tensión, al punto de que en cualquier momento hubiese estallado la violencia, cuidó de que ésta no estallara, al menos no de parte de los estudiantes; su otro gran mérito fue equilibrar las demandas de los distintos grupos que formaban el movimiento, pues de no haber sido así, los estudiantes se habrían dividido y debilitado ante semejante lucha, el resultado, sin duda, hubiese sido la derrota total de una causa justa.

Tras la derrota del vasconcelismo, Gómez Arias se retiró casi por completo de la vida política del país y se dedicó principalmente a escribir, salvo un par de incursiones en la política prefirió ponerse al margen, con lo cual ganó una estatura moral impresionante, no sólo ante sus antiguos compañeros, sino ante todos los que de una u otra forma conocimos su historia, aun y a pesar de ello algunas voces se levantaron en contra de Gómez Arias y la generación de la huelga, muchos de ellos niegan los méritos universitarios, dejando la autonomía como una simple dádiva del gobierno; estas versiones toman algo de veracidad por el hecho del abandono de Gómez Arias a la vida pública, resulta paradójico que la actitud que mayor estatura moral le dio, fuera a la vez arma que sus enemigos usaron en su contra y, sin embargo, hay que estudiar el por qué de esas acusaciones: muchos de los que levantaron su voz contra Gómez Arias fueron derrotados en la tribuna por él, es decir, alguna vez los venció en concursos de oratoria, otros fueron derrotados en la elección de dirigente del movimiento, otros eran parte de la generación de Gómez Arias pero nunca figuraron en el movimiento, y no le pudieron perdonar el abandono a la vida política cuando ellos terminaron sumándose al gobierno al que tanto decían odiar, en este contraste entre una personalidad  y otra entendemos el por qué de esas actitudes, aunque las rechazamos por completo.

La autonomía universitaria es uno de los orgullos mas grandes de nuestro país, la generación de la autonomía es digna de admirarse por los altos vuelos de los hombres que la integraron y los que posteriormente surgieron, tanto en su vida privada como siendo posteriormente maestros, pues sus libros, ideas y pensamiento en general, no hubiesen sido posibles si la Universidad dependiera del gobierno que administró a nuestro país durante el siglo XX, entendamos que no puede haber libertad de cátedra si no hay autonomía, y la autonomía es solo un diploma de buena intención si no hay libertad de cátedra.

En 1990 el maestro Alejandro Gómez Arias partió al viaje sin retorno, no quiero decir que a la inmortalidad, pues esta se la ganó desde muy joven; desde que la UNAM existe, el nombre de Alejandro Gómez Arias cruza el cielo de la trascendencia; quizá su espíritu refleja a la perfección la idea del maestro José Vasconcelos en el escudo de la UNAM:  “por mi raza, hablará el espíritu”.

 

 

Javier Arturo Haro Oteo es Egresado de la Carrera de Derecho por la Universidad Autónoma de Aguascalientes, se dedica al litigio y, ocasionalmente, a las letras.


Anuncios

Un pensamiento en “Apología de Alejandro Gómez Arias, por Javier Arturo Haro Oteo

  1. muy buen y necesario artículo, también el de las aclaraciones, gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s