El Cafecito

Comprender y sentir: el caso Mari Carmen Ramírez, por Enrique Puente Gallangos

Deja un comentario

El espíritu y el alma, comprender y sentir, constituyen los dos polos de nuestra experiencia y corresponden a modos de percepción no solamente opuestos, sino inversamente proporcionales, al punto en que podríamos definir a la emoción como una incapacidad de comprender: el amor, el dolor, la sorpresa, el miedo, etc., inhiben a la inteligencia que no comprende lo que le sucede. El artista, el poeta, son incapaces de explicar su arte, del mismo modo que no podemos explicar por qué nos sentimos conmovidos por la curva de un hombro de una mujer, una frase tonta, un reflejo en el agua o un bello atardecer.

La comprensión se ejerce sobre el objeto y la emoción sobre el sujeto. Pero comprender, “relacionar” , intelligere, “reunir”, significa sobre todo una organización, un ordenamiento de las sensaciones percibidas, mientras que la emoción es un desorden y una conmoción de los sentidos. Por lo tanto, se trata de dos modos de percepción y, consecuentemente, de significación totalmente opuestos.

Es por ello que trataremos de separar del discurso político  la emoción y la comprensión en el caso “Tlaxcala”:

Pondremos por un lado la pretensión del PRD de negar la candidatura a Mari Carmen Ramírez, esposa del Gobernador del Estado de Tlaxcala, Alfonso Sánchez Ayala; esta pretensión del PRD, podemos decir que es comprensible, si ponemos atención en que dicho partido quiere ser coherente con sus principios y valores, es decir, con el objeto, que es el partido y no con el sujeto, que es la candidata.  Los dirigentes consideran  que está fuera de contexto la pretensión de Mari Carmen Ramírez de ser la candidata de su partido a la gubernatura del Estado de Tlaxcala, pues para ellos es un simple acto emotivo de ella y su esposo que no corresponde a los principios del partido; ya que, siendo esposa del actual Gobernador, confunde a la sociedad y a los partidarios políticos y provoca un ambiente de poca credibilidad en el partido.

Por otra parte, el Tribunal Federal Electoral ya emitió su sentir sobre este caso a través de una sentencia que es inatacable, con lo cual podemos decir que la candidatura de Mari Carmen es comprensible para el Tribunal. Entonces tenemos que el TRIFE, con su varita mágica, legalizó una emoción de dos esposos que quieren mantener el poder en Tlaxcala.

El sábado 2 de octubre, el Comité Ejecutivo Nacional del PRD tuvo en el DF a una reunión urgente, para, entre otras cosas, determinar por votación mayoritaria si Mari Carmen sería su candidata en las próximas elecciones en el Estado de Tlaxcala; esto dio como resultado que, por mayoría, el CEN declarara como su candidata a Mari Carmen. Nuevamente pudimos ver cómo se confirmó la emoción de dos esposos que quieren mantener el objeto de su deseo, que es el poder en Tlaxcala.

¿Cuál es la lectura que le damos a estos acontecimientos? Pues contestaré con otra pregunta, ¿quieres ver la integridad de un hombre?, dale poder. Y digo esto, ya que pretendemos como sociedad (vuelvo con la pretensiones) vivir tanto dentro de una democracia como en una democracia y considero que, en muchas ocasiones, el sistema jurídico mexicano — que, como ya sabemos, es objetivo (le importan las pruebas, no los sujetos) —, con sus resoluciones, legaliza actos que son nocivos para construir una democracia en nuestro país. Es por esto que el acto emotivo de Mari carmen y su esposo de desear la candidatura a la Gubernatura de Tlaxcala es incomprensible para los valores democráticos que persigue el PRD, es incomprensible para los partidarios del partido, es inadmisible para Mari Carmen y  Alfonso porque los intereses del partido, sus militantes y de los que creemos en las bondades de la democracia están por encima de sus emociones como esposos. Sólo espero que, en caso de que Mari Carmen sea electa gobernadora de Tlaxcala, el poder no desarrolle en su persona una conducta narcisista y, después de seis meses, le pida el divorcio a su esposo. Este tipo de conductas, lejos de construir para nuestra democracia, considero que son el abono perfecto para que partidos que se mantienen y se sostienen en la mediocridad, la mentira, la deslealtad, continúen haciendo de estas actitudes emocionales actos comprensibles que, al fin de cuentas, comunican; lo malo está en que cada día más la ignorancia en la que nos encontramos atascados da rienda suelta a sus emociones y oculta bajo el velo de la ignorancia la comprensión política de los ciudadanos.

Enrique Puente Gallangos es Maestro en Derecho Constitucional, catedrático de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca y de la Universidad Regional del Sureste.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s