El Cafecito

La pejeida, por Javier Arturo Haro Oteo

Deja un comentario

“Canta, oh diosa, la furia del Peje Andrés Manuel, furia y frustración provocadas por la traición y el dolo, que a tantas almas quitara la esperanza, convirtiendo sueños de perredistas en pasto de aves y alimento de canes; cumplíase la voluntad del innombrable cuando el Bejaranida René, el asambleísta, traicionando al que le tendió la mano, extendió la suya hacia el trueque ilegal con el Ahumadida Carlos, sobornador de políticos”, así pudiera iniciar una historia de epopeya que bien pudiera titularse “La Pejeida” y que contara las aventuras de un pejelagarto mexicano que deseaba ser presidente de la república, el cual tendría severos problemas para conseguirlo dado que los que se creen dioses, dueños del destino de los mexicanos, colocan en su camino diversos obstáculos; sin duda, después de haber leído las obras concernientes a la Guerra de Troya, me queda claro que la historia de Andrés Manuel López Obrador resultaría al paso de las centurias mas impactante y sería más conocida mundialmente que “La Iliada”, “La Eneida”, “La Odisea” o “Cassandra, la profetiza de Troya”; y es que, mientras la guerra de Troya aún se encuentra en el debate sobre su veracidad, dada la magia y fantasía que encierran los poemas de Homero (de quien también está en duda su existencia), y siguiendo esa misma idea los poetas posteriores a éste, griegos o no como Virgilio, la historia del Jefe de Gobierno se encuentra igualmente plagada de fantasía y a la vez de veracidad, que a veces resulta mas fantástica que la fantasía misma; a esta situación es necesario agregar que al igual que para los griegos la guerra de Troya representa un inicio como nación, un símbolo de identidad nacional, para muchos mexicanos AMLO representa una luz de esperanza y para otros más audaces representa un fuego nuevo el nacimiento a una nueva vida como nación.

 

Y como toda historia griega bien contada tiene sus villanos, en el caso que nos ocupa cubren este perfil los ya famosos René Bejarano y Carlos Ahumada, el primero nunca se ha distinguido por ser muy claro en los manejos de su vida política, y el hecho que fuera durante 3 años la mano derecha de AMLO demuestra la veracidad del famoso refrán mexicano que dice: “No tiene la culpa el indio, sino el que lo hace compadre”; el caso del segundo es más interesante, un empresario de origen argentino, un hombre que del subempleo hace 14 años, se convierte en una figura controvertida, primero en el mundo del futbol, y después en el de la política, su salto a la opulencia lo consigue a través de la fundación de “Grupo Quart”, el cual se dedica a obtener licitaciones de obra pública, esencialmente en tiempos de Zedillo, durante los gobiernos en la capital de Oscar Espinoza Villarreal, Cuauhtémoc Cárdenas y (muy especialmente) Rosario Robles; su incursión en el deporte llega el día que toma de manera violenta el estadio del Irapuato, previo a que este ascendiera a la primera división, más tarde se convierte en dueño de Santos Laguna, y su momento cúspide en la política llega cuando filma a René Bejarano al entregarle dinero, con lo cual se abre la cloaca de la cual sale la historia que hemos visto tantas veces en los últimos meses.

 

Sobra preguntarnos si acaso eran esas las únicas acciones ilícitas de Ahumada, puesto que aun con los videos y su entrada en la cárcel quedan todavía muchas preguntas por hacernos, y es que si fuéramos trabajadores informales con graves dificultades para obtener ingresos, lo primero que desearíamos saber es ¿cómo le hizo para fundar su empresa?, ¿cómo después de fundada se convirtió en un consorcio tan productivo?, sabedores de que en esté país ese es un sueño casi imposible, aunque en lo personal para mi la gran duda es, ¿por qué ese afán de destruir el “sueño de gloria” de tantos perredistas?, esperamos que esas dudas se aclaren en el transcurso de los próximos días, de lo contrario estaremos aquí en el próximo número especulando sobre este villano de “La Pejeida”.  Hasta entonces, un saludo y mi amistad.

 

Javier Arturo Haro Oteo es Egresado de la Carrera de Derecho por la Universidad Autónoma de Aguascalientes, se dedica al litigio y, ocasionalmente, a las letras.


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s